sábado. 20.04.2024

Portugal ha eludido concretar cuánto dinero pedirá a la Unión Europea y al Fondo Monetario Internacional (FMI). Tiene claro, sin embargo, que necesitará la ayuda internacional durante años para hacer frente a su crisis de deuda, según afirmó el ministro de Finanzas del Gobierno luso, Fernando Teixeira dos Santos.

El tamaño de la ayuda se determinará tras el "trabajo técnico" que deben desarrollar las autoridades portuguesas y las europeas, señaló Teixeira a la entrada de la reunión informal de ministros de Economía de la eurozona que se celebra este viernes, consagrada al rescate de Portugal.

"No vale la pena especular. El país necesita una asistencia no sólo para seis meses sino para un plazo más prolongado, un programa con un horizonte más amplio", reiteró.

Finlandia pide un ajuste más estricto

Portugal se vio obligada a pedir ayuda esta semana tras negar el Parlamento el pasado 23 de marzo su respaldo al plan de ajuste presentado por el presidente, José Sócrates. Tras esa decisión, el detonante que disparó la petición de ayuda fue el anuncio de la banca portuguesa de negarse a comprar deuda soberana del país.

Ahora, Portugal deberá aprobar a cambio del rescate de la UE y del FMI un plan de ajuste más estricto que el que tumbó el Parlamento, según auguró este viernes el ministro finlandés de Economía, Hyrki Katainen.

"El plan debe ser realmente estricto porque de lo contrario no tiene sentido avalar el crédito de nadie", afirmó Katainen.

Por su parte, el ministro de Finanzas sueco, Anders Fog, ha acusado a Portugal de "políticas irresponsables". "Han perdido mucho tiempo con esta crisis política y ello ha provocado miles de pérdidas de empleos en Portugal y Europa porque es un problema que debió resolverse hace meses", ha insistido.

Pese a las críticas, Fog no ha descartado que Suecia, que está fuera de la eurozona, dé un préstamo bilateral a Portugal como ya hizo con Irlanda, aunque ha dejado claro que ello dependerá del análisis de la Comisión, el Banco Central Europeo y el FMI sobre el estado de las finanzas portuguesas.

El rescate costará hasta 85.000 millones

El rescate de Portugal podría costar entre 80.000 y 85.000 millones de euros, según estimó este viernes el ministro belga de Finanzas, Didier Reynders. El comisario de Asuntos Económicos, Olli Rehn, ha confirmado haber recibido la petición de ayuda de Lisboa y espera un mandato de los ministros de Economía para negociar el plan de ajuste que deberá cumplir Portugal a cambio de la asistencia.

"Son unas cifras razonables", ha dicho Reynders al ser preguntado por si el rescate oscilará entre 80.000 y 85.000 millones. El primer ministro luxemburgués y presidente del Eurogrupo, Jean-Claude Juncker, había cifrado la ayuda en 75.000 millones, pero se ha negado este viernes a confirmar esta cantidad.

La dotación del rescate se determinará tras evaluar "las auténticas necesidades de refinanciación" de Portugal, ha señalado, sin precisar ninguna cifra. Eso sí, ha dicho que se tratará de un programa "multianual" sometido a "condiciones".

Por su parte, la ministra de Economía francesa, Christine Lagarde, ha señalado que "hay una solidaridad muy fuerte y buena voluntad de todo el mundo de apoyar a quien está en problemas". Pero ha dejado claro que Portugal deberá decidir medidas de ajuste a cambio de la ayuda recibida.

Salgado descarta el contagio a los bancos españoles

La vicepresidenta económica del Gobierno español, Elena Salgado, descartó el jueves que la petición de asistencia formulada por Portugal vaya a afectar negativamente a los bancos españoles dado que su exposición a la deuda portuguesa no supera los 6.000 millones de euros.

"Nos hemos separado completamente de esa posibilidad gracias al trabajo que hemos venido haciendo", ha dicho la vicepresidenta al ser preguntada por si la solicitud de Lisboa acerca el rescate para España.

Salgado se mostró convencida de, tras Portugal, ningún otro país de la eurozona necesitará ser rescatado.

"Las inversiones que han hecho nuestros bancos, los créditos que han dado a empresas portuguesas, no tienen por qué verse afectados por esta petición de ayuda financiera", ha insistido.

Salgado considera que el hecho de que el Gobierno portugués esté en funciones hasta las elecciones del 5 de junio no dificultará la tramitación del rescate.

Portugal se convertirá en el tercer país de la eurozona rescatado, tras Grecia (que ha recibido 110.000 millones de euros) e Irlanda (85.000) millones de euros.

La presidencia húngara descarta que se vayan a adoptar decisiones en este Ecofin, aunque asegura que el procedimiento para activar la ayuda será "muy rápido".

Se ha descartado la posibilidad de un crédito puente o de préstamos bilaterales para cubrir el periodo hasta el 5 de junio, como quería Sócrates. Será una ayuda del fondo de rescate de 750.000 millones de euros creado el pasado mayo.

Portugal cree que necesitará ayuda varios años