viernes. 24.05.2024
19 de julio de 1890 de Las Dominicales del Libre Pensamiento
'Las Dominicales del Libre Pensamiento' del 19 de julio de 1890

Necesitamos tu ayuda para seguir informando
Colabora con Nuevatribuna

 

@Montagut5 | En distintas ocasiones la Masonería española actuó en momentos de especial dificultad como en catástrofes naturales o por epidemias. En este apunte nos hacemos eco de lo que planteó la Masonería de Palma de Mallorca en previsión de que el cólera llegara a Baleares.

Al parecer, las distintas logias se habían puesto de acuerdo para dirigirse al alcalde de la ciudad con el fin de comunicarle que todos los fondos producidos por el tronco de beneficencia de dichas logias, es decir, el dinero que los masones aportaban en las tenidas (también conocido como “tronco de la viuda”), serían invertidos en adquirir materiales que pudieran hacer falta a los enfermos pobres si la epidemia de cólera invadía la ciudad. Los masones mallorquines eran previsores, como vemos.

Los masones mallorquines indicaban al alcalde que no hacía falta que fueran avisados ni que se les recodara su ofrecimiento porque allí donde hubiera una necesidad estarían para intentar ofrecer ayuda

Además de este socorro de tipo material se había acordado que los masones acudirían personalmente a socorrer a todas las personas que necesitasen ayuda sin excepciones de ningún tipo, porque se afirmaba que para la Masonería “todo hombre sean cuales sean sus opiniones, aun el que nos odie, desprecie o persiga, es y ha sido siempre nuestro hermano”.

Los masones mallorquines indicaban al alcalde que no hacía falta que fueran avisados ni que se les recodara su ofrecimiento porque allí donde hubiera una necesidad estarían para intentar ofrecer ayuda, sin buscar alabanza ni agradecimiento alguno. Se trataba de cumplir con un deber. En todo caso, avisaban que si la autoridad municipal consideraba que si los masones podían prestar algún servicio que a ellos se les hubiera pasado no debía dudar en que se pondrían a su disposición. Para ser operativos se había decidido que las logias se constituirían desde que apareciera el primer caso de cólera en sesión permanente en un punto céntrico de la ciudad, y que sería puesto en conocimiento de la Alcaldía.

Hemos consultado el número del 19 de julio de 1890 de Las Dominicales del Libre Pensamiento.

Los masones mallorquines contra el cólera a fines del XIX