domingo. 21.07.2024
Chile_50_aniversario_golpe
Acto oficial celebrado en Santiago de Chile.

Javier M. González | @jgonzalezok |
Gabriela Máximo | @gab2301 | 

Chile recordó este lunes el 50 aniversario del sangriento golpe de Estado, que implantó una implacable dictadura de 17 años, encabezada por el general Augusto Pinochet. Y lo hizo en un clima de enfrentamiento y desacuerdo entre el gobierno y la derecha sobre la interpretación de lo acontecido hace ya medio siglo. El ambiente de polarización se reflejó directamente en los actos oficiales, que fueron boicoteados por la oposición. Los grupos políticos no se pusieron de acuerdo sobre una declaración conjunta de condena al golpe como deseaba el gobierno de Gabriel Boric y cada uno manifestó sus distintas visiones sobre lo que pasó en el gobierno socialista de Salvador Allende, el golpe civil militar que lo derrumbó y los 17 años de dictadura que siguieron.

“En estos últimos meses hemos visto con dolor, con preocupación, que se promueva un revisionismo histórico, se ha intentado invertir la responsabilidad de la tragedia que vivimos en los últimos 17 años más oscuros de nuestra historia”, dijo la senadora Isabel Allende, hija del ex presidente Allende. La hija menor del fallecido presidente, muerto el día del golpe en el Palacio de la Moneda, fue una de las invitadas de honor del acto que se desarrolló en la plaza situada frente a la entrada principal de la sede del gobierno. Su intervención fue una de las más conmovedoras, en un acto cargado de emociones y de gestos.

La derecha viene promoviendo un debate sobre la responsabilidad del golpe. Horas antes de comenzar los actos de este lunes, un comunicado de la UDI (Unión Democrática Independiente), insistía en culpar al gobierno encabezado por Allende, acusando a la Unidad Popular de quebrantar la democracia, haciendo del 11 de septiembre algo inevitable.

El presidente Gabriel Boric señaló a este respecto: “Es muy importante afirmar con claridad que no es separable el golpe de Estado de lo que vino después, desde el mismo momento del golpe de Estado se violaron los Derechos Humanos de los chilenos y las chilenas (…) Nos rebelamos cuando nos dicen que no había otra alternativa, por supuesto que había otra alternativa”.

El gobierno pretendía que todo el arco político participara este 11 de septiembre en un acto conjunto, con la firma de un documento de compromiso en defensa de los derechos humanos y la democracia. Pero los sectores de la derecha no quisieron participar en un acto en el que se haría un homenaje a Allende, insistiendo en que la culpa del golpe fue del propio gobierno de la Unidad Popular.

Ante la falta de acuerdo, un documento similar llamado Por la Democracia Siempre fue firmado por el presidente Boric y sus antecesores en democracia: Eduardo Frei, Ricardo Lagos, Michelle Bachelet y el conservador Sebastián Piñera. En el documento, los ex mandatarios y Boric se comprometieron a cuidar y defender la democracia, condenar la violencia y fomentar el diálogo, defender y promover los derechos humanos y fortalecer el multilateralismo entre los Estados.

“Ellos tendrán que dar las explicaciones de por qué no firmaron el compromiso y por qué no están acá compartiendo con mandatarios y ex mandatarios de centroderecha que quisieron venir acá”, dijo el senador Juan Ignacio Latorre, del Partido Revolución Democrática.

Al acto en la mañana del 11 frente al Palacio de la Moneda no solo faltó la oposición, también fue significativa la ausencia de las autoridades militares. Solo se vio un uniforme, sentado en la primera fila, el que portaba el director general de Carabineros (policía militarizada), general Ricardo Yáñez. Al tratarse de una actividad oficial, se invitó a los comandantes en jefe de las tres armas, Ejército, Fuerza Aérea y Armada, pero declinaron la invitación. Ya el 30 de agosto pasado no participaron en el lanzamiento del Plan de Búsqueda, lanzado por el gobierno para establecer el paradero de los desaparecidos, generando incomodidad en el ejecutivo. 

"LA DEMOCRACIA NO ESTÁ GARANTIZADA"

El acto que reunió a algunos ex presidentes de la región y al ex presidente del gobierno español Felipe González, tuvo un momento especialmente conmovedor cuando a las 11.52 se pidió a los asistentes un minuto de silencio, justo en el momento en que 50 años antes comenzaba el bombardeo del Palacio de la Moneda, por parte de los aviones Hawker Hunter.

El presidente Gabriel Boric, de 37 años, tenía 4 cuando Chile retornó a la democracia en 1990. En su discurso, se dirigió a los jóvenes como él, que no vivieron la experiencia de la dictadura. Pidió que piensen en sus madres y padres o en sus abuelos, y que cuiden de la democracia. “La democracia no está garantizada”, afirmó.

No solo el presidente no había nacido cuando se produjo el golpe, tampoco el 75% de los chilenos, lo que explica en parte algunos resultados de encuestas recientes. La última, de Cadem, conocida en la víspera del 11 y dedicada a la conmemoración de los 50 años del golpe, mostró que el 51% de los consultados consideraron que el golpe del 73 era inevitable. En cuanto a quién había sido responsable, el 44% apuntó a Augusto Pinochet y las Fuerzas Armadas, frente a un 39% que señalaron a Salvador Allende y el gobierno de la Unidad Popular


javier_m_gonzalez


Javier M. González | Corresponsal de RNE en América Latina y en Alemania. Cubrió información de Chile desde la transición hasta la muerte de Pinochet.


gabriela_maximo


Gabriela Máximo | Periodista brasileña de política Internacional. Cubrió diversos acontecimientos en América Latina y África para Jornal do Brasil y O Globo.


Chile recuerda los 50 años del golpe con emoción y el boicot de la derecha