lunes. 15.07.2024

¿Participación o simulación en el Gobierno de Cifuentes?

El Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid, el órgano que se creó con un gobierno socialista, no ha sido actualizado desde hace diez años.

La participación es una palabra dijo este lunes la directora general de Patrimonio en la Comisión de Cultura y Turismo de la Comunidad de Madrid. Efectivamente, la participación es una palabra para los directores generales que ha fichado Cristina Cifuentes. La participación consiste en contar con otro no en decir que se cuenta con otros. Así, el director general de Promoción Cultural, aseguró que el Consejo de Cultura cambiaría con este gobierno. Pero ya ha reconocido que no va a cambiar en nada. Ni siquiera en participación.

El Consejo de Cultura de la Comunidad de Madrid, el órgano que se creó con un gobierno socialista según la ley de 1992 como lugar de encuentro, para la participación y como instrumento de consulta a los diversos sectores de la cultura, no ha sido actualizado desde hace diez años.

Cifuentes y su gobierno se quedan anticuados en participación. Del reglamento, este gobierno no ha tocado ni una coma desde que ha llegado. Así que para la designación del nuevo Consejo, siguiendo el viejo reglamento, el gobierno de Cifuentes ha designado  a las personalidades de la cultura y mantiene la periodicidad que fijaba el viejo reglamento así como que las convocatorias solo las puede realizar  el presidente o del 30 por ciento de los vocales del Consejo. Aún es más grave respecto a las comisiones sectoriales porque no se han cerrado y porque las convocatorias solo se realizan a propuesta del Presidente.

EL 10 de noviembre, planteé modificar criterios de puntuación en los decretos de ayudas a la promoción cinematográfica, incluso pregunté si lo que tiene sentido e estimular producciones grande so pequeñas, pregunté cuál es el objeto de estas ayudas y si debería ser otro; se me dijo que se nos llamaría inmediatamente para plantear nuevos criterios, que no tocaba ese día,  pero no se nos ha llamado.

Es indudable que es también el momento de replantear las  ayudas a empresas para realizar actividades de teatro y danza para poder valorar con el sector los criterios que se han demostrado ineficaces para estimular la producción en nuestra comunidad.

Para cualquiera a quien le importe la cultura, es prioritario conseguir que las ayudas se concedan en el año en que se piden, como hace el ministerio de Educación y Cultura.  Las ayudas estatales se convocan en abril y se pagan en septiembre, mientras que en la Comunidad se convocan en febrero y se pagan un año después, el año siguiente al momento de realizar la producción, cuando se supone que son para poner en marcha una producción escénica.  Hoy es uno de febrero y no se han pagado las del 2015. Y esto ya es gestión de este equipo de gobierno, del gobierno PP en la Comunidad de Madrid. Les queda un 12 por ciento de los 10 millones sin ejecutar y estamos en febrero del año siguiente. Y si no se paga pasa a Hacienda. Es el dinero que perdemos en la cultura de todos.

¿Simulación o participación? El lector tiene la última palabra. 

¿Participación o simulación en el Gobierno de Cifuentes?