lunes 14.10.2019

Italia y Europa

Matteo Salvini
Matteo Salvini

Casado se ha equivocado y mucho: Europa no ha “tumbado” el Presupuesto de España sino el de Italia

El Gobierno italiano está abriendo una nueva crisis en la UE, presentando un Presupuesto que, de antemano sabía, sería rechazado por la Comisión. Por primera vez, la Comisión ha rechazado el Presupuesto de un Estado miembro, señalando un plazo breve para que éste rectifique. Así que, Casado se ha equivocado y mucho: Europa no ha “tumbado” el Presupuesto de España sino el de Italia.

El Gobierno italiano está formado por dos partidos. La Liga es la antigua Liga Norte, un partido que promovía la secesión de las regiones del Norte de Italia para crear la Padania, un nuevo Estado formado por las regiones más ricas de Italia. Ahora se ha transformado en un partido de ámbito nacional manteniendo un discurso de extrema derecha, muy basado en el rechazo a la inmigración con algunos tintes racistas. El nacionalismo padano se ha transformado en nacionalismo italiano. Con el lema “primero los italianos” se declara enemigo de los inmigrantes. Como todo buen partido de derecha plantea una rebaja de impuestos a los más acomodados y a las empresas. De cara a las próximas elecciones al Parlamento Europeo, promueve una alianza con Le Pen y otros partidos de ese corte, todos ellos claramente antieuropeistas. El resultado de esta alianza será una de las cuestiones cruciales en las elecciones europeas. La confrontación con la UE es ya parte de la campaña electoral europea. Bruselas y los inmigrantes son los culpables de todos los males que aquejan a Italia así es que leña a Europa y a los morenos.

El otro partido del Gobierno es un producto netamente italiano. El Movimiento Cinco Estrellas nació contra todos los políticos existentes a quienes acusa de corruptos e incapaces sin excepción y plantea la “regeneración” de la vida política, echando a todos. Todo el mundo lo considera un partido populista, pero el problema es que bajo la etiqueta populista se esconde cualquier cosa. Su propuesta estrella es una especie de renta universal sin aclarar el detalle de como se paga. Tenía curiosidad por saber el papel que iban a jugar  los de la "nueva política” en el escenario italiano. Ya lo sabemos: el Movimiento Cinco Estrellas ha servido para llevar a la extrema derecha al Gobierno, una extrema derecha que se ha visto envuelta en notorios escándalos de corrupción. Pues vaya forma de regenerar la vida política. Quiero destacar que el discurso del Movimiento Cinco Estrellas no está muy lejos de lo que nos transmiten muchos medios de comunicación: despotricar contra todos y contra todo. Una opinión pública informada es la base imprescindible de una democracia. Pero me temo que una buena parte de los medios no se preocupan de informar sino de despotricar, que es cosa distinta de criticar y que, en buena medida supone desinformar. El despotrique en Italia ha llevado, al la extrema derecha al gobierno. Ese es el hecho político relevante por que da más fuerza a un movimiento político que se manifiesta en todo el mundo. Desde Estados Unidos a Brasil y desde Hungría a Italia, la extrema derecha se ha convertido un una fuerza muy importante. Para el M5S el culpable de todos los males de Italia son las élites políticas (¿suena de algo?).

La extrema derecha cabalga una ola nacionalista-populista que se extiende de un país a otro. En lo que nos toca más de cerca hay que preguntarse si este Gobierno sacará a Italia del euro. Creo que el objetivo de todos los antieuropeistas es deshacer la Unión, un empeño en el que coinciden con Trump y Putin. Al Reino Unido no el interesa estar fuera del bloque europeo: lo que de verdad le interesa es que no haya bloque europeo para que el RU juegue un papel más importante en una Europa dividida. Ahora bien, no creo que Italia llegue a salirse del euro porque sería una catástrofe para Italia. Probablemente lo que el Gobierno italiano hará será mantener una confrontación con la Unión Europa, por el Presupuesto hoy o por lo que sea mañana. Es una táctica suicida porque en esa confrontación Italia es la que lleva la peor parte, aunque haya daño para todos.

Con una deuda equivalente al 130% del PIB, con un sector bancario que se cae a trozos, con una recuperación peor que lenta, Italia necesita el apoyo de la UE. La prima de riesgo ya ha comenzado a subir. Lo cual significa que va a tener que pagar más para refinanciar sus vencimientos de deuda. Y eso hará que paguen más y más intereses, entrando en una espiral nefasta que ya hemos visto en otras partes. El daño para España, para Portugal y otros países vecinos es que puede volver la escalada de la prima de riesgo  por contagio de la italiana. Como han señalado muchos observadores, Italia puede ser la próxima Grecia, es decir, el próximo país que se enfrente a una crisis de deuda que, muy fácilmente, se puede transformar en crisis bancaria y ésta en recesión económica. Solo que Grecia era una economía del tamaño de la Comunidad de Madrid e Italia es más grande que España.

Importa destacar que el ascenso de la extrema derecha (del nacionalismo, en general) es una consecuencia de la gran crisis de 2008, una crisis que ha afectado a 90 países, siendo la más importante desde el crack del 29. Sobre aquella crisis cabalgaron los partidos nazis y fascistas que, tras alcanzar el poder en una buena parte de Europa, llevaron a la II Guerra Mundial. Ni la crisis de 2008 ha sido tan destructiva como la del 29 ni la extrema derecha actual es el fascismo de entonces. Lo novedosa de nuestra crisis es que partidos que eran marginales han pasado a ser centrales en el sistema político desplazando a la derecha tradicional, que en unos casos se debilita y en otros desaparece. De otra parte, hay un evidente declive de la social-democracia que conlleva un debilitamiento de la izquierda, en general, ya que, salvo excepciones, no se corresponde con el ascenso de otras fuerzas de izquierda. En cierto modo, la Unión Europea ha sido el fruto del acuerdo entre las dos grandes fuerzas políticas de la postguerra: la socialdemocracia y los conservadores, en muchos casos, cristiano-demócratas. Ambas fuerzas están en franco retroceso y eso pone en cuestión el futuro de la Unión. Y no solo de la UE, también del sistema democrático tal y como lo hemos conocido desde 1945.

Italia y Europa