#TEMP
lunes. 15.08.2022

Carta abierta al señor Durán i Lleida

No es la primera vez que vd., señor Duran i Lleida, habla de los andaluces y de Andalucía en sentido peyorativo. Habla vd. de los jornaleros y jornaleras de Andalucía con desprecio, vendiendo un discurso facilón que, lamentablemente, cuenta con compradores entre las gente noble de esa tierra suya, bueno suya y mía, porque formamos parte del mismo estado.

No es la primera vez que vd., señor Duran i Lleida, habla de los andaluces y de Andalucía en sentido peyorativo. Habla vd. de los jornaleros y jornaleras de Andalucía con desprecio, vendiendo un discurso facilón que, lamentablemente, cuenta con compradores entre las gente noble de esa tierra suya, bueno suya y mía, porque formamos parte del mismo estado. Y le aseguro que no soy nacionalista de nada, siempre creí que los nacionalismos, todos, los centralistas y los periféricos, son excluyente y mi sentimiento andaluz y mis valores son incluyentes. No, no creo en los nacionalismos, creo en la cultura, la lengua y las costumbres de los pueblos y su gente, creo en el respeto y lo enriquecedor que es todo ello, creo en la solidaridad, en la colaboración, en la amistad entre los pueblos.

Sí, creo en los sentimientos de pertenencia, en las señas identitarias de las personas y el respeto, por eso creo en las personas, que mas dá donde se nazca, acaso lo elegimos?. No, no elegimos donde nacer, “podemos”, y no todos, elegir donde vivir y donde morir pero no donde nacer. Por eso me parece mucho más importante las personas que los territorios, como se vive y como se trabaja, esto es lo importante, que más dá haber nacido en Cataluña, Madrid, La Rioja Andalucía o China, lo importante es cómo se vive.

Que sabe vd. señor Duran de jornaleros? Que sabe vd. de payeses? Alguna vez ha recogido la cosecha? Alguna vez ha trabajado en el campo para ganarse un jornal para comer? No lo sé, pero me da que no, porque si así fuera sentiría más respeto por los jornaleros y las jornaleras de Andalucía y también por los Payeses de Lleida.

No señor Duran, vd. no tiene derecho a faltarle el respeto a los trabajadores del campo de Extremadura y Andalucía, con ello también, aunque vd. no lo crea, se lo falta a los payeses de Cataluña.

Vd., como algunos políticos andaluces, utiliza la política para confrontar a los andaluces con los catalanes en un alarde demagógico y populista que no es más que un ejercicio de podredumbre política absolutamente rechazable. No señor Duran, no se defiende así mejor los interese de Cataluña y sus gente, como no se defiende mejor los intereses de Andalucía haciendo ese tipo de discurso aunque haya gente que lo compre. Ese es un discurso pobre y hasta miserable.

Le contaré una pequeña historia de las cientos de miles que se dan en Andalucía.

Nací en Aznalcóllar, pueblo sevillano de campiña, mina y sierra, soy el mayor de siete hermanos, hijo de jornaleros, así en plural, porque mi padre y mi madre trabajaron a jornal en el campo, jornal que se cobra solo el día que se trabajaba y el que no, no. Fui a la escuela de los 6 a los 8 años, con estos años comencé a trabajar de zagal ayudando a mi padre en el cuidado de ganado, cerdos y ovejas, desde entonces solo hice trabajar en el campo, la sierra, los albañiles, el corcho uralita, etc., quizás por tanta injusticia me apareció la rebeldía y me sume a la lucha clandestina por la libertad y la justicia social. Le aseguro que esta no es una historia aislada, por desgracia es la de muchas gentes de esta tierra.

Podríamos decir que soy un “ignorante” por falta de formación. Pero vd. señor Duran es un ignorante con formación, o, como dicen en mi pueblo, tiene mu mala uva. Vd . no sabe de lo que habla, o sí. Habla del PER, (Plan de Empleo Rural) como algo que regalan a los jornaleros andaluces y extremeño para que estén ocioso, y confunde vd. una partida económica de inversión en el medio rural con un derecho subjetivo como es el subsidio agrario. Vd. no sabe, o tiene mu mala uva señor Duran.

Mire vd. señor Duran i Lleida, el PER (Plan de Empleo Rural) es un programa con una partida económica sujeta a los Presupuestos Generales del Estado (PGE) de cada año y tiene una función finalista de inversión en los pueblos del medio rural andaluz y extremeño para mejorar sus condiciones y la calidad de vida de su población, de sus ciudadanos. Con esta partida se ha podido asfaltar calles, arreglar plazas, colegios, cuarteles de la guardia civil, etc. etc. Lo dicho, mejorar el hábitat y la calidad de vida de las personas del medio rural y frenar el éxodo que se venía produciendo de estas poblaciones hacia las grandes ciudades, con la consiguiente despoblación de medio rural. Esto es el PER señor Duran.

El Subsidio agrario es un derecho subjetivo por el que se cotiza todos los meses se trabaje o no, se cotiza al Régimen Especial Agrario y con esa cotización y un mínimo de peonadas al año se alcanza el derecho a percibir el subsidio agrario durante seis meses. El único vinculo señor Duran entre el PER y el subsidio es que aquellas peonadas que trabajadores agrícolas del Régimen Especial Agrarios realizan en algún programa del PER se le suman a las trabajadas en el campo a los efectos de alcanzar el mínimo para adquirir el derecho al subsidio agrario. Este es el único vinculo entre el PER y el subsidio Agrario, señor Duran. Vd. lo que plantea es que se le quite a los trabajadores agrícola ese derecho por el que se cotiza todos los meses se trabaje o no.

Vd equivoca el tiro, o no, pero debe vd. Saber que es tremendamente injusta la utilización que hace de los trabajadores del campo de Andalucía para obtener rentabilidad política-electoral a costa de confrontar un pueblo contra otro. De pena.

Andalucía señor Duran i Lleida, no ha tenido la suerte de Cataluña, esta tierra nunca se industrializó. Andalucía en el desarrollo industrial quedo como granero de productos agrícola y también como zona de recreo para mucho señorito, andaluz o no, para caciques, latifundistas y aristócratas, por eso necesitamos PER.

Desde aquí no se pueden vender bienes industriales, bienes de equipo, automóviles, etc., como en Cataluña. Nosotros no tenemos eso, que mas quisiéramos, nosotros vendemos lo que tenemos, productos del campo, sol, playa, luz, riqueza histórico- cultural y otras cosas como hospitalidad, generosidad, solidaridad, bondad, alegría, optimismo y filosofía de vida, trabajamos para vivir no vivimos para trabajar, pero trabajamos como el que más.

Estas son pequeñas diferencias entre territorios, pero le aseguro señor Duran que la mayoría de los andaluces y andaluzas no vemos ni sentimos a Cataluña como un lugar hostil por haber tenido la suerte que nosotros no tuvimos, al contrario, la consideramos un pueblo hermano y amigo y son muchos los andaluces y andaluzas que con su esfuerzo y sudor han contribuido de manera importante al progreso de esa tierra que se llama Cataluña. Repase la historia señor Duran i Lleida.

Carta abierta al señor Durán i Lleida
Comentarios