lunes. 04.03.2024
Captura
Foto: Unicef

En declaraciones a El Periódico de Aragón recientemente, unos padres confirmaron algunas de las expresiones que utilizaban sus compañeras de clase para referirse a su hija: “sudaca de mierda, vuelve a tu país, puta colombiana no vas a tener amigos”. Además, hay que añadir también tirones de pelo, golpes y otro tipo de vejaciones que ha confirmado también a este medio

Se trata de Saray, una niña de origen colombiano de tan solo 10 años, que intentó quitarse la vida tras volver a casa. La menor no aguantaba más el acoso recibido en la escuela y decidió acabar con su vida saltando desde la ventana de su vivienda, localizada en el tercer piso de un bloque del barrio de San José, en Zaragoza. Saray es estudiante de cuarto de Primaria en el Colegio Agustín Gericó, un centro concertado y bilingüe asentado en la ciudad de Zaragoza. En su página web, además de exponer la variada oferta educativa de idiomas y actividades que ofrece, destacan como algunos de sus puntos fuertes su capacidad para favorecer “la educación en valores”. Una definición que dista mucho de lo que piensan a día de hoy los padres de Saray.

Evidentemente que es un caso de bullying, pero que tiene claras connotaciones racistas: “sudaca de mierda, vuelve a tu país, puta colombiana no vas a tener amigos”.



Evidentemente que han fallado los protocolos para evitar este caso de bullying. “Mi hija no encontró apoyo en los profesores", subrayó el progenitor. Los padres criticaron además que el centro ha tardado en contactarles. En declaraciones a El Periódico de Aragón, Katya y Carlos, los padres de Saray, desvelaron que la propia tutora de la menor hizo oídos sordos a la petición de ayuda ante el acoso que sufría en el recreo. "Esto no es bullying ni 'bulan'", le dijo, según la versión de los progenitores. Ahora, preparan una demanda contra el centro por un presunto delito de comisión por omisión, tipificado en el artículo 11 del Código Penal.

Yo quiero realizar unas reflexiones sobre este hecho de una gravedad extrema, claro ejemplo de racismo. No quiero llegar a pensar que la actuación deficiente del colegio, concertado y bilingüe, y con un proyecto educativo preocupado por la educación en valores, esté relacionada con el origen colombiano de Saray. ¿La actuación hubiera sido la misma de haber sido una española y de familia bien? Cada cual, puede responder lo que le parezca oportuno.

Resulta gravísimo el comportamiento de estas alumnas hacia una compañera emigrante. ¿Cómo es posible que unas chicas de 10 años puedan emitir semejantes insultos plenos de racismo? No son chicas que vienen de Marte. ¿Tiene algo que ver con el hecho de que la sociedad española es profundamente machista? Se han limitado a emitir unas palabras que están en nuestra sociedad. La realidad es la que es. Se ha extendido la lacra del racismo como una pandemia, producto de un discurso racista. ¿Cómo se ha generado?

Las élites en el capitalismo, en su versión neoliberal, diseñan un discurso basado en fracturar, dividir y enfrentar a distintos sectores de la sociedad

Las élites en el capitalismo, en su versión neoliberal, diseñan un discurso basado en fracturar, dividir y enfrentar a distintos sectores de la sociedad. Si la población está enfocada, no en lo que hacen el gobierno y las élites, sino en determinados grupos, como los parados, los jóvenes, los jubilados o los inmigrantes, que se convierten en chivos expiatorios de nuestros problemas, entonces los poderosos tienen más libertad para conseguir sus objetivos. Así no solo nos pasan desapercibidos los verdaderos causantes de nuestros problemas, sino que incluso nos convencen de que trabajan por nosotros.

Veamos ejemplos. Unas veces son los pensionistas, que al ser tantos, nos dicen los políticos, ponen en grave peligro la Hacienda Pública. Y así va calando en la gran parte de la sociedad la culpabilidad de los jubilados, e incluso, muchos jubilados la asumen. «Claro es que somos muchos».

Otro chivo es el inmigrante, culpable del paro, de los sueldos bajos, del peligro de las pensiones, de la crisis del Estado de bienestar, de la delincuencia, etc. Debido a la imposición del discurso racista de las élites económicas, que controlan la política, medios e incluso la educación. Discurso que va calando en la sociedad europea y que ha estudiado el profesor de la Universidad Pompeu y Fabra, Teun Van Dijk, en diferentes artículos y libros y artículos: el artículo “El discurso racista” y el libro “Racismo y discurso de las élites”. Me basaré en ellos en la exposición que sigue.

En el ámbito político, los debates parlamentarios son casi siempre sobre problemas de inmigración “ilegal” y mayores restricciones a la inmigración. En ellos predomina la autorrepresentación positiva, nacionalista (sobre la larga tradición de hospitalidad hacia los refugiados, etc.), y los recién llegados son presentados negativamente como un problema, una carga financiera, cuando no una amenaza a nuestro Estado del bienestar, al mercado de trabajo, la cultura y valores occidentales.

La inmigración (incluso la ilegal) ha aportado grandes dividendos económicos. Es muy raro que esto se reconozca en debates parlamentarios o discursos de los políticos

Tratan muy pocas veces del racismo, a pesar de su larga y devastadora historia y de los campos mortíferos del colonialismo, el Holocausto y las “guerras étnicas” en Bosnia, Kosovo, etc. Y aunque en los países de la UE la inmigración (incluso la ilegal) ha aportado grandes dividendos económicos, es muy raro que estas contribuciones sean reconocidas en debates parlamentarios o discursos de los políticos. Al contrario, ser “blandos” con la inmigración cuesta votos entre una población, a la que durante décadas los discursos políticos y mediáticos la han convencido que la inmigración es una lacra.

Así, los programas políticos en toda Europa están repletos de advertencias alarmantes y duros planes para mantener a los inmigrantes fuera de nuestra Fortaleza Europa, o para disciplinarles una vez que ya están dentro. De ahí el crecimiento de los partidos políticos racistas, cuya agenda el resto de los partidos asumen en parte. Por ello son posibles determinados hechos: Un político como Boris Johnson diga “las mujeres que llevan burka parecen buzones de correo o ladronas de bancos”. O que la Audiencia Provincial de Madrid archivase la causa contra Vox por un cartel contra los menores inmigrantes no acompañados de la última campaña electoral en las autonómicas de Madrid al no ver delito de odio. Los jueces consideraron que la formación de ultraderecha expuso sus ideas “mediante un mensaje visual de impacto” y no lesionó la dignidad de los afectados. “No consideramos que con tales mensajes se haya pretendido lesionar la dignidad de un determinado colectivo -los llamados menas- sino exponer unas ideas mediante un mensaje visual de indudable impacto, unido a otros textos en los perfiles oficiales de Vox en Twitter y Facebook en los que se destaca la importancia de la seguridad de los ciudadanos en general y la protección económica a los mayores y que todo ello constituye una línea ideológica-política que se pone de manifiesto en los textos que se recogen en los recursos”, asegura el auto.

La prensa, en simbiosis con la política, sigue su ejemplo. Los temas que preocupan a los políticos en los debates parlamentarios son titulares de prensa. Y viceversa. Además, la parcial visión de la inmigración se explica, porque antes de imprimir la noticia, la recopilación de la información da acceso predominante a las élites «blancas» para definir la “situación étnica”. Se busca al político, alcalde, policía u otro «experto» (blanco). Las organizaciones de las minorías tienen menor acceso. Y si lo tienen, se les da mucha menos credibilidad. Es normal, ya que las salas de redacción y los altos cargos son blancos. Los problemas, como la explotación laboral, que sufren los inmigrantes apenas reciben atención.

Cuando una persona ha delinquido solo se dice su nacionalidad si es foránea. ¿Cuántas noticias favorables a la inmigración aparecen?

Cuando una persona ha delinquido solo se dice su nacionalidad si es foránea. ¿Cuántas noticias favorables a la inmigración aparecen? Las noticias sobre los otros, los inmigrantes se limitan a un puñado de tópicos. Como en el caso del discurso político, el discurso de los medios en la mayoría de países de la UE se centra principalmente en las nuevas llegadas y entradas ilegales, en la recepción e integración de problemas de los inmigrantes, y en los delitos y desviaciones. Los problemas que experimentan los inmigrantes apenas reciben ninguna atención.

En los casos en los que se trata el racismo, tiende a ser sobre el racismo "oficial" de la extrema derecha (como Le Pen en Francia o Haider en Austria, Vox en España), y muy pocas veces los racismos de la corriente dominante. Son excepcionales las noticias sobre racismo en la prensa, como se podría esperar, porque el periodismo no es precisamente una profesión muy autocrítica, y no es de extrañar, porque los periodistas casi nunca leen nada negativo sobre sí mismos en el periódico. Es muy raro que se dé información sobre las vidas, trabajo y tiempo libre diarios de las minorías. Sus contribuciones a la economía -cosa que no es ningún secreto- muy pocas veces llegan a ser un titular. En resumen, se presenta a las minorías en pocos roles estereotipados y a menudo negativo.

Los libros de texto reflejan las ideologías dominantes del momento. Siempre ha sido así para la representación del mundo y sus gentes

Fijémonos en las instituciones del campo de la educación. Los libros de texto reflejan las ideologías dominantes del momento. Siempre ha sido así para la representación del mundo y sus gentes. Tienen tendencias nacionales e incluso nacionalistas, en los que los días de gloria de un país se magnifican, y sus crímenes y delitos se «olvidan». Pocos libros de texto en Europa detallan la esclavitud y el colonialismo. Representan a las minorías no europeas con los típicos prejuicios desde una perspectiva eurocéntrica. La mitad de los libros de texto de ciencias sociales holandeses de los años 80, ni siquiera mencionaban la presencia de cientos de miles de personas de diversas minorías en el país, y lo que es más significativo, ni siquiera dentro del aula. La otra mitad simplemente se repetían unos a otros, enfatizando brevemente las diferencias culturales en lugar de las similitudes entre nosotros (holandeses) y ellos (turcos, marroquíes).

Sobre el tratamiento del tema de la inmigración en los libros de texto españoles en secundaria es muy interesante el artículo Identidad social e ideología en libros de texto españoles de Ciencias Sociales de Encarna Atienza Cerezo y Teun A. van Dijk. Este estudio examina las identidades sociales según lo representado en libros de texto de Ciencias Sociales en España. Un análisis detallado del discurso de fragmentos de libros de texto de Ciencias Sociales usados en 2º y 3º de ESO (Enseñanza Secundaria Obligatoria) en Madrid y Cataluña en 2008-09 demuestran un prejuicio ideológico sistemático a favor de endogrupos españoles y europeos frente a inmigrantes y otros exogrupos no europeos. Tales prejuicios resultan contrarios a los objetivos de un plan de estudios democrático, multicultural, y se asume que dichas representaciones en los libros de texto pueden fomentar ideologías eurocéntricas en la formación de las identidades sociales de adolescentes

Del libro de texto que dedica más páginas al fenómeno de la migración; es uno de los libros de texto de Ciencias Sociales que más se usan en España hoy en día, tanto en castellano (Vicens Vives) como en su versión catalana. Veamos algunos textos muy ilustrativos.

Ejemplo 1: “La generalización de los estilos de vida occidentales por todo el planeta también actúan como factor para la atracción, pues los canales de las televisiones europeas y norteamericanas transmiten una imagen de riqueza y prosperidad que puede decidir la emigración de muchas personas, aunque no tengan una necesidad urgente de dejar sus lugares de origen (Vicens Vives, 3, p. 255)”.

Ejemplo 2: “En general, los movimientos migratorios actuales son muy complejos y rara vez se deben a un único motivo, son consecuencia de la coincidencia de diversos factores: gobiernos dictatoriales o corruptos, fanatismos religiosos, condiciones climáticas adversas, discriminación étnica y de género, etcétera (Editex, 2, p. 15”.

No cabe duda de que la migración tiene numerosas causas, entre las cuales la pobreza y la falta de trabajo en el mundo subdesarrollado son muy importantes

Algo que es característico de la representación de la migración es atribuir las causas o condiciones de la migración a los Otros, como podemos ver en los ejemplos 1 y 2. No cabe duda de que la migración tiene numerosas causas, entre las cuales la pobreza y la falta de trabajo en el mundo subdesarrollado son muy importantes. No cabe duda de que de entre las causas mencionadas en el Ejemplo 2 se encuentran aquéllas que condicionan la emigración, aunque de nuevo se reformulan con dominantes estereotipos sobre el Tercer Mundo (dictaduras, corrupción, fanatismo religioso, etc.), es decir, como algo de lo que se les puede responsabilizar a Ellos, en lugar de –al menos en parte– a Nosotros, como, por ejemplo, la pobreza.

Ejemplo 3: “El control de las migraciones se ha convertido en una de las preocupaciones más importantes de los países receptores de emigrantes. Los países receptores de emigrantes consideran que el número de trabajadores extranjeros que pueden acoger está en relación con el número de puestos de trabajo que necesitan cubrir. La superación de esos límites puede generar flujos ilegales de personas que desempeñan trabajos clandestinos y de economía sumergida. El hecho de que los inmigrantes no encuentren trabajo puede ocasionar problemas sociales. A fin de evitarlos, la mayoría de países receptores intenta controlar la entrada de inmigrantes y firmar acuerdos de migración con los países emisores; aún es difícil vigilar las fronteras. Todo ello facilita que un gran número de inmigrantes clandestinos llegue a los países de destino a través de itinerarios controlados por las mafias, que comercian con el tráfico de personas y ponen en peligro incluso la vida los emigrantes (Vicens Vives, 2, pp. 178-179”).

Ejemplo 4: “Hombres, mujeres y niños de África, América Latina y este de Europa (…) la llegada de este grupo se realiza mayoritariamente de forma clandestina, sin permiso de inmigración, y su situación no se regulariza hasta años más tarde (Vicens Vives, 3, p. 262)”.

A los inmigrantes se les denomina clandestinos antes incluso de que hayan llegado al país de destino

El del Ejemplo 3 es un fragmento interesante de perspectiva, en concreto la de nuestros países, incluso cuando parece estar formulada en términos neutrales. Es decir, en él se halla una formulación relativamente detallada y casi enfática sobre las preocupaciones y argumentos de los países receptores. Incluso las consecuencias de la falta de control de la inmigración se especifican en términos de amenaza, en concreto los flujos ilegales y los trabajos clandestinos, como puede verse también en el Ejemplo 4. A los inmigrantes se les denomina clandestinos antes incluso de que hayan llegado al país de destino. La asociación con las mafias criminaliza aún más a los inmigrantes, a pesar de que éstos son las víctimas. El otro problema del fragmento del Ejemplo 4 es el uso de la palabra mayoritariamente, que enfatiza aún más la naturaleza ilegal de la inmigración procedente del sur. Es interesante, en cambio, en el mismo ejemplo, que la referencia no se hace sólo a los inmigrantes de forma general, sino a los hombres, mujeres y niños, una especificación poco habitual en informes sobre inmigrantes en un libro de texto (y en los medios de comunicación).

El problema de este tipo de pasajes no es que en esencia sean inadecuados, sino la muy poca información que se da sobre los inmigrantes. Los libros de texto invariablemente tienden a incluir y enfatizar la naturaleza negativa, ilegal o incluso amenazante de la inmigración

Tal discurso político, mediático e incluso escolar, explica en gran parte que en Europa prolifere cada vez más el racismo. Mas, muchos españoles, como europeos, no se dan cuenta que una ecuatoriana limpia el portal de su casa; que un rumano le sirve el café en el bar; que un marroquí recoge la fruta, que tomará en el postre; que un peruano le lleva un paquete; que una chica joven, colombiana, rumana o ucraniana cuida o escucha a nuestros niños o a nuestros mayores, con sueldos miserables, porque nosotros no podemos, o mejor, no queremos. De verdad, esto es puro autismo.

Retornando el caso de Saray. Como conclusión de lo ya expuesto, cuya idea básica ha sido tratar de explicar el racismo sobre una alumna colombiana en el Colegio Agustín Gericó, insisto, un centro concertado y bilingüe asentado en la ciudad de Zaragoza, me parece muy clarificadora la respuesta de Teun Van Dijk en una entrevista a la siguiente pregunta:

Pregunta: “Ha señalado usted que el racismo no es innato sino que se aprende a través del lenguaje. El niño aprende un prejuicio racista y lo puede poner en práctica a través de su discurso. Probablemente no podemos evitar que los niños aprendan los prejuicios racistas, pero ¿cuáles serían las alternativas más eficaces para que aprendan a no tener actitudes racistas, es decir, a adquirir ciertas ideologías respecto a la igualdad social, por ejemplo?”

Respuesta: “Los niños aprenden el racismo primeramente de sus padres, quienes lo aprenden de los discursos dominantes que mencioné antes, y luego de sus compañeros, que también lo aprenden de sus padres. Pero también el discurso de la educación es importante, como los profesores o los libros de texto, que muchas veces reproducen estereotipos sobre inmigrantes o minorías. Finalmente, por supuesto, la televisión y sus películas y programas tienen un papel muy importante. En suma, es una influencia muy compleja de varios tipos de texto en muchos contextos diferentes. Obviamente, de la misma manera, los niños pueden aprender a ser antirracistas si tienen acceso a discursos y personas antirracistas, lo que por desgracia es una minoría de la gente del grupo dominante. Son las experiencias y las interacciones en la vida temprana, sin embargo, las que normalmente establecen las ideologías terminales de la gente en su vida adulta. Muchos niños crecen con textos y en contextos racistas sin desarrollar una ideología racista, por ejemplo, gracias al efecto de la relación con una abuela o un amigo queridos”.

Termino con una crítica a los padres. Se preguntaba el psicólogo y humanista alemán, Eric Fromm: «¿Por qué la sociedad se siente responsable solamente de la educación de los niños y no de la educación de los adultos y de los padres que dicen educar a los niños?». Porque una cosa es ser padre y otra muy distinta, ser padre educador. Ni que decir tiene que educar es tarea de toda la tribu (escuela, política, familia, medios, sociedad…) No obstante, algunos miembros de la tribu están en otra cosa, tocando el tambor. Por ello, asistimos a un acontecimiento trágico, como el de Saray, que una sociedad decente no debería tolerar. Mas, mucho me temo, que casos semejantes seguirán ocurriendo en nuestros colegios, mientras persista ese discurso racista, cuya génesis he explicado en las líneas precedentes.

Los niños aprenden el racismo de sus padres, quienes lo aprenden de los discursos...