viernes 06.12.2019

El patriota

Al Señor Rodríguez Zapatero le ha invadido una vocación patriótica con tal fuerza que, como a todos los patriotas y salvadores de patrias, acaban arruinando y dañando gravemente a lo verdaderamente importante de eso que llaman patria, es decir, ocasionándoles un grave perjuicio a la mayoría de la ciudadanía del país.

Al Señor Rodríguez Zapatero le ha invadido una vocación patriótica con tal fuerza que, como a todos los patriotas y salvadores de patrias, acaban arruinando y dañando gravemente a lo verdaderamente importante de eso que llaman patria, es decir, ocasionándoles un grave perjuicio a la mayoría de la ciudadanía del país.

Este señor no va a pasar a la historia por haber presidido un gobierno durante dos legislaturas, sino por ser un gran patriota. Seguro que está convencido que lo que está en peligro es la patria y él es su salvador. Cuantas desgracias han provocado a lo largo de la historia en diferentes lugares del mundo los “salva patrias”.

Solo una convicción así puede justificar una transformación tan radical y extrema como la que el Señor Rodríguez Zapatero nos está mostrando. Lo más grave de esta transformación es el daño que está ocasionando a las clases más desfavorecidas, a la clase trabajadora con las sucesivas reformas de las propias reformas que él impulsa. Ahora reformando la contratación laboral al poco tiempo de la reforma anterior, que como se está comprobando, no sirven para los objetivos que dicen perseguir, crear empleo y dar estabilidad al mismo. Sino que por el contrario solo generan más paro, más precariedad, más inseguridad, más incertidumbre y más frustración a millones de trabajadores y trabajadoras de este país. Y no olvidemos que se vive como se trabaja, cuando se trabaja en constante precariedad se vive en permanente inestabilidad e inseguridad.

Sin embargo el Señor Presidente del Gobierno es incapaz de tomar ni una iniciativa que obligue a los más ricos a contribuir y a reparar los males de una crisis provocada por la avaricia de unos pocos especuladores del dinero y la riqueza.

Este patriotismo desmesurado tiene ya muchos damnificados en la clase trabajadora y ahora con su última iniciativa, también su partido y su propio candidato para las elecciones del 20 de noviembre resultan damnificados. Pero esto no debe preocuparle mucho, porque lo realmente importante es la patria, que seguramente y como fruto de sus iniciativas patrióticas, gobernará la derecha durante bastantes años..

En esta lógica no ha tenido empacho en plantear una reforma de calado de nuestra Carta Magna para dar naturaleza Constitucional a un principio económico-ideológico que debería quedar reservado a la acción de gobierno, como ha sido hasta ahora, y no a la Constitución democrática de todos. Así lo entendieron de manera inteligente los Constitucionalistas y por eso evitaron establecer ningún principio económico que pudiera asociarse a ninguna ideología y por tanto pudiera identificarse con una parte de la ciudadanía frente a otra. Nuestra sociedad, como todas las sociedades libres, es plural y diversa, y en la máxima norma jurídica debe verse reflejada la totalidad de la sociedad democrática.

Resulta bastante patético ver al Señor Rodríguez Zapatero vanagloriarse con una amplia sonrisa de los halagos que la Señora Merkel le regala, estimulándole su ego particular e impulsándole la vena patriótica que a este Señor le ha salido, traicionando el programa y el ideario político con el que llegó a ganar dos elecciones generales.

No menos patética es la posición de los dirigentes públicos y políticos del PSOE esforzándose en convencer de que gracias a la intervención del Señor Pérez Rubalcaba la reforma de la Constitución es menos mala, menos lesiva de lo que se pretendía en un primer momento y de lo que el PP deseaba, intentando atenuar la ruina electoral que esta reforma le está ocasionando. Lo que por otra parte pone de manifiesto que ésta es una mala reforma, en el fondo y en la forma, y que a pesar de ello han tenido que tragársela por el empecinamiento de su máximo dirigente convertido al “patriotismo mas iluminado”, aun a costa de hacer trizas las esperanza de remontar que el candidato Rubalcaba había despertado en la militancia socialista con la aspiración de trasladarla a otros sectores de la población.

Curiosidades de la vida, el mismo día que el Parlamento aprueba la reforma la prima de riesgo sobre la deuda soberana española vuelve a dispararse, aproximándose a los 300 puntos básicos, que al siguiente día de apertura de los mercados supera ampliamente situándose por encima de los 340 puntos, ¿Dónde está la eficacia de la reforma? No parece que esta reforma tenga ningún efecto terapéutico sobre los mercados.

No Señor Rodríguez Zapatero, su patriotismo sobrevenido no tiene derecho a romper el consenso Constitucional que la inteligencia de los Constitucionalistas hizo posible a la llegada de la democracia después de 40 años de dictadura. Entonces sí que se antojaba difícil lograr aquel consenso para hacer posible que todas las sensibilidades políticas e ideológicas se vieran reflejadas, en mayor o menor medida, en nuestra Constitución, de tal forma que la inmensa mayoría del pueblo español diera un SI rotundo a nuestra Carta Magna.

Y no nos equivocamos, desde entonces este país no solo ha sabido convivir en paz, sino que ha progresado de manera notable en desarrollo político, económico y social, con carencias, claro que sí, pero hemos convivido sin grandes sobresaltos y progresando cómodamente en aquel consenso Constitucional que Vd. ahora se ha cargado de un plumazo, alcanzando el segundo acuerdo con el PP en toda una legislatura, sí el segundo, porque el primero y único hasta ahora había sido el de acabar con las Cajas de Ahorros como modelo de entidades financiera y negocio bancario más social, cercano y comprometido frente a la banca pura y dura del señor Botín y compañía.

Dos grandes acuerdos únicos con el PP. Los dos asumiendo el ideario político de la derecha y renunciando a principios defendidos por el PSOE, como el modelo de Cajas de Ahorro. O el discurso para la defensa argumental de reforma de la Constitución asumiendo el mandato de la señora Merkel, representante de la derecha europea. Iniciativa esta última que no solo confronta con la posición que están intentado construir algunos de sus compañeros y compañeras de la socialdemocracia europea frente a la ofensiva económica de los especuladores y el discurso político de la derecha, sino que viene a desarmarlos.

Pero todo sea en nombre y por el bien de la patria.

El patriota
Comentarios