Nuevatribuna

CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE GESTHA

¿Cuándo se acabará con la brecha salarial?

Al ritmo actual, harían falta 615 años para eliminarla en el caso extremo de Galicia.

Al ritmo actual, harían falta 87 años para eliminarla, aunque en casos más extremos como el de Galicia se tardaría 615 años y en La Rioja, 421 años

Una marea de mujeres, y de hombres, volverá a cubrir las calles en señal de protesta contra las desigualdades que persisten en la sociedad. Y es precisamente en el mercado laboral donde se localizan algunas de las más acuciantes. De hecho, según nuestros cálculos, las mujeres ya cobran casi 4.900 euros menos que los hombres.

De los últimos datos disponibles en la AEAT se desprende que la brecha salarial se ensanchó en 104 euros en 2017 con respecto al año anterior. Y es que, aunque las diferencias de sueldo entre unos y otras se redujeran un 15% entre 2005 y 2015, desde entonces no han dejado de aumentar. Es más, en los tres últimos años se ha incrementado en 229 euros.

Entonces, ¿cuándo se acabará con la brecha salarial? Al ritmo actual, harían falta 87 años para eliminarla, aunque en casos más extremos como el de Galicia se tardaría 615 años y en La Rioja, 421 años. De ahí, la urgencia de tomar medidas para reducir drásticamente esos plazos de tiempo necesarios para fulminar estas desigualdades, a lo que contribuiría -entre otras medidas- el aumento de plazas en escuelas públicas infantiles de 0 a 3 años y en centros especializados para la atención y cuidado de personas mayores o dependientes. 

La extensión de los permisos de paternidad de forma progresiva desde las 5 hasta las 8 semanas, 12 en 2020 y 16 en 2021, la obligatoriedad de que las empresas tengan un registro con los sueldos desagregados por sexo para evitar discriminaciones y de que deban incluir auditorías salariales en los planes de igualdad, así como la financiación por el Estado de las cuotas de la Seguridad Social de los cuidadores no profesionales de personas dependientes son, sin lugar a dudas, un primer paso. Aunque habría que dar, y deprisa, muchos más. Por ejemplo, estaría pendiente la aprobación de la desgravación en el Impuesto sobre Sociedades -que preveía el rechazado proyecto de ley de Presupuestos Generales del Estado para 2019- para aumentar la presencia de mujeres en los consejos de administración de las grandes empresas.

Los datos muestran que la brecha salarial aumenta con la edad, intensificándose con las edades en las que se concentra la maternidad y el cuidado de los mayores, produciéndose así los saltos más significativos a partir de los 36 y 46 años. Sin embargo, las mayores diferencias de sueldo entre unos y otras se localizan a partir de los 65 años, una edad en la que la brecha supera los 11.400 euros. 

Las causas de esta injusticia se deben, por un lado, a que las mujeres ocupan mayoritariamente los trabajos más precarios. Por otro, al techo de cristal, ya que a partir de los 60.000 euros anuales apenas copan un tercio de los puestos de trabajo. Por ello, y en defensa de la igualdad real entre mujeres y hombres, urge acelerar la puesta en marcha de medidas que puedan cicatrizar una brecha que, de lo contrario, lamentablemente, seguirá sangrando otros muchos años más.

gestha200

Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)