martes. 23.07.2024
NO DESCARTAN OTRA HUELGA GENERAL

Sindicatos advierten del riesgo de un nuevo conflicto por la negociación colectiva

Los líderes sindicales, Ignacio Fernández Toxo (CCOO) y Cándido Méndez (UGT) instan al PSOE a evitar un ‘cambio de cromos” con CiU que endurezca la reforma de los convenios. 

Los líderes de CCOO y UGT, Ignacio Fernández Toxo y Cándido Méndez, han instado al Gobierno a evitar endurecer la reforma de los convenios, si se quiere evitar un nuevo conflicto de orden laboral. Las centrales reaccionan así a las informaciones que indican que el Grupo Socialista estudia aceptar un posible “trueque” que ponga fin a la llamada ultraactividad de los convenios. El cambalache vendría forzado por los nacionalistas catalanes de CiU, que exigen participar en la reforma a cambio de su apoyo al último decreto laboral.

Los sindicatos, que anunciaron además un calendario de movilizaciones contra la reforma de la Constitución que limita el déficit, advirtieron este miércoles al Ejecutivo sobre los efectos que provocaría un endurecimiento de la reforma de la negociación colectiva a su paso por el Congreso como proyecto de ley.

Según algunas fuentes, el grupo socialista parece dispuesto a introducir modificaciones en la recta final del trámite en el Congreso de la reforma de los convenios, que tiene el próximo 10 de septiembre un nuevo hito con el cierre del plazo de presentación de enmiendas. A cambio, según estas fuentes, los nacionalistas estarían dispuestos a prestar sus votos para la convalidación del decreto laboral aprobado en el último Consejo de Ministros, y que incluye un nuevo contrato de formación y el fin de las trabas al encadenamiento de contratos temporales.

Las centrales temen que los nacionalistas exijan a cambio de su apoyo al decreto laboral un endurecimiento en la reforma de los convenios. En concreto, las centrales recelan de que CiU exija la liquidación de la llamada ultraactividad de los convenios, que impide que se haga ‘borrón y cuenta nueva’ en los derechos de los trabajadores en caso de que las partes se nieguen a renovar el convenio. Para los sindicatos, el fin de la ultraactividad, reclamado por los sectores más duros de la patronal, supone el fin de la negociación colectiva.

Toxo y Méndez no descartaron este miércoles convocar una huelga general si los socialistas aceptan el fin de la ultraactividad. Aunque eludieron precisar qué tipo de acciones se reservan en tal caso, sí advirtieron de que el endurecimiento de la reforma de la negociación colectiva “recrudecería” el conflicto abierto con el Gobierno desde mayo de 2010, que ya provocó una huelga general en septiembre del año pasado.

“Eso son palabras mayores”, precisó hoy Toxo, el líder de CCOO que se mostró muy crítico con un Ejecutivo “agotado” y al que acusó de retrasar sin motivo la convocatoria electoral, que debería haberse producido antes del próximo 20 de noviembre.

“Si esta transacción está en la mente de alguien estamos hablando de palabras mayores”, insistió Toxo. “Nos parecería mal que las diferencias con determinados grupos se resolvieran con un trueque en la tramitación de la reforma de la negociación colectiva”, advirtió también el líder de UGT, Cándido Méndez.

La "chapuza" del contrato de formación

Preguntado por una posible huelga general, Toxo dijo que los sindicatos van a “esperar”. Además, afirmó que el nuevo contrato de formación y el fin de las trabas a la temporalidad con medidas “muy duras”, aunque advirtió de que el real decreto ley, que entró este miércoles en vigor tras su publicación en el BOE, “podría decaer” si el Gobierno no encuentra apoyos en el Congreso para su convalidación.

“Es imposible que entre en vigor el contrato formativo”, añadió Toxo, en referencia a la nueva modalidad contractual tildada de “chapuza” por los líderes sindicales, que afirmaron que “no es el modelo alemán”.

Toxo y Méndez criticaron la falta de previsión del Ejecutivo en torno a la formación prevista para los jóvenes que firmen estos contratos. El líder de UGT explicó que los empresarios “se han negado” a proporcionar la formación teórica que exige este contrato, un 25 por ciento del total del tiempo de trabajo, y dudó de que los servicios públicos de empleo sean capaces de facilitar esa instrucción.

Según los sindicatos, el nuevo contrato de formación para jóvenes sin formación es un “contrato basura” que prevé extender el período de aprendizaje “hasta los 33 años”. Toxo ha avisado de que el nuevo contrato de formación será "el fracaso de la Seguridad Social" y ha dicho que va hacia un modelo de contrato único que "piden algunos sectores" y que el PSOE "pone la alfombra" a reformas de mucho "mayor calado" a otros que "si llegan a gobernar se sentirán legitimados para realizar".

En cuanto al encadenamiento de los contratos temporales ha reprochado al ministro de Trabajo, Valeriano Gómez, que haya olvidado que fue la "medida estrella" que pactó tras nueve meses negociación entre 2005 y 2006.

Sindicatos advierten del riesgo de un nuevo conflicto por la negociación colectiva