lunes 28/9/20
MEMORIA DEMOCRÁTICA

Españoles capturados por los alemanes en la URSS (1942-1943)

Una muchacha desfila a la izquierda de la columna con gesto tan riguroso que parece vigilar amenazante a sus componentes. ¿Quiénes eran?

Foto ABC Repatriados Hendaya
Foto ABC Repatriados Hendaya

Este artículo es complementario con el de “Españoles en campos de concentración filandeses (1941-1943)” publicado el 28-5-2020  


Por la frontera de Hendaya, un frío día de diciembre de 1942, un grupo de chicas y chicos españoles, de entre quince y diecinueve años, entraba a paso de desfile. Visten camisa azul de falange y les precede un abanderado del que, por algún toque en su indumentaria, se deduce  prevalencia jerárquica sobre el resto.

Una muchacha desfila a la izquierda de la columna con gesto tan riguroso que parece vigilar amenazante a sus componentes. ¿Quiénes eran? ¿Por qué entraban desde la frontera de una Francia ocupada y territorio del gobierno colaboracionista de Vichi?

Con la salvedad del que encabeza la marcha y la que vigila la escuadra, estos jóvenes procedían de la Unión Soviética a donde fueron evacuados unos años antes, durante la guerra civil española. Estaban en las casas de niños y jóvenes españoles de Leningrado cuando Alemania invadió la URSS. Poco después la ciudad quedó cercada salvo por el Lago Ládoga.

Ciento noventa chicas y chicos de aquellos, fueron evacuados en marzo de 1942 y trasportados en camiones que rodaban sobre el hielo que cubría la superficie del lago hasta su orilla este desde donde fueron trasladados, en tren de mercancías, sobre vagones que ni tan siquiera tenían caja, únicamente la plataforma sin paredes. La temperatura era de muchos grados bajo cero y con la velocidad, la sensación térmica, todavía peor.

En una estación próxima a las montañas del Cáucaso las vías habían sido bombardeadas.  Tuvieron que continuar improvisando, a veces en camión, en barcas y a pie. Los alemanes avanzaban en aquella dirección y les alcanzaron cerca de un paso que los hermanos Rapp recuerdan que llamaban Pirebales. El grupo español huyó en desbandada, unos hacia los bosques, y otros hacia el río. Los rezagados fueron apresados y,  vía Polonia, fueron enviados a Berlín. Un total de quince según algunos documentos. Sin embargo a España, juntos por Hendaya, llegaron solo doce contando a la maestra que se quedó para ayudarles y fue capturada también. Probablemente tres de ellos quedaron en Berlín por algún motivo: Isidora Laregui Espina, Nestor Rapp Lantarón y Roberto Montes Rodríguez. Estos tres fueron incorporados, ya en Metz (Francia), a un grupo de prisioneros provenientes de Finlandia y llegaron a España en febrero de 1943.

Es preciso diferenciar a los quince apresados por los alemanes, de los procedentes de Finlandia capturados por los fineses, ya que estos últimos si fueron combatientes en el Ejército Rojo; no así los quince, con la salvedad de Eloy Álvarez que estuvo en el frente de Karelia donde fue herido y trasladado por los suyos al hospital. Cuando mejoró, aún convaleciente, fue llevado a La Casa de Jóvenes Españoles de Leningrado. Sin estar todavía recuperado se le incluyó entre los evacuados (i). El otro, José Luís Suarez Álvarez, también viajaba herido, aunque no figura en la relación de voluntarios; pudiera ser que se alistara con posterioridad o bien que fuese alcanzado en algún bombardeo sobre la ciudad. Es prácticamente seguro que ellos dos estuvieran entre los rezagados a causa de sus recientes heridas.

El domingo 18 de Octubre de 1942 el ABC titulaba la noticia: “Los niños españoles salvados en Rusia por los alemanes”. En el texto se afirmaba que los miembros de ese grupo “se han pasado a las líneas alemanas” y que “se hayan camino de Alemania”. En Berlín fueron entregados a la sección de falange española en aquella capital. Los informes sobre su actitud ideológica no debieron ser del gusto de la jefatura puesto que se demoró tres meses su envío a España.

Se hizo por parte del régimen el uso propagandístico que pudieron exprimir. Una de las chicas, de diecisiete años, fue entrevistada por la radio en Berlín con declaraciones contra la Unión Soviética. El nombre que le dieron a esta joven fue Carmen Janos (así figura en la noticia del ABC), realmente era Carmen de los Llanos Más, hija de Virgilio de los Llanos, un conocido dirigente comunista exilado en la URSS.

Los componentes del grupo que llegaron en enero de 1943 son.-

Adela Astigarraga, nacida en Madrid, 16 años

Araceli Fano, nacida en Madrid, 17 años

Augusta Capellán nacida en Bilbao, 15 años

Carmen de los Llanos Más, nacida en Madrid, 17 años *En el ABC Carmen “Janos”

Carmen Ríos Sánchez, nacida en Santander, 17 años

Eloy Álvarez, nacido en Asturias, 16 años

Emilia Duque, nacida en Gijón, 19 años

José Luís Suarez, nacido en Asturias, 17 años

Julia Martínez, nacida en Gijón, 18 años

Víctor Menéndez, nacido en Noreña (Asturias), 17 años

La maestra era Amelia González, nacida en la Felguera (Asturias), 35 años.

Y los tres que llegaron en febrero de 1943 aparte del grupo, ese mismo año, pero posteriormente:

Isidora Laregui   nacida en Barakaldo, 17 años

Néstor Rapp, nacido en Las Rozas (León), 15 años.

Roberto Montes, nacido en Gijón, 17 años.

¿Qué fue de ellos? Durante un tiempo estuvieron supervisados por la junta de protección de menores, después fueron enviados a sus familias a veces tíos ya que algunos estaban huérfanos. De la vida que llevaron solo contamos con esbozos de algunos de ellos:

 Carmen de los Llanos se carteó, en cuanto fue posible, con sus hermanos Virgilio y Carlos. A partir de los años 90 los tres hermanos vivieron es España.

Néstor Rapp fue reclamado por su madre pero no se lo entregaron al considerarla “desafecta”, denegándole la custodia. Fue enviado a un centro de Auxilio Social hasta la mayoría de edad que entonces era de veintiún años. Posteriormente, ya en los años sesenta, fue perseguido y  detenido por la policía acusado de actividades antifranquistas.

Eloy Álvarez, apodado El Ruso, y Roberto Montes, al poco de llegar, se incorporaron a la guerrilla en los montes Astur Leoneses fueron capturados y ejecutados en el sitio, en el año 1950. El cadáver de Eloy fue expuesto en su pueblo durante varios días prohibiendo, a la familia, retirarlo para darle sepultura hasta varios días después.

En estos últimos días hemos tenido constancia, a través de la Asociación Niños de Rusia, de que un nieto –Francisco Torre− de una de aquellas chicas: Carmen Ríos Sánchez, fue entrevistado por la agencia Sputnik relatando esa tremenda experiencia, el drama de la separación de sus cinco hermanos que vivieron y murieron en la Unión Soviética y nunca volvieron a verse. Una anécdota que muestra el impacto con el que tuvieron que convivir: “en una ocasión caminaban juntos y de repente la abuela le agarró la mano sin decir nada. Fue por haber oído hablar en alemán, es decir, el temor seguía vivo años después de que saliera del cautiverio nazi. Enhorabuena para esta y otras familias que continúan rescatando del olvido a estas víctimas de dos guerras.        


Firman este artículo Carolina García Fernández-M (Periodista) y Pablo Fernández-Miranda

(i) Estas referencias sobre Rapp son citados por Cimorra y Zafra en El sol sale de noche.


Tema relacionado: Novela 'Pisaré sus calles nuevamente'

Españoles capturados por los alemanes en la URSS (1942-1943)
Comentarios