miércoles. 22.05.2024
PROPONEN UN PLAN DE CRECIMIENTO Y EMPLEO EN EUROPA

La izquierda alemana (SPD) propone un ambicioso plan de crecimiento y empleo en Europa

En un documento al que ha tenido acceso nuevatribuna.es, los líderes del SPD alertan de que una política basada exclusivamente en la reducción del gasto público puede ser letal para el futuro de Europa.
El vicepresidente del SPD, Walter Steinmeier

“Aquellos que causaron la crisis y aquellos que se beneficiaron de ella tienen que contribuir a pagar los costes de la crisis”

Europa se encuentra en una encrucijada. El último consejo europeo celebrado en Bruselas no sirvió más que para que los jefes de Estado y de Gobierno de los Veintisiete intercambiaran opiniones sobre la fórmula ideal para salir de la crisis después de comprobar que las políticas basadas exclusivamente en ajustes no han logrado resolver el meollo de la cuestión. La austeridad ha dado paso a un tibio debate sobre el crecimiento que sigue siendo visto con recelo por la derecha europea encarnada en la figura de Angela Merkel. Pero algo ha empezado a moverse. La victoria en Francia de François Hollande ha roto la entente franco-alemana que Nicolas Sarkozy no se atrevió a fracturar. Italia tampoco está por la labor de seguir a pies juntillas las directrices de la canciller; mientras que en Grecia, el dilema reside en conocer qué resultados se obtendrán en las nuevas elecciones convocadas en junio y su posible salida del euro.

Ante este panorama, la socialdemocracia europea comienza a alzar la voz con un claro y nítido mensaje dirigido a los mercados y en defensa de un modelo social, el europeo, que ahora se encuentra seriamente amenazado.

“Las consecuencias económicas y sociales de una política basada exclusivamente en la reducción del gasto público son fatales. Europa corre el peligro de desintegrarse. En los últimos dos años la crisis europea no ha cedido, por el contrario, ha empeorado, y los riesgos de crédito por los que Alemania debe responder no han disminuido, sino que han aumentado considerablemente”. Así reza el encabezado de un documento elaborado por el Partido Socialdemócrata de Alemania (SPD) al que ha tenido acceso nuevatribuna.es.

El texto, firmado por el presidente de SPD, Sigmar Gabriel Frank, el vicepresidente, Walter Steinmeier, y el exministro de Finanzas Peer Steinbrück, pone en solfa las políticas de ajuste impuestas por el gobierno alemán y propone un ambicioso plan de crecimiento y empleo en Europa para salir de la crisis. Los socialistas alemanes alertan de las altas cifras de paro citando expresamente a España, Grecia, Portugal e Irlanda y denuncian que “el aumento de la deuda pública después de 2008 se debe sobre todo a que los Estados se han visto obligados a rescatar bancos y a responder por créditos malos en el sector privado”. Por ello, apelan a que, “aquellos que causaron la crisis y aquellos que se beneficiaron de ella tienen que contribuir a pagar los costes de la crisis”, y añaden que “particularmente en los casos de Irlanda y España el sector bancario ha sido y sigue siendo el centro de la crisis”.

Los dirigentes del SPD sostienen que un “un endeudamiento excesivo hace que los Estados dependan peligrosamente de los mercados financieros y a largo plazo es antisocial, ya que cada vez más dinero de los contribuyentes se transfiere a los inversores en forma de una carga creciente de intereses”. Por ello, defienden que una reducción de la deuda “sólo será posible con dinamismo económico y con crecimiento en nuevos sectores innovadores y sostenibles”.

”Es inaceptable que el Estado pague los platos rotos y responda por la ruleta financiera. Exigimos una separación de bancos comerciales y bancos de inversión”

El partido socialista alemán demanda un programa europeo de “emergencia” para luchar contra el desempleo, especialmente entre los jóvenes con el objetivo de reducir a la mitad el paro juvenil en Europa en los próximos cinco años. Dicho programa estaría financiado con recursos hasta ahora no asignados del Fondo Social Europeo (FSE). En este marco, los países miembros deberían dar prioridad a ciertas políticas como facilitar la movilidad a nivel europeo, a través de una mejor homologación de las calificaciones profesionales y creando un fondo de movilidad que ofrezca, por ejemplo, cursos de lenguas; garantías para los jóvenes que asegure el derecho a la formación; una alianza europea para la formación y el empleo; así como la promoción de jóvenes emprendedores; o la expansión del servicio voluntario europeo y de los programas ERASMUS y LEONARDO.

En segundo lugar, el SPD apuesta por una lucha eficaz contra la crisis bancaria y del mercado financiero. “Por culpa de los errores de la política conservadora en Europa se apoyó a los bancos en vez de ayudar a la gente en los países afectados por la crisis como Grecia, Irlanda, Portugal y España (…) Los bancos son rescatados a costa de los Estados y de los contribuyentes sin que se haya adoptado una regulación efectiva ni se hayan tomado medidas para evitar futuras crisis. Hay que poner fin a esto”, subrayan. Al respecto plantean la introducción de una tasa europea para las transacciones financieras; y acabar con el rescate de los bancos infracapitalizados a través de garantías del Estado”, aún a costa de que algunas entidades vayan a la quiebra: ”Es inaceptable que el Estado pague los platos rotos y responda por la ruleta financiera. Exigimos una separación de bancos comerciales y bancos de inversión”, afirman. También defienden una supervisión bancaria a nivel europeo para asegurar que los bancos estén al servicio de la economía real; una regulación efectiva de la banca en la sombra; y una agencia europea de calificación que evalúe la solvencia de los países, como contrapeso a las agencias privadas de calificación, que con sus evaluaciones sentencian el futuro de los Estados.

"La condición es que Europa encuentre en esta crisis la fuerza y la solidaridad para actuar conjuntamente y tomar la dirección correcta. Si fracasa, la amenaza es la desintegración y la renacionalización”

“En lugar de apostar todo a las cartas de la desregularización y del desmontaje social –señala el documento- el programa europeo de crecimiento y empleo debe orientarse hacia la innovación, la renovación ecológica y las inversiones en la economía real”. De ahí la necesidad de crear un fondo europeo de inversión y reconstrucción y utilizar “de manera más eficaz” los fondos estructurales de la UE, cuyos recursos que todavía deben ejecutarse hasta finales de 2013 ascienden a 232.000 millones de euros. Asimismo, se apuesta por fortalecer el Banco Europeo de Inversiones (BEI); establecer un gravamen a los mercados financieros; introducir bonos de proyectos europeos; y apoyar a la administración pública, con el fin de que los recursos adicionales puedan ser movilizados y empleados eficazmente.

En suma: reorientar Europa a través de una unión económica, financiera y social cuyas decisiones sean vinculantes, con impuestos comunes y un plan coordinado para luchar contra la evasión y el fraude fiscal.

En este apartado, como puntos a destacar figura la idea de la corresponsabilidad de la deuda: “Necesitamos un fondo europeo de amortización de la deuda con responsabilidad conjunta para aquella parte de las deudas públicas pendientes que excedan el 60% del PIB, acoplado a un plan vinculante de reducción de la deuda que comprometa a los países respectivos”, aseguran, al tiempo que apelan por un cambio estructural en el presupuesto de la UE; una política industrial común fuerte; reformas estructurales para fortalecer el Estado de Derecho y la competitividad; construir una unión social europea, además de la económica y la financiera; y un pacto de estabilidad social para Europa.

“Europa puede convertirse en precursor global de un modelo de prosperidad sostenible que evite la división social de la sociedad y que ofrezca una mayor estabilidad económica gracias a mejores oportunidades de participación para más gente. La condición, sin embargo, es que Europa encuentre en esta crisis la fuerza y la solidaridad para actuar conjuntamente y tomar la dirección correcta. Si fracasa, la amenaza es la desintegración y la renacionalización. Solamente unida y anclada firmemente en la UE, tiene Europa una oportunidad en la competencia global de ideas y valores, de política y economía. Tenemos que ser conscientes de que solamente juntos podremos construir un mejor futuro, en una Europa unida, democrática y social”, concluyen.

La izquierda alemana (SPD) propone un ambicioso plan de crecimiento y empleo en Europa