martes. 16.07.2024

Chile, el primer 'reality' bajo tierra

NUEVATRIBUNA.ES - 9.9.2010Imaginemos que una productora de televisión de Chile quisiera llegar más lejos que nunca con un programa, para que este fuera capaz de atraer a la mayor cantidad posible de espectadores en las horas punta de audiencia.
NUEVATRIBUNA.ES - 9.9.2010

Imaginemos que una productora de televisión de Chile quisiera llegar más lejos que nunca con un programa, para que este fuera capaz de atraer a la mayor cantidad posible de espectadores en las horas punta de audiencia. Un espacio de 'tele-realidad' en el que un grupo de concursantes tuviera que convivir durante semanas o meses en un lugar remoto, casi inimaginable.

Pongamos que, agotadas las islas desiertas y salvajes, las casas, los hoteles, los autobuses y hasta las granjas..., los productores decidieran ir un paso más allá y escogieran uno de los peores espacios para vivir: una mina abandonada, con su salida obstaculizada por un descomunal derrumbe. Aislados totalmente del exterior, los concursantes deberían luchar por su supervivencia, organizarse en un espacio muy limitado, exponerse a todo tipo de infecciones y aguantar psicológicamente en un lugar poco recomendable para ser habitado por los seres humanos.

Un agujero que ni el mismísimo Stalin reservaría para sus rivales.

San José, el nuevo 'Gran Hermano'

Resulta irónico que unos contenidos como estos, de casi imposible emisión en un país con un suficiente respeto a los derechos humanos, estén siendo ofrecidos por todas las cadenas televisivas del mundo, a la vez. Lo sucedido en la mina de San José, en Atacama (Chile), es un nuevo nicho de negocio que la realidad ha brindado a lo que muchos denominan la 'hiperrealidad', o conjunto de mensajes e historias construidas técnica y socialmente por los medios de comunicación y que los espectadores consumimos, permitiendo que estos pasen a formar parte de nuestra experiencia compartida. Una hiperrealidad que tiene la característica de hacernos frecuentemente olvidar los acontecimientos que suceden detrás de esta.

Durante estas semanas, los que queramos seguir los acontecimientos de la mina nos encontraremos con todo tipo de estímulos: historias personales de cómo cada uno de los mineros llegaron al lugar en el que están encerrados –'Perdidos'-; descripciones sobre las coaliciones y relaciones que estén teniendo lugar entre los aislados –'Gran Hermano'-, así como las últimas noticias de las condiciones en las que estén viviendo estos aspirantes a conservar la vida –'Supervivientes'-. Además, lo sucedido podrá ser fácilmente aprehendido y etiquetado por los seguidores de películas pertenecientes al subgénero carcelero o bien el de los virus destructores de toda la humanidad, que sin embargo mantienen vivo a un núcleo reducido de elegidos, casi regresados de la muerte.

La similitud de los protagonistas y de sus historias con ciertos productos de ficción acerca infinitamente nuestra condición de ciudadano a la de mero consumidor: no tenemos otro compromiso. Detrás del derrumbe que cierra la entrada a la galería chilena no hay mineros, sólo espectáculo. Ya preparan una película sobre lo ocurrido, ¿cuál de las dos terminará primero?

Andrés Villena Oliver - Periodista y economista

villenaoliver@gmail.com

Blog: Molestar es lo que cuenta

Chile, el primer 'reality' bajo tierra
Comentarios