sábado. 13.07.2024
CEOE_GARAMENDI

La enmienda sobre los ERE introducida en la Ley de Empleo ha enfadado y mucho a la patronal que este miércoles anunciaba la ruptura del diálogo con el Ministerio de Trabajo al que quedar “invalidado como interlocutor fiable”.

El comunicado emitido conjuntamente por CEOE y Cepyme no deja lugar a dudas sobre el malestar de los empresarios con esta enmienda transaccional que devuelve al Gobierno el control de los despidos colectivos. Se trata de la modificación del artículo 51.2 del Estatuto de los Trabajadores que permitirá que sea la Inspección de Trabajo la que evalúe y dé conformidad a las causas alegadas por las empresas en los Expedientes de Regulación de empleo (ERE).

“Los empresarios españoles consideramos que la enmienda aprobada para reponer el control de las causas en los ERE es una traición al acuerdo alcanzado en la reforma laboral”, afirman. Los empresarios consideran que la actuación del Ministerio “supone una ruptura de la buena fe negocial, imprescindible en todo proceso de negociación”, por lo que se oponen a mantener la interlocución “por tramposa y contraria a la buena fe” hasta que haya una rectificación.

CEOE y Cepyme entienden que estos cambios legales “tienen como fin intervenir las decisiones empresariales” y además de “ser contraria” a la Constitución y al derecho a la libertad de empresa, “contraviene” la normativa europea “que no admite una regulación que sustraiga al empresario la facultad decisoria como establecen numerosas sentencias, entre otras, la sentencia del TJUE de fecha 21 de diciembre de 2016”, aseguran.

Ambas organizaciones empresariales se emplazan a debatir este asunto “dada su urgencia” en la próxima Junta Directiva de la CEOE que se celebra el 21 de diciembre.

A este ‘divorcio’ entre patronal y Trabajo se une la ruptura de la negociación salarial que desde hace meses mantienen CEOE y sindicatos. CCOO y UGT insisten en la necesidad de subir salarios ante la escalada de precios. En 2023 deberán renovarse hasta 1.200 convenios sectoriales por lo que resulta prioritario reactivar la negociación colectiva.

Los agentes sociales también están pendientes de la convocatoria del Gobierno para abordar la subida del SMI antes de final de año.

Tremendo enfado de la CEOE por la enmienda de la “traición”