sábado 24.08.2019

Izquierda ensimismada: Tormentas en un vaso de agua

Con la que está cayendo y lo que más activa el debate entre la izquierda es una carta de contenido bien intencionado, ya que no ingenua, de un grupo de personas...

Con la que está cayendo y lo que más activa el debate entre la izquierda es una carta de contenido bien intencionado, ya que no ingenua, de un grupo de personas y dirigida a la próxima Conferencia Política del PSOE.  

Lo terrible son las respuestas y la incapacidad para saber gestionar discrepancias sin anatemas y acusaciones de deslealtad. Y lo peor es que no se libra nadie, ni tirios ni troyanos: el PSOE y El País usándolo contra IU, los de IU contra el PSOE, y la gente mejor situada, Izquierda Abierta, tratando de minimizar fantasmales daños. Mientras, los profundos analistas elaboran manidas conclusiones, poco sosegadas, según el estilo sensacionalista de los tertulianos.

El documento de Espacio Abierto a la Conferencia del PSOE ha servido para poner de manifiesto, una vez más, el autismo de la izquierda española. El PSOE no se abre a su izquierda sino que quiere seguir fagocitándola, algo suicida en estos momentos. La Izquierda del PSOE está más obnubilada con el sorpasso que con echar al PP, y resulta curioso porque la mejor estrategia es precisamente tender la mano para ganar su electorado indeciso.

Si el PSOE no renuncia a su arrogancia hegemonista: si sigue pensando que basta con acusar a su izquierda de falta de realismo para asustar a su electorado es que no entiende nada de la crisis, que es mucho más que económica. Si la dirección de IU solo hace cálculos ilusorios sobre los beneficios electorales que va a obtener y, mientras, sigue dejando o estimulando teorías integristas como las del PPSOE, considerando que la misma cosa es,  entonces no tendrá ninguna credibilidad y sus ganancias serán tan etéreas como las del pasado.  

La izquierda necesita más librepensadores, navegantes entre PSOE, IU y resto de las izquierdas. Los firmantes del escrito no han conseguido hasta ahora más que sacar a la luz lo peor de los partidos que deberían alentar la esperanza y construir la alternativa. Confío en que los integrantes de ese Espacio Abierto no se desanimen en estas primeras escaramuzas pues la tarea de reconvertir una cultura política tan deteriorada no va a ser fácil.

Hemos vivido ya demasiadas batallas finales, donde nos iba la vida, para luego darnos cuenta de que no eran nada. Recuerdo una bella falacia de los sabios historiadores marxistas ingleses: la historia enseña que la historia no enseña nada. El aniversario de Vázquez Montalbán no nos permite ser tan pesimista, siempre nos queda la voluntad. 

Izquierda ensimismada: Tormentas en un vaso de agua