lunes. 17.06.2024

Estos días, estamos asistiendo a un embrollo entre instituciones del Estado, como el Gobierno, el Congreso de los Diputados, el Tribunal Constitucional y el Consejo General del Poder Judicial, poniendo en primer plano de actualidad el tema de la Constitución. 

Pero poco se ha comentado, en los medios, que el martes, 20 de diciembre se desbloqueó en la mesa del Congreso, un Proyecto de Ley que estaba bloqueado desde septiembre del 2021. 

El proyecto fue presentado por el Gobierno para cambiar el artículo 49 de la Constitución, para quitar la palabra “disminuido” y sustituido por la de “personas con discapacidad”.

Aprovechando el plazo de enmiendas, quiero resaltar las presentadas por el Partido Nacionalista Vasco, con el reconocimiento del derecho a decidir del pueblo vasco, limitar la inviolabilidad del rey y suprimir el artículo 155. También el derecho de autonomía de las naciones y no como pone de las nacionalidades. En total han sido 11 enmiendas.

Por su parte, Junts per Catalunya también presentó 3 enmiendas, como la de que se expulse del CGPJ a los vocales con mandatos caducados.

Me gustaría recordar, que también hay un artículo de la Constitución, el 62J, donde se dice que “las Reales Academias, institución del siglo XVIII, están bajo el alto patronazgo de la Corona”, articulo que conlleva una grave falsedad histórica, y va contra la legalidad republicana. La verdad es que las actuales Reales Academias, fueron creadas por Franco, desde Burgos.

Muchas veces lo he explicado, ya que estas Academias fueron primero, suprimidas lo de “Reales” por un Decreto de la II República, firmado por su presidente, Manuel Azaña, en 1931 y luego posteriormente, en 1936, suprimidas. 

Desde el gobierno franquista ilegal de Burgos, se agruparon, de nuevo, como Reales Academias, en el Instituto de España, institución franquista creada en 1937, que posteriormente dio lugar a la creación a través de este IE, en 1938 del actual CSIC, que se apropió del patrimonio de la Junta para ampliación de Estudios. Mi abuelo, el eminente doctor Luis Calandre Ibáñez, fue el último subdelegado en Madrid, hasta el final de la guerra en abril de 1939.

En ningún caso, puede decirse que un decreto franquista, del 19 de mayo de 1938m disolvió a dicha JAE.

Sería un buen momento, para proponer que se modificara, lo de las Academias, en la Constitución, bien retirándose del texto, o al menos, que se suprimiera lo de "Reales". 

Parece que el gobierno va en la dirección opuesta, ya que recientemente, la ministra de Ciencia, anunció que se aumentaba un 30% la dotación presupuestaria para estas "reales" (y franquistas) instituciones.

¿Una oportunidad republicana para cambiar la Constitución?