miércoles. 28.02.2024
GOBIERNO Y SINDICATOS FIRMAN EL ACUERDO PARA LA REFORMA DE PENSIONES

Gobierno y sindicatos piden a la derecha y a la patronal que aparquen ya sus discursos “viejunos y cortoplacistas”

El ministro José Luis Escrivá y los líderes de CCOO y UGT califican de “histórico” el acuerdo que culmina la reforma del sistema público de pensiones.

firma_acuerdo_reforma_pensiones_(2)
Firma del acuerdo para la reforma de las pensiones.

Han sido seis largos meses de duras y complejas negociaciones que han culminado este miércoles en la firma del acuerdo para la reforma de las pensiones entre Gobierno y sindicatos. Un acuerdo “histórico” al que no se ha sumado la CEOE y que ha recibido en sus pocas horas de vida una avalancha de críticas por parte de la derecha política y sus acólitos en el plano económico y empresarial. Con este segundo paquete de medidas para la sostenibilidad del sistema se cierra la gran reforma de pensiones que se inició hace dos años y que estaba comprometida con Bruselas para garantizar el cuarto pago del Fondo de Recuperación que asciende a 10.000 millones de euros. Una segunda pata, tras la aprobada hace año y medio en el marco del Pacto Toledo que sirvió para revalorizar la pensiones y derogar la normativa aprobada por el Gobierno de Rajoy en 2013. Un acuerdo, el de hoy, que no solo ha contado con el respaldo de CCOO y UGT, cuyos órganos de dirección daban horas antes y por unanimidad luz verde a la propuesta presentada por el Gobierno, sino también con el consenso entre el PSOE y Unidas Podemos y el aprobado general de la Comisión Europea con la que el Ejecutivo de Pedro Sánchez ha venido negociando prácticamente durante toda la segunda mitad de la legislatura.

El ministro de Seguridad Social, José Luis Escrivá, y los secretarios generales de CCOO y UGT, Unai Sordo y Pepe Álvarez, se daban cita este miércoles en la sede del Ministerio para rubricar el texto que será aprobado como decreto ley por el Consejo de Ministros y presentado a los grupos parlamentarios en el Pacto Toledo. La gran ausente ha sido la patronal que, esta misma semana, se apresuraba a anunciar su “rechazo frontal” a una reforma que califica de “regresiva” con argumentos similares a los esgrimidos después por el presidente del PP, Alberto Núñez Feijóo. Ni Escrivá ni los líderes sindicales han eludido responder a la patronal e intentar desmontar las afirmaciones vertidas en los últimos días por la cúpula de la CEOE.

PEPE ÁLVAREZ: “NO HAY ARGUMENTO QUE LO JUSTIFIQUE”

Para Pepe Álvarez “no hay argumento que justifique” la ausencia de la CEOE en la firma del acuerdo. El líder de UGT ha reprochado a la patronal su “incoherencia” por apoyar el primer paquete de medidas de hace año y medio y no hacerlo ahora conociendo que la segunda parte estaba más encaminada a garantizar la sostenibilidad del sistema con una mayor financiación y contribuciones. El dirigente sindical ha querido dejar claro que las cuotas a la Seguridad Social “es salario diferido” y que son los trabajadores quienes generan y pagan “la fiesta” del Sistema y los beneficios empresariales, por lo que “no hay razones para no hacer” el desembolso que las empresas estén obligadas a realizar, así que “frases, las justas” ha criticado Álvarez.

UNAI SORDO: “HABLAR DE IMPUESTO AL EMPLEO ES UNA BROMA”

Del mismo tenor se ha pronunciado el líder de CCOO, quien ha defendido que la subida de las cotizaciones “es absolutamente manejable” para las empresas. Unai Sordo ha vuelto a recordar la necesidad de dotar de recursos al sistema para hacerlo sostenible, recursos adicionales que “no suponen riesgos” como el destope de las bases máximas o la creación de una cuota de solidaridad. A su juicio, decir que el MEI (Mecanismo de Equidad Intergeneracional) es un impuesto al empleo “es una broma y una frivolidad”, ha afirmado y ha insistido en que esta reforma no supondrá “ningún coste para la creación de empleo” en España. “Basta de hacer discursos cortoplacistas”, porque de lo que se trata es de “garantizar que se sostiene uno de los pilares de nuestro Estado de Bienestar”, ha subrayado.

JOSÉ LUIS ESCRIVÁ: “INSTALADOS EN DISCUSIONES VIEJUNAS”

Tampoco José Luis Escrivá ha escatimado críticas hacia la patronal y sus planteamientos a la que emplaza a dejar atrás las “discusiones viejunas” sobre este tema. El ministro ha afeado el papel que juegan aquellos sectores instalados en “análisis de hace muchos años” que “ya se han superado a nivel internacional” lo que queda demostrado por cómo se han afrontado las dos más recientes crisis de la pandemia y la guerra de Ucrania donde se está primando el “diseño de políticas públicas para la protección”, a diferencia de lo que se hizo con la crisis financiera y las posiciones liberales, un “cambio de paradigma” liderado por las propias autoridades europeas, ha explicado.

BLINDAJE DE LAS PENSIONES

La reforma de pensiones acordada por Gobierno y sindicatos “blinda” las pensiones actuales y futuras reforzando los ingresos de la Seguridad Social, además de modernizar el sistema con un mejor tratamiento de las carreras irregulares y la reducción de la brecha de género. El texto aborda las dos reformas que quedaban pendientes del Componente 30 del Plan de Recuperación, Transformación y Resiliencia: “Adecuación a las nuevas carreras profesionales del periodo de cómputo para el cálculo de la pensión de jubilación” y “Adecuación de la base máxima de cotización del sistema”. 
El paquete de medidas incluye un incremento de las bases máximas, la creación de una cuota de solidaridad para la parte del salario que actualmente no cotiza por superar el tope máximo de cotización (será del 1% en 2025 e irá aumentando a un ritmo de 0,25 puntos por año hasta llegar al 6% en 2045) y el fortalecimiento del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (pasa del 0,6% al 1,2% en 2029, a un ritmo de una décima de subida por año). 
Además, para los próximos 20 años se establecerá un régimen dual del periodo de cómputo, por el que se aplicará a los trabajadores que se jubilen la más beneficiosa de estas posibilidades: los 29 últimos años de carrera, descartando los 24 meses (2 años) peores; y el periodo de cómputo actual (25 últimos años). La primera posibilidad se desplegará progresivamente durante 12 años a partir de 2026. Esto beneficiará especialmente a los trabajadores con carreras irregulares. 
También se refuerzan las medidas para reducir la brecha de género en pensiones, mejorando la cobertura de lagunas con enfoque especial para mujeres y aumentando el complemento para la reducción de la brecha. Asimismo, se incluye en el sistema de Seguridad Social a los alumnos que realicen prácticas formativas y académicas incluidas en programas de formación.  

UN ACUERDO “HISTÓRICO”

La base de la reforma que han querido resaltar tanto Gobierno como sindicatos es que equilibra gastos con ingresos cuadrando la financiación. José Luis Escrivá, Unai Sordo y Pepe Álvarez han destacado la “importancia y trascendencia histórica” de este acuerdo, el primero hasta ahora alcanzado con los agentes sociales con un periodo de implementación tan largo, hasta 2050. Pese a que ambas partes reconocen lo complejo que ha sido el proceso de negociaciones, también afirman que “ha merecido la pena". “Hemos demostrando que era posible, que tenía encaje y que garantiza el sistema a futuro”, ha dicho Pepe Álvarez. Para Unai Sordo “hoy asistimos a uno de los días más importantes de la legislatura”, con una reforma basada en “más ingresos, más protección y más certezas”. El secretario general de CCOO cree que se “asienta un cambio de enfoque” a la hora de resolver el incremento de gasto que supondrá contar en unos años con un mayor número de pensionistas y con mayores cuantías en sus pensiones. “Había que tomar una decisión estratégica de país”, ha subrayado, llegando incluso a calificar el acuerdo no solo de “histórico”, sino también de “revolucionario”.

ESCRIVÁ: “ESTA REFORMA VA A SER UN REFERENTE INTERNACIONAL”

Gobierno y sindicatos también han aludido a la relevancia estratégica que supone haber aprobado una reforma de las pensiones que tiene el aval de la Comisión Europea. El ministro ha resaltado la “magnífica” interlocución que ha habido con las autoridades de la UE gracias al trabajo previo de los equipos de negociación y ha augurado que va a ser “un referente internacional” para otros países embarcados en reformas similares tanto dentro como fuera de Europa por la metodología que incorpora sobre cómo deben abordarse los problemas de equidad desde una perspectiva distinta a la hasta ahora planteada.

UN ACUERDO QUE “ALEJA EL NEGOCIO” DE LAS ASEGURADORAS

Gobierno y sindicatos coinciden en señalar que los análisis surgidos en los últimos días intentando echar por tierra la viabilidad de la reforma solo responden a “intereses ideológicos” y “no son serios”. El ministro ha sido claro al afirmar que esos estudios, como el elaborado por el BBVA, entre otros, se han hecho sobre “cálculos apresurados” e incluso “oportunistas” a diferencia del trabajo “profesional” realizado “durante meses” por los equipos negociadores y que han sido avalados por la Comisión Europea. Para Unai Sordo, dichos estudios “se quieren revestir de análisis técnicos, cuando son ideológicos y motivados por el más puro interés”, el de abrir la puerta al negocio de las empresas aseguradoras. Con esta reforma -ha enfatizado el líder de CCOO- “reducimos el nicho de negocio de las entidades aseguradoras”. De igual opinión es Pepe Álvarez para el que este tipo de estudios solo sirven para “dar cobertura política a los planteamientos que defienden determinados sectores, sobre todo la patronal”. Por ello “este es un acuerdo que aleja el negocio de un sistema de pensiones privado que es a lo que aspira el sistema financiero de nuestro país”, ha subrayado.

Gobierno y sindicatos piden a la derecha y a la patronal que aparquen ya sus discursos...