domingo 25/10/20

La subida del recibo de la luz es una mezcla de crueldad, sadismo y ensañamiento

El título que encabezan estas líneas puede parecer fuerte, mas, estimado lector, si tienes la paciencia de adentrarte en su lectura, podrás comprobar que está plenamente justificado...

El título que encabezan estas líneas puede parecer fuerte, mas, estimado lector, si tienes la paciencia de adentrarte en su lectura, podrás comprobar que está plenamente justificado. Son múltiples las penalidades que estamos sufriendo la gran mayoría de los españoles, con 6 millones de parados, pensiones congeladas y recortadas  por una reforma brutal siguiendo las directrices de un Comité de Sabios  y repagos sanitarios; con sueldos cada vez más miserables, que todavía serán rebajados más y millones de trabajadores sin convenio por una reforma laboral de la que se enorgullecen los gobernantes del PP, a pesar de ser una máquina de destrucción masiva de empleos; con cientos de miles sin recibir la asistencia de la dependencia a la que tienen derecho; con cientos de miles de niños, cuya única comida es la que reciben en el colegio, con cientos de miles de ancianos que han sido expoliados con los productos financieros de las “preferentes”, mientras  las autoridades del Banco de España solo estaban preocupadas por la moderación salarial; con millares de personas desahuciadas de su vivienda y que quedan encadenadas a una deuda a perpetuidad… con más de tres millones en la pobreza absoluta.  Son datos que están ahí y son incuestionables. Ahora quiero fijarme en otro no menos dramático, la pobreza energética, entendida como la incapacidad para mantener la casa a una temperatura decente, a una temperatura mínima adecuada. Según intervención en el Congreso de Diputados de la diputada Ortiz Castellví del Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUIA, CHA: LA IZQUIERDA PLURAL, de la Proposición de Ley DE MEDIDAS PARA PREVENIR LA POBREZA ENERGÉTICA, la encuesta sobre condiciones de vida de 2012 indica  que la pobreza energética afecta al 17,9% de hogares, que no alcanzan la temperatura suficientemente cálida que se debería tener en términos de salud y confort. A finales de 2013 puede superar el 22% fruto del aumento del desempleo, la caída de salarios, la precariedad y el aumento continuo de los precios de los servicios básicos. A pesar de la opacidad y la falta de cooperación que ofrecen las compañías eléctricas, alrededor de 1,4 millones de viviendas sufrieron un corte de luz en 2012 por impago el año pasado en nuestro país, más del doble que antes de la crisis. Las consecuencias concretas de la pobreza energética, no es una cuestión de comodidad, sino de salud e incluso de garantizar el derecho a la vida. Según el último informe del Observatorio español de la sostenibilidad basado en datos de la Comisión Europea, en nuestro país la pobreza energética podría comportar entre 2.300 y 9.300 muertes prematuras en invierno, muchísimo más que las 1.400 muertes prematuras por accidentes de tráfico. La falta de calefacción o calor afecta a la higiene y a la salud, tanto física como mental, generando también aislamiento y exclusión.  Por todo ello, las familias en situación de pobreza energética necesitan que se actúe ya, por ello el Grupo Parlamentario de IU, ICV-EUIA, CHA: LA IZQUIERDA PLURAL  propuso una ley simple, una ley de siete artículos para definir, acotar y prevenir la pobreza energética. En primer lugar, definir la pobreza energética como la dificultad de mantener la vivienda en unas condiciones adecuadas de temperatura, a los consumidores vulnerables como aquellas personas en riesgo de exclusión al acceso de los suministros básicos por razones económicas, sociales o personales. Propusieron un nuevo concepto de bono social,  por el que  los suministros básicos de electricidad, de gas natural y de gas butano se regulen mediante un sistema público de precio social para todos los hogares con poder adquisitivo reducido y en particular para las familias en riesgo de exclusión social. Este precio social no implicará un gasto presupuestario y, por tanto, no tienen la excusa de la austeridad, ya que precisamente las compañías eléctrica lo asumirían, ya que obtienen millonarios beneficios precisamente por prestar un servicio general permitir... También introdujo una tregua invernal mediante la cual las empresas suministradoras no podrán interrumpir el servicio de electricidad, gas o agua por impago, siempre y cuando se reúnan unas condiciones de renta familiar que se determinen o haya un informe de servicios sociales.  Esta proposición instó al Gobierno a elaborar un plan contra la pobreza energética y garantizar asimismo el derecho de la ciudadanía a suministros básicos. También la modificación del IVA para que el gas natural, el gas butano y la luz al ser básicos y por tanto IVA reducido. La respuesta del Grupo Parlamentario del PP, dando muestras de su gran sensibilidad social, por medio del diputado Flores Lanuza fue el rechazar tales medidas, con las siguientes palabras “En definitiva, le puedo decir que pueden estar tranquilos porque la preocupación y sensibilidad del Gobierno para buscar soluciones a cualquier problema de carácter social es más que patente, soluciones en las que se incluyen las iniciativas planteadas en esta proposición de ley sobre medidas para prevenir la pobreza energética que usted formula y, por tanto, no se considera justificada su aprobación, por lo que nuestro grupo votará en contra”.

Con toda esta situación sangrante, nuestro presidente del Gobierno nos obsequia con una inmediata subida de la luz del 2,3%, por lo que debemos estar profundamente agradecidos  ya que de acuerdo con la subasta podría haber llegado a superar el 11%. Estos días, las compañías eléctricas han hecho un despliegue mediático para echar la culpa al gobierno de la subida del precio de la luz, ya que en buena parte se debe a una carga impositiva. El gobierno replica, echando atrás el precio de la subasta, aduciendo que son las compañías las responsables. No quiero entrar en que si Pedro que si Juan. Lo incuestionable  es que la luz es un artículo de primera necesidad y resultan intolerables tales subidas, que han convertido el recibo de la luz en España entre los más caros de la Unión Europea. Los paganos los de siempre. De verdad, con lo que está sufriendo la sociedad española no puedo entender tales niveles de crueldad, de sadismo y de ensañamiento. No sé si son conscientes de que la capacidad de aguante de una sociedad tiene un límite. Cada vez estoy más convencido de que las palabras de Susan George son ciertas “creo que los griegos y los españoles son como ratas de laboratorio para ver qué nivel de castigo y sufrimiento puede ser aceptado por esta sociedad sin que la gente se rebele. Eso puede alentar al fascismo”. Están jugando con fuego. Deberían ser conscientes de que se está  acumulando mucho material inflamable, que puede explotar en cualquier momento. Los grandes incendios se inician con un simple chispazo.  De no tomar medidas drásticas es bastante factible que pueda generarse una explosión social. Una de esas medidas drásticas en otras latitudes se ha tomado. Veámosla. Me parece muy oportuno recordar la noticia de inicios de este año por la que el presidente boliviano Evo Morales nacionalizó cuatro filiales de Iberdrola, en concreto dos de las principales distribuidoras de electricidad en La Paz, 'Electropaz', y en Oruro, 'Elfeo', además de una empresa de servicios y una gestora de inversiones. Como no podía ser de otra manera fue fuertemente criticado por el gobierno de Rajoy y por la gran mayoría de los medios de comunicación españoles.  Lo que callaron, y no por desconocimiento, es que en La Paz, la tarifa eléctrica urbana en promedio era de 0,63 bolivianos (0,09 dólares) por kilovatios/hora, mientras que en el área rural era de 1,59 bolivianos (0,23 dólares). Según el mismo Evo "Habían hablado con la empresa para que igualase la factura a todos, que asumiera su responsabilidad social llevando el tendido eléctrico a todos los lugares. “Cuatro meses de negociación sin resultado", "Y como no quiso buscar esta equidad, igualdad en el consumo de energía eléctrica, nos hemos visto obligados a nacionalizar”. Señaló que se decidió expropiar porque según la constitución promulgada en 2009 “los servicios básicos de agua potable, alcantarillado, electricidad, gas domiciliario, postal y telecomunicaciones "son un derecho humano“ y su provisión debe responder a los criterios de universalidad, responsabilidad, accesibilidad, continuidad, calidad, eficiencia, eficacia, tarifas equitativas y cobertura necesaria; con participación y control social, y un derecho humano no puede ser negocio privado". "Esta nacionalización está orientada justamente para buscar la igualdad y acabar con la extrema pobreza". Por ende, tal decisión es además de ética, impecable desde el punto de vista jurídico. No hace otra cosa que exigir el cumplimiento constitucional. Igual que en España, ya que nuestros gobernantes  con una mano juran la Constitución y con la otra le hacen un tacto rectal.

Por lo visto, para Iberdrola estas peticiones del gobierno de Evo eran inasumibles cuando su presidente Ignacio Sánchez Galán, ganó 17 millones en 2008 entre sueldos y gratificaciones. ¡Vaya ejemplo de solidaridad! Lo que no quita que al mismo tiempo en su página web, aparezca en lugar relevante su participación en la Campaña de UNICEF “Cumpledías contra la malnutrición infantil”. Vaya ejercicio de hipocresía.

Mas, lo que no puede ser no puede ser y además es imposible. Seguirá todo igual. Veámoslo. “Prestigiosos” políticos forman parte como consejeros o asesores, con remuneraciones suculentas, de los consejos de administración de las grandes empresas eléctricas. Ángel Acebes es consejero de Iberdrola, y durante el primer semestre del 2012, por el trabajo de dos meses, periodo en que se celebraron dos consejos de administración y una junta general de accionistas, percibió 145.000 euros.  Iberdrola Ingeniería fichó como consejero al marido de Cospedal, Ignacio López del Hierro. Endesa a Miquel Roca Junyent. Gas Natural y Endesa a Felipe González y José María Aznar por lo que cobrarán respectivamente 126.500 euros al año, y 200.000. Estos casos son un ejemplo del efecto “puertas giratorias”: el trasvase permanente del mundo de la alta política al de la alta empresa y viceversa. Muchos políticos mientras están en activo, aprovechan sus contactos con el mundo empresarial, para prepararse unas buenas colocaciones para el futuro. Así se entiende que los gobiernos de turno estén al servicio incondicional de los jefes de las eléctricas, bancos o grandes empresas.

La subida del recibo de la luz es una mezcla de crueldad, sadismo y ensañamiento