sábado 04.07.2020

Macri in the ring of corruption

Un informe difundido por la cadena CBS ubica a Macri entre los tres gobiernos más corruptos del mundo.

Macri in the ring of corruption

La cadena CBS brindó un informe en el que ubicó al de Macri entre los tres gobiernos más corruptos del mundo.“The ring of corruption”, tituló Columbia

“No queremos más corruptos en el Argentina”, dijo al asumir la presidencia Mauricio Macri, sobre quien ya pesaban 212 procesamientos por causas tales como "estafa y asociación ilícita", "abuso de autoridad y violación de deberes de funcionario público", "enriquecimiento ilícito", "falsificación de documentos públicos", "amenazas y abandono de personas", entre otras.

Sin embargo, y gracias al silencio y a las manipulaciones de sus periodistas a sueldo -y a los jueces que ahora tienen la orden de inclinar la balanza hacia el lado conveniente-, Macri goza de una calma rayana a la que gozaría cualquier honrado, mientras que las acusaciones en su contra duermen en algún despacho desde mucho antes de asumir la presidencia del país.

El listado de ilícitos por los que Macri está procesado ruborizaría al mismísimo Al Capone. Aún así, el presidente se ha arrogado ahora el rol de adalid de la transparencia y ha comenzado una cruzada contra funcionarios del gobierno de Cristina Fernández de Kirchner, procesados por corrupción.

Las acusaciones más escandalosas, y que por supuesto los medios de comunicación afines al gobierno pretenden sepultar, pasaron casi desapercibidas; aún cuando revestían una gravedad tan escandalosa que, en un país “normal” – como gusta decir el presidente-,  hubiesen provocado su inmediata renuncia:

En abril de 2016 los Panamá Papers irrumpieron en los principales medios de comunicación de todo el mundo. La publicación desvelaba las múltiples cuentas offshore a nombre del presidente, su padre Franco Macri, y gente de su entorno. “No hay nada que explicar”, sostuvo el mandatario en respuesta a lo que en otros países había provocado levantamientos populares. Apenas unos meses más tarde, producto de la investigación acerca de la constructora Odebrecht, el jefe de la Agencia Federal de Inteligencia (AFI), y amigo íntimo de Macri, Gustavo Arribas, quedó envuelto en un entramado de coimas de una empresa a su nombre. Sin embargo, y mientras esto hubiese provocado un escándalo si los medios hubiesen explicado de qué se trataba, Macri salió indemne. Y, como si esto fuese poco, apenas unos meses más tarde el presidente condonó una deuda millonaria a la empresa Correo Argentino, cuyo dueño había sido nada más ni nada menos que Franco Macri, su padre.

A casi dos años de gestión, los casos que involucran al Presidente, y a su entorno más íntimo, son imposibles de justificar por los funcionarios nacionales que se esmeran en el uso de la dialéctica para persuadir acerca de la honestidad de Macri y, de este modo, ocultar que las cuentas offshore son parte de un extraordinario entramado de lavado de dinero, que Arribas actuó de intermediario en el pago de coimas, y que el Estado condonó una deuda millonaria al padre del presidente, estafando de esta manera a las arcar públicas.

Esta semana la periodista mejicana de la Agencia Notimex, Cecilia González, le preguntó a Macri acerca del blanqueo de dinero que benefició a su hermano Gianfranco Macri. “Usted resalta la transparencia de su gestión. Pero por decreto presidencial modificó la ley de blanqueo a través del cual su hermano logró blanquear más de 35 millones de dólares… ¿cómo puede explicarle eso a los argentinos?”. La respuesta de Macri no se hizo esperar: “Que mi hermano haya blanqueado es un derecho que le da la ley”. La ley que él mismo modificó por decreto y de la cual no sólo resultó beneficiado su propio hermano, sino también amigos y afines de Cambiemos entre quienes destaca Nicolás Caputo, amigo íntimo y socio, además de licitador de muchas de las obras que emprende el presidente.

Las declaraciones juradas del primer mandatario argentino tampoco cierran, aunque comparado con otros escándalos que no ven la luz, es apenas un detalle menor. Según periodistas de investigación que tuvieron acceso a documentos oficiales, unos meses antes de convertirse en presidente Macri presentó dos declaraciones juradas del mismo periodo con diferencias sustanciales entre una y otra. De modo que incurrió en el delito de "omisión maliciosa y falsedad ideológica" al presentar su declaración jurada patrimonial ante la Oficina Anticorrupción.

Será por estas cosas que la cadena CBS (Columbia Broadcasting System), brindó un informe en el que ubicó al de Mauricio Macri entre los tres gobiernos más corruptos del mundo. “The ring of corruption”, tituló Columbia, ilustrando la placa con las imágenes de los ilustres que, según la cadena estadounidense, poseen los mejores puestos en este ránking. Los medios de comunicación argentinos, mientras tanto, están avocados a la tarea de mostrar en vivo y en directo la caída de los funcionarios acusados de corrupción del gobierno de Cristina Kirchner. Una apuesta hacia el fin de la impunidad que en general se agradece. Como también se agradecerá que se inspeccione el buen funcionamiento de la balanza de la justicia, porque hasta el momento parece inclinarse siempre hacia el mismo lado. 

Macri in the ring of corruption
Comentarios