sábado. 22.06.2024
yolanda_diaz_mocion_censura

Que el Gobierno se ha tomado en serio (y mucho) la moción de censura presentada por Vox ha quedado reflejado en la primera y larga sesión del debate celebrado este martes en el Congreso de los Diputados. Si el partido de Santiago Abascal pensó en algún momento que esta nueva arremetida (pese a saber que la tienen perdida) iba a ser un paseo militar se ha equivocado de lleno. Y no solo por la falta de concreción de sus propuestas que han dejado el camino expedito al presidente, sino también por presentar el que creían como caballo ganador, el candidato Ramón Tamames, que lejos de contraponer y discutir ideas y planteamientos, ha optado por ir reduciendo sus tiempos de intervención a la mínima expresión. ¿Cansancio quizá o indiferencia? A sus quejas por el “tocho” de la respuesta dada por Pedro Sánchez a su discurso, ha seguido un tono cada vez más condescendiente e incluso paternalista con el que la bancada de Vox se lo ha pasado en grande pero que ha dejado vacío de contenido el propósito que debe tener un instrumento democrático como es la moción de censura. A ello se ha referido la vicepresidenta segunda del Gobierno que cogía el testigo al presidente para subir a la tribuna y rebatir los argumentos con los que la ultraderecha pretende dar por muerto al Ejecutivo de coalición. Pero el muerto, al parecer, está muy vivo.

El repaso dado por Yolanda Díaz al profesor Tamames ha sido de nota y ha aguado en parte el guateque montado por los de Abascal. Más que una moción constructiva, ha sido una moción “destructiva” donde el candidato ha incumplido con el reglamento de la Cámara Baja que le obliga a presentar un programa de Gobierno. Esta ha sido la primera reflexión que ha hecho desde la tribuna la también ministra de Trabajo a la que Sánchez ha querido dar voz en el debate para rebatir al candidato, a los de Vox y ya de paso a un PP que, aún sin tener a mano a su líder Alberto Núñez Feijóo, ha estado también en el centro de gravedad del hemiciclo. A ellos se ha dirigido en varias ocasiones Yolanda Díaz, a “sus señorías de la bancada popular”, para advertirles que “queda Gobierno de coalición para mucho tiempo”.

Su intervención, como la de Sánchez, también ha sido larga, como el sopor de un candidato que tan solo ha acertado a reprocharle que estaba usando el debate para presentar su proyecto Sumar. Aunque eso es decir bien poco para lo mucho que ha planteado la vicepresidenta en un discurso donde ha puesto en valor no solo la gestión que atañe a su cartera, sino la labor de todo un equipo de Gobierno capitaneado por Sánchez.

Apelando de forma directa y personal al “profesor Tamames”, Yolanda Díaz ha desplegado el acervo constitucionalista que tanto gusta a Vox abanderar para reprochar a las derechas que “se les llene la boca de hablar de Constitución” cuando “son los mismos que en su día no votaron a favor de ella” además de utilizarla como “arma arrojadiza”. Una Carta Magna que define a España como Estado social e igualitario y que otorga al diálogo social y a los agentes sociales un valor fundamental, ha recordado Díaz que ha defendido las políticas puestas en marcha por el Gobierno “para mejorar las condiciones de vida de la gente” frente a las críticas de Tamames y sus “confusiones” a la hora de hablar del crecimiento económico, la deuda, censurar la subida del SMI o el gasto público entre otras cuestiones.

La ministra de Trabajo ha reprochado al “profesor Tamames” que no haya hecho alusión a la reforma laboral, al mecanismo de los ERTE habilitado en la pandemia para proteger a empresas y trabajadores, a la reforma de las pensiones recientemente aprobada, frente a la privatización del sistema que defiende Vox. Díaz tampoco ha olvidado criticar al candidato por llevar un discurso en el que las mujeres “están ausentes” y por “reprocharnos la baja fecundidad”, pese a lo cual, “le doy la bienvenida a 2023, bienvenido a la España de las mujeres”, ha sentenciado.

En su alegato en defensa de la acción del Gobierno que, según defiende, ha actuado con “eficacia y solvencia” y del que forma parte, Díaz ha querido agradecer de forma personal al presidente Sánchez “lo que está haciendo por nuestro país”, así como al resto de ministras y ministros a los que ha ido citando uno a uno, agradecimiento que también ha trasladado a los grupos políticos en el Congreso que han hecho posible la aprobación de una buena parte de las iniciativas legislativas impulsadas por el Ejecutivo.

“Ustedes representan en esta Cámara viejas añoranzas (…) Todo lo que dicen son autos de fe, son creencias, no es ciencia”, ha reprochado Díaz a Vox y a su candidato al que le ha insistido con dureza que el Gobierno “no merece una censura” y al que ha criticado por llevar como único punto de su propuesta convocar elecciones, una petición que secunda el PP que ya ha anunciado su abstención en la votación. Precisamente a los ‘populares’, Díaz les ha advertido de los peligros que pueden conllevar secundar discursos “hiperbólicos” y seguir la senda de la “regresión, la nostalgia del pasado y el revisionismo” que abandera la ultraderecha de Vox.

El repaso de Yolanda Díaz al profesor Tamames