sábado 18/9/21
EFECTOS DE LA PANDEMIA EN LA SALUD MENTAL

El impacto psicológico de la Covid19 no es igual en todas las clases sociales

pandemia mundo

Todas las clases sociales no han estado expuestas de la misma manera al virus SARS-CoV-2. Así, la incidencia acumulada de esta pandemia ha sido bastante mayor en zonas y en personas de una clase social más baja. Se han comunicado en estudios en España, como por ejemplo en Barcelona, que el riesgo de desarrollar esta enfermedad es un 71% mayor en mujeres y un 67% mayor en hombres con menos recursos económicos, que en población de más altos recursos económicos.

Las desigualdades territoriales de salud se estudian de los atlas de mortalidad, en el de la Comunidad de Madrid, por ejemplo, por área pequeña (sección censal), su asociación con la privación socio económica, confirma que la salud depende y mucho entre otras condiciones del nivel socioeconómico.

Como ejemplos que ilustran esta desigualdad en esta pandemia pueden servir estos dos: la posibilidad de teletrabajar o no, según la clase social, y por tanto menos tiempo de posible exposición al virus o el que las personas de clase social más baja tienen mayor número de factores de riesgo para infectarse, como pueden ser padecer la diabetes, la hipertensión o la obesidad.

Hay una serie de factores de vulnerabilidad por razón de edad, sexo, nivel educativo, ambiente o estructura familiar, etnia de origen o nivel de salud psicofísico que suponen un déficit de entrada ante esta pandemia.

Desde la perspectiva del ámbito de las condiciones económicas y sociales hay unos factores de riesgo descritos que influyen en el impacto psicológico de esta pandemia: Pobreza y empleo precario, condiciones de vida desfavorables, marginación social, residentes inmigrantes ilegales, ausencia de redes de apoyo social o viviendas sin condiciones adecuadas de habitabilidad, que además pueden llegar a sufrir hacinamiento, y por último, y más grave las personas sin hogar. Así se ha llegado a afirmar que el código postal influye a veces más que el código genético.

“El egoísmo que genera el sistema hace que los gobernantes antepongan su éxito personal a su responsabilidad social”

Este diferente impacto de la pandemia por clases sociales también afecta a los diferentes aspectos emocionales. Hay dos consideraciones a tener en cuenta: una, alteraciones vinculadas a la pandemia, como puede ser las derivadas del estrés emocional en una familia afectada por problemas derivados de esta pandemia por cuestiones sociales, económicas o de salud, y alteraciones no vinculadas a la pandemia como por ejemplo pesimismo o incertidumbre sobre el futuro.

En un estudio realizado en España en un grupo de encuestados que habían padecido la enfermedad, en los marcadores psicológicos utilizados, con una escala de puntuación de menor a mayor presencia (1-5), se encontró, por ejemplo, que en el malestar psicológico no se apreció una clara relación con el nivel socioeconómico. Iguales resultados se encuentran para la incertidumbre. En ataques de ansiedad y angustia puntúa más alto en el nivel 5 de la escala, el nivel socioeconómico más bajo, frente al medio o alto. La tendencia a no hablar del problema puntúa más alto en el nivel 5 de la escala el socioeconómico más bajo, frente al medio o alto. Estas mismas puntuaciones se observan para la presencia de sentimientos depresivos y de desesperanza y en la presencia de pensamientos autolíticos.

Por tanto, la detección de la existencia de las desigualdades sociales es fundamental, tanto para la comunidad científica como para la población general (sensibilización), ya que posibilitan la investigación, tanto para acercarse al conocimiento del origen de la enfermedad como de la posibilidad de intervenciones en salud pública. Todo esto para llegar a lo que se ha denominado equidad en salud, que implica alcanzar el máximo potencial de salud independientemente del grupo social al que se pertenezca o donde vivamos.

Por último, esta reflexión de Erich From: “el egoísmo que genera el sistema hace que los gobernantes antepongan su éxito personal a su responsabilidad social”.

El impacto psicológico de la Covid19 no es igual en todas las clases sociales