miércoles. 21.02.2024
Pablo Iglesias, Ione Belarra e Irene Montero en el acto de clausura de la Uni de Otoño de Podemos | 6-11-2022. Mariscal| EFE

Mientras Izquierda Unida clausuraba sus jornadas “Nuevas derechas, viejas tempestades. Dar vuelta al momento reaccionario” en un local sindical del barrio de Arganzuela de Madrid, Podemos ha clausurado su Universidad de Otoño con un gran acto ante 1.200 personas en el Teatro Coliseum de la Gran Via madrileña. En ninguno de los dos debates ha participado Yolanda Díaz, pero sin duda la Ministra de Trabajo ha sido la destinataria de las palabras con mayor carga políica de los dirigentes de Podemos.

Pablo Iglesias ha tildado de "estúpidos" a quienes piensen que a Díaz le irá bien en las elecciones generales aunque a Podemos le vaya "mal en las municipales y autonómicas"

En un acto de reafirmación militante, con frecuentes apelaciones a la fuerza de su organización y a los logros conseguidos desde el 15-M, Pablo Iglesias en una larga intervención que ha clausurado el acto, ha reiterado que gracias a ellos hay un gobierno progresista, que no apoyaron como querían obligarles a aceptar un gobierno del PSOE con Ciudadanos ni aceptaron ser excluidos en un gobierno de coalición y dar su apoyo desde el parlamento a un gobierno monocolor del PSOE. 

Al PSOE le reprochó vetarle en su momento para entrar al gobierno y haber aceptado en la actualidad el veto al nombramiento de Victoria Rosell para el CGPJ, tratando de volver y fomentar los hábitos del bipartidismo.

Con la presencia e intervención de representantes de partidos de Brasil, Alemania, Portugal, Francia, Uruguay, Argentina e Italia  Podemos ha realizado una demostración de fuerza reiterando estár preparados y organizados para el próximo ciclo electoral, evitando mencionar por su nombre a la persona llamada en teoría a ser su candidata para las próximas generales. El presidente chileno Gabriel Boric ha enviado un breve saludo de ánimo y las referencias al triunfo de Lula en Brasil y a otras fuerzas progresistas latinoamericanas ha sido constante.

Con alusiones contínuas a un "renacimiento" de Podemos ha exigido "respeto" a su teórica candidata, con diversas fórmulas, más o menos explícitas.Con mayor contundencia que en estos últimos meses ha insistido que la formula de Sumar que pretende crear Yolanda Díaz no puede ir contra los partidos ya consolidados y que debe aceptar la formula de coalición que le han reiterado.

Hoy, han dejado entrever que están listos para enfrentarse a cualquier escenario, con Pablo Iglesias afirmando que Díaz sigue siendo su candidata, pero sin dejar de advertir de que "Podemos tiene que ser respetada", poniendo así en pie con una cerrada ovación a los militantes que asistían al acto. A través de la retransmisión en directo por You Tube han asistido unas 2.600 personas.

Pablo Iglesias ha tildado de "estúpidos" a quienes piensen que a Díaz le irá bien en las elecciones generales aunque a Podemos le vaya "mal en las municipales y autonómicas", y ha afirmado que "no hay discurso más reaccionario" que el que señala que los partidos políticos son el problema, también en alusión a Díaz, que les atribuye un rol secundario en el nuevo ciclo político. Ha recordado haber llevado al Gobierno a fuerzas que no compartían la "estrategia" de su partido, en referencia a Izquierda Unida. Podemos ha sido "generoso" y debe seguir siéndolo, aseguraba, sin dejar de marcar los límites a esa generosidad.

"Siempre hemos querido sumar (un guiño al nombre de la plataforma de Díaz) y hemos luchado por la transversalidad y la centralidad. Pero siempre hemos dicho que la centralidad no es el centro", apuntaba Monedero.

Todo, aprovechando para criticar la "ingenuidad estúpida" de quienes tuvieron miedo de posicionarse contra el envío de armas a Ucrania, o contra la OTAN, como sí hizo Podemos, de nuevo en alusión a la vicepresidenta segunda, que se desmarcó en esta materia. Ha dedicado una parte importante de su discurso a criticar al periodista de la sexta Ferreras así como a la propuesta realizada por el director de eldiario.es, al que ha definido como periodista progresista, de pedir al Rey que intervenga en la crisis del CGPJ. 

Las alusiones a Díaz fueron constantes, también en el discurso del cofundador del partido, Juan Carlos Monedero, que fue el primero en abrir el fuego: "Quien quiera liderar todo lo que no representan los viejos partidos tiene que estar a la altura de los retos y respetar a la fuerza política que más ha hecho desde la izquierda en la España reciente". "Quien no respete a Podemos, a nuestra alegría y a nuestro dolor, a nuestros éxitos y a nuestros fracasos", "no puede entusiasmar a los que se emocionaron con el proyecto de Podemos, y se equivoca", indicaba.

"Siempre hemos querido sumar (un guiño al nombre de la plataforma de Díaz) y hemos luchado por la transversalidad y la centralidad. Pero siempre hemos dicho que la centralidad no es el centro", apuntaba Monedero.

Antes de las menciones de Pablo Iglesias a Yolanda Díaz, la ministra de Igualdad, Irene Montero, centró su intervención en la defensa de la ley trans y contra la presidenta de la Comunidad de Madrid, Isabel Díaz Ayuso. Montero ha atribuido a Podemos buena parte de las políticas del Gobierno de coalición y ha insistido en la capacidad de su organización de conseguir metas que otros no se atreven a alcanzar por "el cinismo y la hipocresía política y mediática que demasiadas veces nos dice que no se puede", por "pereza" o por "miedo a intentarlo". 

En resumen un acto de gran relevancia política a las puertas de un nuevo ciclo electoral sobre el que todavía quedan muchas páginas por escribir en un escenario muy abierto ante la disparidad de criterios existente en ese espacio político.

Podemos exige "respeto" a Yolanda Díaz