CONTESTA CARLOS CRUZADO | GESTHA

¿Cuáles son los sectores económicos que presentan una mayor brecha salarial?

Si los gobiernos no aprueban políticas eficaces de igualdad, la brecha salarial tardará casi siete décadas en cicatrizar.

La mayor brecha salarial en términos absolutos se da en la actividad financiera y aseguradora, y la menor en términos relativos en el sector primario

El jueves, 8 de marzo, pasará a la historia reciente de España. Cientos de miles de mujeres se manifestaron para alzar la voz y protestar contra la discriminación de género. Las calles se tiñeron de violeta. Y el clamor por la igualdad sonó y resonará en cada familia, pueblo, ciudad… y también en muchas empresas, donde se localizan importantes y preocupantes diferencias de sueldo entre unos y otras.

En este sentido, y aunque el paro laboral convocado por el movimiento feminista a través de la Comisión 8 de marzo tuvo un seguimiento numérico desigual por varios motivos, las masivas concentraciones deberían servir como acicate para que en el debate político se incluya la equiparación salarial y, consecuentemente, los distintos partidos apliquen medidas para reducir las diferencias salariales en un plazo razonable de tiempo.

Los motivos de que las mujeres cobren casi un 30% menos que los hombres -de acuerdo a nuestro último Informe Brecha salarial y techo de cristal- residen tanto en que hay una mayor tasa de mujeres en situación de temporalidad y de contratos a tiempo parcial cuyos ingresos anuales no superan el umbral del Salario Mínimo Interprofesional (SMI), como en la menor proporción de mujeres ocupando los puestos mejor retribuidos. No obstante, la brecha también varía en función de la comunidad de residencia, de la edad, del nivel de sueldo y, tal y como demuestra nuestro informe, del sector económico.

Así, la mayor brecha en términos absolutos se da en la actividad financiera y aseguradora; ya que se trata del sector en el que a pesar de que es donde más cobran las mujeres –en términos medios-, pero aun así ganan menos de la mitad que los hombres. En concreto, la brecha escala por encima de los 15.800 euros. Además, aunque en este tipo de empresas las mujeres cobran, de media, 31.211 euros, este sector sólo aglutina al 2,7% de las asalariadas.

Pero la mayor brecha, en términos relativos, se encuentra en el sector primario. Para ser más exactos, la brecha asciende hasta el 64,3% en las actividades agrícolas, ganaderas y pesqueras, en las que las mujeres cobran casi 3.000 euros menos que los hombres. En el otro lado de la balanza, las menores diferencias se encuentran en el sector de la construcción e inmobiliario, donde las mujeres –que de media ganan 16.687 euros- cobran 445 euros menos que los hombres, por lo que la brecha es del 2,7%, aunque esta menor desigualdad solo afecta al 3,4% de las mujeres asalariadas.

Por otra parte, las diferencias salariales que afectan a un mayor número de mujeres trabajadoras (al 30,7% de ellas) se encuentran focalizadas en el sector de servicios sociales como la educación, las actividades sanitarias, la administración pública, la defensa y la seguridad social, que son prestados principalmente por las Administraciones públicas españolas.

De ahí, la complejidad de pedir o exigir medidas contra la brecha salarial y el techo de cristal en las empresas. Y es que ya dijo Albert Einstein dar ejemplo no es la principal manera de influir sobre los demás, sino que es la única. Más vale que los Gobiernos estatal y autonómicos no escatimen financiación para aprobar políticas eficaces de igualdad y que se demuestre voluntad política para empezar a cerrar una brecha que sigue sangrando demasiado. Porque de no ser así tardaría casi siete décadas en cicatrizar.

gestha200

 

Contesta Carlos Cruzado

Presidente de los Técnicos del Ministerio de Hacienda (GESTHA)