lunes 06.07.2020

Podemos pone orden en sus organizaciones territoriales

Podemos pone orden en sus organizaciones territoriales

Construir un partido no es tarea fácil. Podemos ha afrontado en los últimos años diversas crisis, que unos llaman de crecimiento y otros de madurez. Después del conflicto más conocido que llevó a la creación de otra estructura política por el antaño número dos de Podemos, Iñigo Errejón, los enfrentamientos en las comunidades autónomas habían obligado a la dirección estatal a crear diversas gestoras.

Esa fase de interinidad y ordenamiento interno de fuerzas parece darse por concluida después de la celebración de la tercera Asamblea y de los congresos y votaciones realizados en la mayoría de los territorios. 

Por los resultados habidos que confirman las tesis de la dirección estatal cabe deducir que la presencia en el gobierno de coalición y la estrategia posibilista adoptada en el último periodo, lejos de pasar factura a Pablo Iglesias y su equipo, los ha fortalecido.

Los datos confirman que ha recuperado el control de la formación en las once Comunidades Autónomas en las que se ha celebrado el proceso de renovación de los cargos de dirección autonómica y en las que se han impuesto sus candidatos afines.

En casi todas estas Comunidades, Iglesias ha apadrinado candidaturas bajo su marca ‘Un podemos Contigo", con la que revalidó su liderazgo en la Tercera Asamblea Ciudadana Estatal telemática de mayo, y cuyos candidatos se han impuesto en el proceso autonómico abierto el pasado día 13 y que finalizó el miércoles 17 de Junio.

Por el contrario la organización creada por Iñigo Errejón se debate en la actualidad en su territorio más emblemático, Madrid, entre constituirse como partido político o continuar como movimiento lo que ha supuesto ya el abandono de algún cargo público en el Ayuntamiento de la capital.  No se conoce o por lo menos no ha sido dado a conocer cual es la estrategia futura de esta formación que después de su importante derrota en las elecciones generales y la pérdida del referente político de Manuela Carmena y el Ayuntamiento de Madrid, no ha sabido todavía encontrar su espacio. De las tres alternatiivas con que cuenta esta organización, consolidarse como partido político, iniciar un camino de acercamiento al PSOE o reintegrarse en las filas de Podemos, esta última parece la menos factible dada la dureza del reciente enfrentamiento tanto político como personal entre sus dirigentes.

Tras la asamblea de Podemos,  Vistalegre III –pospuesta por la pandemia del coronavirus, y que registró una participación muy baja–, Podemos ha retomado ahora las asambleas ciudadanas autonómicas para recomponer la organización en once de las diecisiete Comunidades Autónomas: Andalucía, Aragón, Cantabria, Cataluña, Castilla-La Mancha, Comunidad de Madrid, Comunidad Valenciana, País Vasco, Extremadura, La Rioja y Región de Murcia.

El partido morado había quedado descabezado y regido por gestoras o por direcciones interinas en la mayoría de los territorios, ya sea porque habían caducado los mandatos de las anteriores direcciones, como en Extremadura; o por la decisión de sus líderes de abandonar el partido, como la anticapitalista Teresa Rodríguez en Andalucía, u Óscar Urralburu, en Murcia, que dejó Podemos para acompañar al  Íñigo Errejón en su nuevo proyecto político.

En la mayoría de los casos la situación de vacío de poder se generó por disputas internas, como en Aragón, País Vasco, Cataluña, Cantabria o La Rioja; o por la dimisión de sus líderes, como en la Comunidad Valenciana o Madrid, donde Ramón Espinar dejó su cargo de secretario general autonómico por discrepancias nunca aclaradas con la dirección estatal tras la marcha de Íñigo Errejón.

Ahora, Iglesias y sus afines han logrado recuperar el control en esas once regiones y también hacerse por fin con ansiadas plazas como la andaluza, que los anticapitalistas, con Teresa Rodríguez al frente, llevaban dirigiendo desde 2015, o Cataluña y Aragón, donde siempre se habían impuesto candidaturas alternativas a la oficialista, que antes o después acababan cuestionando a la dirección estatal.

Todo hace pensar que se abre un periodo de tranquilidad en la organización interna de Podemos lo que posibilitará a su dirección centrarse en las tareas del gobierno de coalición y en impulsar un crecimiento ordenado.

En Andalucía, la diputada en el Congreso por Córdoba Martina Velarde será la encargada de sustituir a Teresa Rodríguez al frente del partido al haber obtenido el 72,8 % de los votos (5.573 votos), frente a María Jesús Castaño, con 931 votos (el 12,2 %) y de Miguel Aguilera con 635 votos (el 8,3 %).

En Aragón, liderará la formación la consejera autonómica Maru Díaz, que ha obtenido 1.267 votos (el 56,1 %), frente a la diputada en las Cortes de Aragón, Itxaso Cabrera, con 771 votos (el 34,2 %), y de Lorena López, con 219 votos (el 9,7 %).

El portavoz de Podemos en las Cortes de Aragón y ex secretario general del partido morado en la región, Nacho Escartín, rechazó liderar ninguna lista para ser coordinador general y ha participado en el proceso de la Asamblea Ciudadana Autonómica como candidato individual.

En Cataluña, la candidata respaldada por Iglesias, la diputada en el Parlament Concepción Abellán, será la nueva coordinadora autonómica, al haber obtenido 2.961 votos (el 64,4 %), frente a la ex secretaria general de Podem Noelia Bail, con 1.089 votos (el 23,7 %), y Manuel Galiñanes, con 323 votos (el 7%).

También ha vencido la candidata oficialista en el País Vasco, de modo que la diputada y miembro de su Ejecutiva Pilar Garrido estará al frente del partido al haber obtenido 1.371 votos (el 84,1 %), frente a los 260 votos (el 15,9 %) de María Luisa Gadea.

En la lista de Garrido figura la candidata a Lehendakari de Elkarrekin Podemos-IU, Miren Gorrotxategi.El último secretario general de la formación en esta Comunidad Autónoma, Lander Martínez, y su equipo presentaron su dimisión el pasado 27 de febrero, después de conocer los resultados de las elecciones internas de cara a los comicios del pasado 5 de abril –que se suspendieron por el coronavirus–, en las que fue elegida candidata a Lehendakari Miren Gorrotxategi, que se impuso a la aspirante apoyada por la Ejecutiva, Rosa Martínez.

En Castilla-La Mancha, el que fuera director general de Participación Ciudadana dentro del Gobierno de Emiliano García-Page, José Luis García Gascón, se ha impuesto, con 1.055 votos (el 54,6 %), a Helena Galán, exconcejala en el Ayuntamiento de Toledo y auxiliar de enfermería de profesión, que ha obtenido 876 votos (el 45,4 %).

En esta región, la cúpula de la formación morada dimitió en bloque tras el fracaso electoral del 26 de mayo, en unos comicios en los que perdió la representación parlamentaria que había ostentado en la última legislatura. García Gascón es el único que ha mostrado abiertamente su apoyo a Iglesias durante la campaña, además haberse distanciado de la gestión de la anterior dirección liderada por José García Molina, que dimitió en bloque tras el batacazo de Podemos en las autonómicas de mayo –se quedaron sin presencia en las Cortes regionales–.

En La Rioja, liderará el partido la concejal de Haro Arantxa Carrero, que recibió el apoyo de Iglesias, al haber obtenido 205 votos (el 39,4 %), frente a la exdiputada del Congreso Sara Carreño, con 188 votos (el 36,1 %) y el crítico Germán Cantabrana, con 82 votos (el 15,8 %). Cantabrana llevó al partido a los tribunales por descalificar su candidatura en las primarias para las elecciones autonómicas de 2019, y contra la ex diputada del Congreso Sara Carreño, que le apoyó.

Podemos La Rioja lleva dirigido por una gestora desde que el ex secretario general Kiko Garrido presentara su dimisión a finales del verano por no aceptar que la que fuera candidata en las autonómicas, Raquel Romero, asumiera el cargo de consejera en el Gobierno regional.

En Cantabria, el partido estará dirigido por Luis del Piñal (ha logrado 400 votos, el 100%–, el elegido por Iglesias para encabezar la lista de Unidas Podemos por Cantabria al Congreso en las elecciones generales de 2019, después de que el partido quedara dirigido por una gestora en esta Comunidad, tras paralizar la justicia las primarias para las autonómicas de mayo de 2019 por una disputa interna que venía de lejos.

En la Comunidad de Madrid, el elegido como coordinador autonómico ha sido Jesús Santos con 9.301 votos (el 100%),

En la Comunidad Valenciana, se ha impuesto la ex senadora valenciana y actual diputada en las Cortes Pilar Lima, con 2.206 votos (el 44,7 %), frente a la portavoz en las Cortes del partido morado, Naiara Davó, con 2.168 votos (el 43,9 %), y el líder de Podemos en Castellón, Fernando Navarro, con 560 votos (el 11,3 %).

En Extremadura, se ha impuesto la candidata única y actual portavoz de Podemos en la Asamblea autonómica, Irene de Miguel, que no ha recurrido a la marca ‘Un Podemos Contigo’, pero cuyo vínculo con Iglesias es innegable, ya que acaba de ser elegida en Vistalegre III miembro del Consejo Ciudadano Estatal (CCE) como parte de la lista del secretario general.

Finalmente, en Murcia será líder del partido el candidato único Javier Sánchez –con 1.115 votos–, quien además de dirigir la gestora en esta región desde la marcha del ‘errejonista’ Urralburu, es miembro de la dirección estatal de Podemos y diputado por Murcia en el Congreso, con asiento en la Mesa, como secretario tercero.

Podemos pone orden en sus organizaciones territoriales