#TEMP
sábado. 25.06.2022
CONTESTA CARLOS CRUZADO | PRESIDENTE DE GESTHA

¿Cómo podría el Gobierno mitigar la crisis de los sectores agropecuario y de transportes?

El presidente del Gobierno anunció en la pasada Conferencia de Presidentes un plan de rebajas fiscales con el fin de detener el alza energética causado por el impacto de la guerra. La ministra de Hacienda, María Jesús Montero, avanzó que estudia “revisar a la baja la fiscalidad” de productos que tienen un importante impacto en la inflación, en alusión a la gasolina y el gasóleo, en máximos. Pero, ¿cómo se podría mitigar la crisis de los sectores agropecuario y de transportes?

La ministra Montero ya ha informado de que se pospone la toma de decisiones al 29 de marzo, una vez se haya celebrado el Consejo Europeo de los días 24 y 25.

Pero en realidad, el Gobierno no tiene margen para bajar el IVA ni los impuestos a los carburantes, dado que ambos tributos están armonizados y las Directivas respectivas sitúan una tributación mínima cercana a los tipos vigentes en España. Razón por la que se nos pedía desde la CE que equiparáramos los tipos de gasóleos a las gasolinas y que eleváramos la tributación de ambas.

Atacar de raíz la dependencia energética, solicitando la aprobación de incentivos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades y en el IRPF a la producción y uso de energías sustitutivas del gas y combustibles derivados del petróleo

Desde Gestha apostamos por aprobar desgravaciones fiscales que incentiven la sustitución de los motores por otros más eficientes u otros no dependientes de combustibles fósiles, junto con medidas como la libertad de amortización para facilitar más esas inversiones.

La simple bajada de impuestos no tiene eficacia para consumidores y empresas si el ahorro se traslada al aumento de precios continuado, como ya pasó con los 12.000 millones de la bajada de impuestos a la electricidad.

Como ya nos pronunciamos el año pasado, hubiera sido mejor que esos 12.000 millones se hubiesen aplicado a la eficiencia energética de viviendas y negocios, como en el fomento de paneles solares en los tejados o la rehabilitación energética de los edificios. Esos 12.000 millones se unirían a los fondos europeos del PRTR dedicados a la transición medioambiental.

Bajar impuestos, sin más, es un parche que no soluciona el problema, y las tensiones inflacionistas remueven el parche y se precisa otro y otro, en vez de incidir en las causas reales de los problemas.

El pasado año, ya nos decantamos por sacar el gas de la subasta marginalista del precio de la electricidad, algo que después de muchos meses puede que se acuerde el próximo día 24. Sea como fuere, no cabe esperar que las decisiones europeas sobre el precio de los carburantes se tomen ahora de manera más ágil, más allá de que puedan levantarse las sanciones sobre Venezuela e Irán.

En definitiva, proponemos atacar de raíz la dependencia energética española, solicitando la aprobación de incentivos fiscales en el Impuesto sobre Sociedades y en el IRPF a la producción y uso de energías sustitutivas del gas y combustibles derivados del petróleo.

Asimismo, desde Gestha defendemos la aprobación de ayudas directas a los sectores agropecuarios más afectados por el aumento de costes y demás consecuencias de la guerra en Ucrania, ya que consideramos que estas ayudas deberían estar vinculadas directamente a compensar gastos extraordinarios e inversiones destinadas exclusivamente a facilitar las compras de materias primas y las ventas en otros países.

Por último, en referencia a las relaciones comerciales, los técnicos de Hacienda recomendamos coger la delantera a terceros países en el aseguramiento, al menos a medio plazo, en los mercados alternativos donde adquirir los cerca de 970 millones de euros y vender los más de 440 millones en productos del sector primario que conforman las relaciones comerciales bilaterales con Rusia y Ucrania.


Carlos Cruzado | Presidente de los Técnicos de Hacienda (GESTHA)

¿Cómo podría el Gobierno mitigar la crisis de los sectores agropecuario y de transportes?