martes 22.10.2019

Argentina en emergencia alimentaria

Para Mauricio Macri y su gabinete, “no existe hambre en Argentina, sino que se trata de una maniobra electoral de la oposición”
Argentina en emergencia alimentaria

Presionado por todos los sectores políticos y eclesiásticos, finalmente el gobierno argentino decretó la emergencia alimentaria. Ahora el oficialismo, que negó sistemáticamente la grave situación por la que atraviesan millones de personas en el país, deberá reasignar partidas presupuestarias por 10.400 millones de pesos para paliar la urgencia de los sectores más vulnerables de la sociedad. 

Argentina no fue escenario de una guerra ni tampoco de una catástrofe natural, que ameritaran una urgencia alimentaria. Sin embargo en tan sólo tres años y ocho meses de gobierno, el modelo neoliberal impulsado por Mauricio Macri incrementó la pobreza y la indigencia, arrojando como consecuencia una estadística que incluye la desnutrición de miles de niños y la extrema pobreza en la que han caído millones de familias.

La aprobación fue unánime: 61 votos a favor; sin votos en contra ni abstenciones. Pero el tablero electrónico de la votación no reflejó la confrontación de modelos económicos que se dio en el debate a poco más de un mes de la elección que definirá el nuevo Gobierno para los próximos cuatro años. De los trece oradores que tuvo la sesión, doce fueron opositores y el oficialismo solo se reservó la palabra final para el cierre del debate.

Si en la Argentina, que produce alimentos para más de 40 millones de personas, hubo que exigir una ley de emergencia alimentaria, es evidente que la crisis social producida por Cambiemos es extremadamente grave

Si en la Argentina, que produce alimentos para más de 40 millones de personas, hubo que exigir una ley de emergencia alimentaria, es evidente que la crisis social producida por Cambiemos es extremadamente grave. La política económica de Macri elevó la cifra de pobres al 35 por ciento. Con el agravamiento de la crisis económica, una inflación sin control, incrementos de precios de alimentos y servicios, la pobreza se disparó, alcanzando a más de 13 millones de ciudadanos, a los que se suman 2,7 millones de indigentes.

La crisis es peor que la acaecida en el país en 2001, durante la presidencia de Fernando de la Rúa. El último dato oficial sobre el aumento de la pobreza en Argentina es el indicador económico que remite a dicha crisis. No se registraba una variación tan marcada de un año a otro desde 2001, cuando los indicadores sociales reflejaron las consecuencias de lo que se transformó en un estallido social. En esa ocasión la pobreza había aumentado alrededor de 20 puntos.

El oficialismo aceptó firmar el decreto de emergencia alimentaria. Pero lo hizo negando las evidencias. Para Mauricio Macri y su gabinete, “no existe hambre en Argentina, sino que se trata de una maniobra electoral de la oposición”. Una clara muestra del negacionismo que ha caracterizado al gobierno nacional, incapaz de hacerse responsable de ninguno de los desastres que ha provocado.

Argentina en emergencia alimentaria
Comentarios