domingo 5/12/21
gestaha

La principal clave para dilucidar si el ex president puede ser acusado de delito fiscal es averiguar el origen de los fondos

El próximo día 26 de septiembre, Jordi Pujol comparecerá ante el Parlament catalán para dar cuenta de la polémica desatada a raíz de su comunicado difundido en julio, en el que aseguraba haber ocultado la herencia paterna durante más de treinta años en el extranjero. Aunque desde entonces se ha hablado mucho sobre la posible cuantía de los fondos evadidos, la principal clave para dilucidar si el ex president puede ser acusado de delito fiscal es averiguar el origen de los fondos.

En el caso de que sólo se trate de los cuatro millones de euros cuya regularización anunció Pujol en julio, en este asunto se habría evitado el delito al realizarse de forma voluntaria -mediante declaraciones complementarias-, aunque no se libraría de pagar la cuota impositiva pendiente junto al correspondiente recargo, dado que los bienes en el extranjero no declarados se consideran incrementos de patrimonio no prescritos. Además, al ser voluntaria, también existe la duda sobre si se puede imponer o no una sanción.

En el caso de que se le impusiera una multa -cuyo importe ascendería al 150% de la cuota de impuestos evadida-, los abogados de Pujol la recurrirían casi con total seguridad, por lo que al final serían los tribunales los que decidirían.

Sin embargo, estos son los supuestos en el caso de que todo el dinero oculto se ciña a esos cuatro millones de la herencia que mencionó Pujol en su comunicado. Pero, ¿y si se confirman las informaciones que publican diversos medios de comunicación en las que se hablan de otras cuentas en el extranjero y otras operaciones de la familia?

En este caso, tras las pertinentes investigaciones policiales y judiciales, podrían aflorar posibles hechos delictivos, aunque para saberlo hay que vencer los escollos impuestos por la justicia andorrana, que ya ha manifestado que solo colaborará con la justicia española si el posible delito de blanqueo de capitales atribuido a los Pujol está asociado a otros casos de corrupción.

Y, a esto, también habría que sumar la opacidad de los paraísos fiscales en los que los Pujol podrían tener supuestamente su fortuna oculta. Ahí la batalla promete ser más dura y larga, pero para agilizar las investigaciones el Ministerio de Hacienda que dirige Cristóbal Montoro tiene que abandonar su miopía y trabajar en este tipo de asuntos no sólo a instancias de la Justicia. Debe dedicar más esfuerzos a investigar y perseguir la evasión fiscal de grandes fortunas como los Pujol. Y debe hacerlo a partir de su propia iniciativa.

Contesta Carlos Cruzado, presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)

¿Puede ser acusado Jordi Pujol de delito fiscal?
Comentarios