martes. 23.07.2024

“Si Europa no está en el camino del examen de conciencia, esta vez se convertirá en un enemigo de la humanidad en su conjunto, no sólo del Sur Global”. Matteo Cappasso


Volvemos al colonialismo. Cierto que el neocolonialismo nunca desapareció. Las antiguas potencias coloniales como Francia, Gran Bretaña, Bélgica, Italia o España de una u otra manera han seguido jugando su rol colonialista sobre África, Oriente Próximo, América Latina o alguna otra zona de Asia. Contando esta vez con el apoyo de los EEUU que en otras épocas critico el colonialismo europeo olvidando sus propias aventuras coloniales en la antigua América hispana.

La Unión Europea, EEUU e Israel las nuevas potencias coloniales se atribuyen una superioridad moral y cultural sobre el resto del mundo, no exenta de racismo y de supremacismo. Pero en el fondo, su voluntad no es “evangelizadora” y “democratizadora” sino de enriquecimiento económico, control de las rutas comerciales, las materias primas de las que las potencias colonialistas o bien carecen o bien son altamente deficitarias. La riqueza está en el Sur global y ellos lo saben, aunque sus pueblos lo ignoren. Se trata de una pura y dura operación capitalista de dominio sobre el mundo en beneficio exclusivo de las oligarquías blancas judeocristianas.

En Israel se practica una cruel y dura colonización contra el pueblo palestino negando sus derechos democráticos y vitales

Las y los socialistas desde tiempo de Marx y Engels siempre se han opuesto al colonialismo. Cierto es que sectores poco formados y con poca visión de transformación social del socialismo mantuvieron en Europa posturas que favorecían el hecho colonial, hay que reconocerlo. Pero nunca fue esa la postura del socialismo de clase y marxista y como ejemplo el PSOE de Pablo Iglesias siempre se opuso tanto a la guerra colonial de España en Cuba como a la inútil guerra del protectorado español en Marruecos. El movimiento obrero español luchó sin paliativos contra esta guerra colonial impulsada por Alfonso XIII y Juan March.

Pero esa no es la respuesta política actual ni del reino de España ni de la Unión Europea ni la de sus rectores los neocons, globalistas y trumpistas juntos de los EEUU.

Veamos, en Israel se practica una cruel y dura colonización contra el pueblo palestino negando sus derechos democráticos y vitales. Se coloniza sus territorios al igual que hicieron los blancos protestantes en los territorios indios de Norteamérica, los españoles en América o los franceses en Argelia, los británicos en Sudáfrica y Zimbabue… Los diferentes casos de apartheid se dieron y se dan. Pero no pasa nada y Europa se cree con superioridad moral todavía.

España ha tratado de colonizar económicamente mediante bancos, telefónica, Repsol etc. varios estados de América latina con suerte desigual y la casa real borbónica sigue pensando que juega un papel en esas tierras, a pesar de los grandes revolcones que se ha llevado en especial en sus potencias más importantes e independientes y sigue con su altanera incapacidad de pedir perdón por tanto crimen. 

Lo de Francia como diría el castizo, es de traca. Mantiene tropas de la Legión Extranjera en varios estados africanos, sigue poseyendo colonias. Tropas europeas acuden en auxilio de Francia estando también destinadas en África jugando un papel colonial incluidas tropas españolas. Pero resulta que cuando estas son expulsadas por incapaces y representar un peligro para su independencia, el control de su propia riqueza natural y sus materias primas, Europa y lo que es peor los progres españoles hacen causa común con el colonialismo francés y no con los pueblos colonizados. Pero eso sí, sus ONGs gubernamentales se preocupan mucho por quienes llegan huyendo de la miseria y las guerras que Europa ha provocado, cosa buena si no hacen de ello negocio, pero no apoyan a los movimientos anti neocoloniales y a personas claves de esta situación como Ibrahim Traoré entre otras y otros.

Las oleadas de la pobreza nadie las podrá parar, excepto que los movimientos de liberación triunfen y lleven justicia y paz donde Europa robo y expropio

Se escandalizan las potencias coloniales de otras que nunca lo han sido y construyen puertos y ferrocarriles en África, haciéndolo por que llenan un hueco de inversiones que el continente necesita o el hecho de que ciertas compañías mercenarias sean más eficaces luchando contra el ISIS que los soldaditos europeos. Porque las excolonias del Sahel luchan de verdad contra el ISIS no solo de postureo.  

Europa y EEUU están recibiendo su propia medicina con la llegada masiva de personas que huyen de la violencia, el hambre, los sátrapas pro-occidentales que ellos financian y que saltan muros y ríos en EEUU o cruzan el mar hacía Europa, sin miedo a la muerte porque nada tienen que perder, igual que el pueblo palestino. Las oleadas de la pobreza nadie las podrá parar, excepto que los movimientos de liberación, independencia económica y política triunfen y lleven justicia y paz donde Europa robo y expropio.

También aquellos que traicionaron a los árabes tras la primera Guerra Mundial, crearon el mandato de Palestina, se inventaron estados árabes para dividirlos y luego tras la segunda guerra mundial crearon el estado de Israel. El gendarme occidental/OTAN en oriente próximo que puede resultar muy caro. Ahora el mundo del SUR, la mayoría del mundo comienza a organizarse por su cuenta y los dirigentes occidentales en lugar de buscar soluciones justas siguen enviando tropas y armas para defender las colonias.

La historia nos enseña que todas las potencias colonizadoras al final pierden y que todos los imperios caen. También nos enseña que los pueblos cuando luchan por su independencia si pueden lo hacen mediante acciones no violentas aunque sean difíciles, cuajadas de crímenes, duras como India o Sudáfrica, pero si tienen que recurrir a la lucha armada también triunfan, como en Colombia-Venezuela, Argentina, Vietnam, Argelia, Angola, Kenia… ¿a dónde empujamos a Palestina? 

El colonialismo en auge: la historia de un fracaso anunciado