miércoles 20.11.2019
POBREZA Y HAMBRE EN ARGENTINA

El gobierno argentino se niega a declarar la emergencia alimentaria

El gobierno argentino se niega a declarar la emergencia alimentaria

La creciente y alarmante cifra de argentinos con hambre impulsó a la Iglesia Católica a exhortar al gobierno nacional para que declare la “emergencia alimentaria y nutricional”. Sin embargo, y a pesar del duro documento enviado por la Comisión Episcopal, en el que se puntualiza la grave situación por las que atraviesan millones de argentinos, Mauricio Macri parece decidió a continuar profundizando la catástrofe social que su política económica ha provocado.

El reclamo que la Iglesia Católica hizo público el pasado 30 de agosto hace hincapié en la necesidad de paliar las consecuencias de un modelo que ha empujado a la pobreza a más de cinco millones de personas. “Solicitamos que se dispongan las medidas necesarias para declarar la emergencia alimentaria y nutricional en todo nuestro país”, puntualiza el texto que, además, sostiene que “es urgente implementar una canasta básica de Primera Infancia con productos esenciales que puedan ser distribuidos gratuitamente y/o a costo subsidiado”.

Lo de Macri no se trató de un fracaso económico, sino de un exitoso saqueo

Pero la prioridad de Mauricio Macri no es paliar el hambre que ha provocado; de modo que de momento la respuesta del oficialismo ha sido la provocación y la mofa expresada a través de Miguel Ángel Pichetto, candidato a vicepresidente en la fórmula encabezada por el actual presidente, y el Secretario de Cultura, Pablo Avellutto. Ambos funcionarios declararon que “no existe tal emergencia”, y que, en todo caso, se trata de “una maniobra de la oposición” para perjudicar al gobierno de Mauricio Macri.

w2

Lo cierto es que en algún momento el oficialismo deberá hacerse responsable del creciente número de niños con desnutrición, de las miles de familias que pasan hambre, que han sido expulsadas a la calle; deberá hacerse responsable de las muertes que ha provocado y que ya se pueden contabilizar.  

Podría creerse que el gobierno de Mauricio Macri fracasó, sin embargo no se trata más que de un rotundo éxito. El plan de los empresarios que ofician de ministros no era sino incrementar sus patrimonios desde el Estado, y lo han hecho con la anuencia de los medios de comunicación que silenciaron cada uno de los graves hechos de corrupción a los que, en el peor de los casos, prefieren denominar “conflicto de intereses”. Este nuevo proceso neoliberal que finalizará el 10 de diciembre deja tras de sí un desastre social sólo comparable con el padecido por Argentina en 2001. Lo de Macri no se trató de un fracaso económico, sino de un exitoso saqueo.

El gobierno argentino se niega a declarar la emergencia alimentaria
Comentarios