<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
sábado. 04.02.2023

La historia que se da en los países occidentales de Europa está centrada solamente en el eurocentrismo y si da algo del Oriente Próximo es debido al origen de la religión cristiana. Como verán últimamente publicó artículos relacionados con grandes imperios existentes en Asia, con la finalidad de que se tenga un mayor conocimiento histórico y del que apenas se sabe en Europa.

Ahora haré tres artículos sobre Corea, El primero es sobre la reina Myeongseong y le seguirá otro sobre la dinastía Joseón y un tercero sobre las realidades políticas económicas y sociales de esta dinastía.

Nació el diecinueve de octubre del año 1851, en la actual Yeoju, en una de las familias nobles de Corea. La familia Min era muy poderosa y contaba con muchos burócratas altamente posicionados y tuvo a dos consortes de reyes, la reina Wongyeong esposa de Taejopng de Joseon, y la reina Inhyeon, esposa de Sukjong de Joseon. 

Retrato de la reina Min
Retrato de la reina Min

Como vemos, el clan Min mantenía altos mandos dentro de la corte de los Joseon y que había perdido poder en el momento del nacimiento de Myeongseong, manteniéndose al margen de la realeza. La joven fue educada por su madre tras la muerte prematura de su padre. Tenía entonces ocho años y su educación atrae, gracias a su intelecto, la atención de su tía Yeoheung Budaebuin, mujer del príncipe regente Heungseon y madre del rey Gojong. 

El futuro rey Gojong, asume su poder a la edad de doce años apoyado por su padre Heungseon Daewongun, nombrado anteriormente regente. Éste decide casar a su hijo, de catorce años, con una noble de la familia Min, de la misma familia que su esposa la reina. Su madre y su tía la describieron de forma persuasiva, era huérfana y poseía hermosos rasgos, un cuerpo sano y un nivel de educación normal.

La futura reina consorte Myeongseong resulta ser la candidata perfecta pues la familia Gojong no tendría que preocuparse de que la futura reina tuviera apoyo de su familia para crear conexiones con su poder político, muy común en la época.

La madre del futuro rey Gojong enseguida pensó en Min como la esposa ideal para su hijo. La elección de Min como futura esposa real agradó también al regente, puesto que reunía las cualidades que se pretendían en una futura reina: era noble, estaba sana y gozaba de una buena figura.

Casa natal de la emperatriz
Casa natal de la emperatriz

La unión entre la futura reina Myeongseong y el emperador Gojong tuvo lugar en marzo del año 1866. Myeongseong se convirtió a la temprana edad de dieciséis años en la esposa del rey Gojong con quince años.

La peluca que suelen usar las novias en las bodas reales era muy pesada y ella era delgada y aparente frágil por lo que una alta dama de la corte sostenía desde la espalda la pesada peluca durante la ceremonia.

La primera impresión que dio Myeongseong en el palacio fue de ser dócil y ella trató de ser una buena nuera. Cuando se casó, Gojong ya había favorecido a la concubina Yi Gwi, que pertenecía a otro clan. El día de su boda, Gojong no fue a la habitación de la nueva reina, sino a las habitaciones de la concubina Yi Gwi.

Los funcionarios más antiguos enseguida se dieron cuenta de que la nueva reina era una mujer asertiva y ambiciosa, a diferencia de otras reinas que le precedieron.

Más adelante, en el año 1871, la reina Myeongseong dio a luz a su primer hijo, aunque falleció unos días después de nacer. Hubo sospechas de que Daewongun, padre del emperador Gojong, mató al niño como represalia por haber perdido el puesto de regente con la subida al poder de la reina Myeongseong.

La reina Myeongseong, resultó ser una mujer fuerte y ambiciosa totalmente contraria a todas las reinas que la precedían hasta el momento. No era una reina que participara en muchas fiestas y actividades en la corte, como tenía que hacer una reina para convertirse en el icono del país.

La emperatriz Min, no cumplió las expectativas de quienes esperaban que fuera una dama de la alta sociedad, asistiendo a los eventos sociales, manteniendo amistades con otras damas de alta cuna y marcando tendencias, pues resultó no tener ningún interés en ese papel, y se dedicó a autoformarse en todos los ámbitos posibles; historia, ciencia, cultura, religión, etc. 

Se dedicó a leer y estudiar, actividad reservada para los hombres, convirtiéndose así en una figura importante del país, superando a su marido e interviniendo para que Corea mantuviera su equilibrio y negociando con sus países vecinos, el imperio ruso, el imperio chino de la dinastía Qing y con Japón.

Ese gusto por el conocimiento era algo tradicionalmente reservado para los hombres y muy pronto el príncipe regente empezó a ver a su nuera como una amenaza. A lo largo de su reinado, su poder y presencia en los asuntos políticos y de la corte se hace más fuerte, hasta que estalla la guerra chino-japonesa y el colonialismo alcanza Asia Oriental, causando posteriormente la muerte de la emperatriz.

El edificio donde los asesinos japoneses mataron a la emperatriz
El edificio donde los asesinos japoneses mataron a la emperatriz

Con el paso de los años su suegro, Daewongun, ya la veía como una entrometida en asuntos políticos. Llegó incluso a acusarla de tener problemas de salud y ser incapaz de dar a luz a un heredero sano, por lo que pidió a una concubina que diera a luz al heredero en lugar de la reina, con el propósito de ocupar su legítimo lugar. 

Myeongseong obtuvo con los años el respaldo de oficiales e ilustres pensadores para enfrentarse a su suegro y lograron finalmente que Daewongun abdique como rey regente y todo el poder recayera a Gojong, su marido.

Empezó a ganarse la confianza de los altos funcionarios de la Corte y colocó a varios miembros de su clan en puestos claves del gobierno con el objetivo de que su esposo Gojong pudiera reinar en solitario sin cortapisas de ningún tipo. 

Al final, con la aprobación del rey, en el año 1873, el antiguo regente abandonó la Corte y Min se hizo con el control, dirigiendo el país junto a su marido. Nada más lograr expulsar de la Corte al príncipe regente, Min desterró a la concubina real y a su hijo.

Con estas expulsiones, la emperatriz consorte obtuvo el control total sobre su Corte y colocó a miembros de la familia en puestos de máximo poder. Además, la reina era mucho más activa en política que su marido Gojong.

Esta reina supo ostentar el poder en una época en la que las mujeres debían permanecer en silencio mientras sus esposos, hijos o nietos gobernaban. 

Gojong y la reina Myeongseong encargaron, en el año 1877, una misión encabezada por Kim Gi-su para estudiar la occidentalización japonesa y sus intenciones para Corea.

Otra misión está bajo el mando de Kim Hongiip que fue a Japón en el año 1881. Estos se sorprendieron de lo grande que se habían convertido las ciudades japonesas y donde las principales ciudades coreanas como Seúl y Busan parecían vestigios del pasado.

China ya no era la potencia hegemónica de Asia Oriental en aquellos momentos y Corea ya no tenía la superioridad militar sobre Japón El imperio ruso comenzaba a extenderse hacia Asia.

Kim aconsejó a Corea adoptar una política prochina, manteniendo también lazos con Japón. Al mismo tiempo, se aconseja una alianza con Estados Unidos para protegerse contra Rusia y se aconsejó la apertura de relaciones comerciales con los países occidentales y adoptar tecnología occidental.

La aristocracia coreana se oponía a la apertura hacia Occidente y esta oposición fue aprovechada por el exregente Heungseon Daewongun para ponerse al frente de los aislacionistas, afirmando que los bárbaros occidentales difundirían mensajes subversivos como el catolicismo o el protestantismo.

Durante el periodo de reinado de Myeongseong, hubo un gran flujo de pensamientos, tecnología y sobre todo nuevas culturas y religiones. Se introdujo, en el año 1884, con la llegada de Horace Newton Allen, el cristianismo y junto con el soporte de la reina consorte, llegan más misioneros cristianos, con el propósito de expandir sus creencias.

Muchos misioneros católicos hicieron contribuciones significativas a la modernización del país. Los conceptos de igualdad, derechos humanos y libertad junto a la participación de hombres y mujeres en actividades religiosas eran nuevos en Corea.

Se introdujo la medicina moderna en Corea al establecer la primera clínica médica real occidental en febrero del año 1885. Se publicó el primer periódico en Joseon. Fue como un boletín oficial del gobierno y se publicaba tres veces al mes e incluía noticias contemporáneas del día, ensayos y artículos sobre occidentalización y noticias de una mayor modernización de Joseon. 

Se estableció una escuela palaciega dirigida por un misionero norteamericano y junto a otros tres misioneros desarrollo un plan de estudios. La escuela tenía dos departamentos, uno de educación liberal y otro de educación militar Los cursos se impartieron totalmente en inglés.

Se importaron armas modernas de Japón y de Estados Unidos en el año 1883. Se crearon fábricas de armas y nuevos uniformes militares en el año 1884. Se pidió la venida de instructores militares norteamericanos para acelerar la modernización militar de Corea.

La economía coreana en el año 1883 ya no se encontraba en una situación de monopolio que habían ejercido los japoneses anteriormente. La mayor parte de la economía coreana estaba en manos de empresarios nacionales y el resto entre las naciones occidentales y japonesas. Se creó la moneda llamada tangojeon en el año 1884. La inversión occidental también comenzó a afianzarse en el año 1886.

Fomentó el comercio y los contactos con potencias occidentales, con el objetivo de expulsar a los japoneses del país, que hasta ese momento tenían el monopolio del comercio. Además, Min quería llevar a cabo en Corea reformas educativas y sociales, entre las que se incluía la igualdad de sexos, con el objetivo de otorgar a las mujeres plenos derechos, algo totalmente revolucionario para la época. Promovió la tolerancia religiosa y el pluralismo en el país coreano, a pesar de ser ella misma una devota budista.

Tuvo lugar poco tiempo después una misteriosa explosión que provocó un devastador incendio en el dormitorio de la Reina en palacio. Sin embargo, nadie salió herido. Posteriormente, un paquete bomba hizo explosión en las dependencias de una prima real, ésta y su madre murieron a causa del atentado, No había pruebas sobre estos hechos, pero en el palacio se acusaba al antiguo regente.

Los supuestos asesinos de la reina Min se tomaron una fotografía frente al edificio del periódico Hanseong en Seúl
Los supuestos asesinos de la reina Min se tomaron una fotografía frente al edificio del periódico Hanseong en Seúl

Cabe decir que el cristianismo fue duramente perseguido en el año 1866, bajo el gobierno de Heungseon Daewongsun. Pese a lo arraigado que estaba esta religión durante la dinastía Joseon, Myeongseong nunca se declaró como tal, sino que fue una ferviente devota budista con influencias del chamanismo y del confucianismo. Toda ella representaba un modelo de tolerancia hacia las demás culturas y religiones.

Estalla la guerra sino-japonesa por el control de la península de Corea en el año 1894, y la derrota de China rinde el país ante el colonialismo y el comercio con Occidente, al igual que Corea. 

Los japoneses deciden anexionar la península de Liaodong, que pertenecía a China, según el Tratado de Shimonoseki en el año 1895, lo cual no interesaba ni a Francia, ni a Alemania, ni a Rusia pues suponía una barrera para su plan de expansión comercial y dominio colonial. 

El gobierno Meiji de Japón consideró a la emperatriz. Myeongseong un obstáculo para su expansión en el extranjero. Los esfuerzos por sacarla de la política, realizados a través de rebeliones fallidas impulsadas por el padre del rey Gojong, que trabajaba para los japoneses le obligaron a tomar una posición más dura contra la influencia japonesa.

El emperador Gojong y la emperatriz Myeongseong
El emperador Gojong y la emperatriz Myeongseong

La emperatriz Myeongseong y por tanto Corea, respaldó a Rusia enfrentándose así al Imperio Japonés. Por medio estaban las intenciones de conquista japonesa de la península de Corea, el rechazo de la emperatriz y su apoyo a Rusia supone un impedimento para los planes nipones y los enfrenta todavía más.

El ocho de octubre del año 1895, diez asesinos junto con Miura Goro, general de la armada imperial japonesa, y bajo sus órdenes, entraron en el palacio imperial de Gyeongbokgung y fueron hasta el pabellón Okho-ru, es decir, los aposentos de la emperatriz. Tras matar a tres damas de compañía, la violan y la apuñalan hasta la muerte, después llevaron su cuerpo al bosque y lo quemaron. 

Miura Goro había sido nombrado ese año enviado extraordinario y plenipotenciario en Corea, lo que le sirvió para acercarse a la corte y a la emperatriz Min. El proyecto se pudo llevar a cabo gracias a la ayuda del Hullyeondae, que era el regimiento del ejército coreano entrenado por el ejército japonés, los cuales abrieron las puertas del palacio a la banda de asesinos.

El Gobierno japonés negó rotundamente su participación en el asesinato, sin embargo, Japón se vio obligado a realizar un juicio debido a la presión internacional. Se convocaron a Miura Goro y sus cómplices a juicio, pero pese a los testimonios de los testigos que presenciaron el asesinato, no fueron condenados debido a falta de pruebas.

La península de Corea inició en ese momento sus cuarenta años de dominación japonesa, con todo lo que ello implicó.

Se cree que el motivo principal del asesinato fue la visión negativa de la reina sobre la relación entre Corea y Japón. Los japoneses se presentaron ante el emperador pidiéndole que pasara a ser su estado tributario, pero Corea creía que estaba al mismo nivel que Japón y lo rechazó. 

Poco después, los japoneses enviaron barcos de guerra a Corea con la intención de que ellos aceptaran ser su estado tributario. Triunfaron en el segundo intento pero la reina no estaba de acuerdo y empezó a relacionarse cada vez más con el imperio ruso y a hacer tratos con ellos, haciendo que los japoneses quisieran acabar con ella y el poder que ella ejercía en las relaciones de Corea. 

El asesinato de la reina causó un aumento de los sentimientos anti-japoneses en Corea, haciendo igualmente aumentar la tensión entre Rusia y Japón. Algunos coreanos crearon el ejército Justo de Eulmi y organizaron protestas por todo el país

Gojong y el príncipe heredero se refugiaron en la Embajada de Rusia en Seúl en el año 1896, volviendo un año más tarde para declararse Emperador de Corea, con el respaldo de Rusia. 

Ordenó entonces, buscar los restos de la reina Min y darles un funeral apropiado, los restos fueron enterrados en el templo Jongmyo que se encuentra en Seúl y dónde siguen reposando en la actualidad, recibió asimismo el título póstumo de Emperatriz Myeongseong.

La victoria de Japón sobre Rusia en la Guerra Ruso-Japonesa de los años 1904 y 1905 obligó, según el Tratado de Portsmouth del año 1905, a ésta a reconocer los intereses de Japón sobre Corea. 

Corea fue anexionada por Japón poniendo fin a la dinastía Joseon en el año 1910, e iniciando a partir de entonces y hasta el fin de la IIª Guerra Mundial, ​ sus cuarenta años de dominación japonesa.

El emblema de la reina, se ha convertido en la actualidad en un icono popular de la sociedad surcoreana, representada en diferentes ámbitos y reformada a través de las telenovelas, videoclips y películas.

El musical “The Last Empress” del año 1995, la representó como una fuerza positiva y pionera, además de una figura de sacrificio, adquirió gran popularidad en el territorio. Inevitablemente, las motivaciones de KBS para producir un drama histórico “Empress Myeongseong” basado en la emperatriz estaba basada en una sensibilidad nacionalista, expresada en su deseo de revisar ese pasado fallido y curarlo a través de la imagen de la emperatriz. 

Una vez más la imagen de la emperatriz se reinventa y reinterpreta, en una película de género histórico y con tintes románticos, en el largometraje titulado “The Swword with No Name”. 

La reina Myeongseong, de la dinastía Joseon de Corea