domingo 25.08.2019

Con tu puedo y mi quiero, vamos juntos compañeros

Foto: Twitter CCOO
Foto: Twitter CCOO

Los nombres de Luis Pastor, de Pablo Iglesias y de Pedro Sánchez suenan insistentemente en mi cabeza durante todo el verano, por razones bien distintas, aunque tal vez no tanto. Luis Pastor es la memoria viva de la transición española, se podría hacer un buen estudio de cómo ha evolucionado la lucha y la vida de la gente trabajadora siguiendo sus canciones, y las distintas etapas de la misma. Esta afirmación sigue siendo válida hoy más que nunca, cuando el nuevo ayuntamiento de la derecha en Madrid ha intentado prohibir que cante en Aravaca, pero ciertamente Luis cantará en Aravaca, cantará en el auditorio Marcelino Camacho, en la Escuela Julián Besteiro, y cantará en cualquier lugar, porque siempre habrá gentes dispuestas a escuchar, aplaudir, apoyar.

Pablo Iglesias, muy ausente estos días en los medios y Pedro Sánchez, muy presente en todos los medios durante estos días, tienen una tarea común, tienen deberes sin hacer y parece que Sánchez no tiene ganas de hablar con Iglesias y habla con la “sociedad civil”, algo muy bien visto por algunos, e incomprensible para otros. Hoy le ha tocado el turno a los sindicatos  CCOO y UGT, que desde mi modesta opinión no son “sociedad civil”, sino la representación organizada de la clase trabajadora. Hoy  me he sentido aliviada y orgullosa al leer que los secretarios generales de ambos sindicatos, Unai Sordo y Pepe Alvarez han pedido a Pedro Sánchez que retome los contactos con Unidas Podemos, que  necesitamos Gobierno, que tenemos muchos problemas que resolver y que si Pedro y Pablo tienen desconfianza mutua, que la superen… Es fácil decir esto y podrían parecer palabras vacías, sino fuera que vienen de dos personas acostumbradas a negociar y acordar con personas con las que tienen poco o nada en común y sin embargo son capaces de acordar, de concertar de sacar adelante acuerdos y convenios que benefician a muchísima gente.



Estos dos acontecimientos tienen un hilo conductor en mi cabeza y es la canción escrita por Mario Benedetti y mil veces cantada por Luis Pastor, “Vamos juntos”, donde algunos de los versos parecen escritos para este momento, porque pudieran resumir el mensaje de los dirigentes sindicales a los responsables de los dos partidos políticos de izquierda “con tu puedo y con mi quiero vamos juntos compañero”.

Espero que el mensaje de los dirigentes sindicales contribuya a la reflexión y a poner los pies en el suelo a los partidos políticos de izquierda. Puede ser difícil el acuerdo, pero mucho peor es el desacuerdo, la repetición electoral y quien sabe si con ese gesto no se abren las puertas a los que han prohibido el concierto de Luis Pastor en Aravaca.

Con tu puedo y mi quiero, vamos juntos compañeros