lunes. 04.03.2024
sumar_yolanda_diaz

Después del 2 de abril con el acto de presentación de la candidatura de Yolanda Díaz arropada por más de una decena de organizaciones políticas que dan apoyo al proyecto de Sumar, y con la complicidad de sindicatos y asociaciones sociales de diverso tipo se ha dado el primer paso de este proyecto político. Ahora deben darse los pasos siguientes que se habrán de concretar después de las elecciones municipales y autonómicas del 28 de Mayo. Entrar a definir ese programa político para “diez años” surgido del debate de los 35 grupos de actuación programática, y especialmente la configuración organizativa del espacio que deberá ponerse en marcha después de las próximas elecciones.

Creo sinceramente que Yolanda Díaz y Sumar no deben enfrascarse en más polémicas con Podemos. La realidad pondrá a cada cual en su sitio y eso se comprobará después de las elecciones del 28 que nos dirán qué representa hoy realmente Podemos. Y ya comprobaremos qué deciden sus dirigentes y la gente que hasta hoy les dio su voto.

Frente a los “asaltos a los cielos”, Yolanda Díaz defiende una política de las “cosas que interesan a la gente”

Pero lo imprescindible es que Yolanda Díaz siga con su proyecto que difiere sustancialmente del que representó en su día la formación morada. En la práctica y con su actuación en el Gobierno ya ha dejado clara una gran diferencia, es otra estrategia política y otra forma de entender la práctica de la política. Yolanda Díaz tiene una concepción de la política que no pasa por las grandes elucubraciones esencialistas ni por la confrontación permanente. Frente a los “asaltos a los cielos” ella defiende una política de las “cosas que interesan a la gente”.

Como ella ha manifestado de forma reiterada: “Vamos a la política para cambiar la vida de la gente, no vamos para hacer ruido, no vamos para jalear. Vamos en tiempos de crisis ecológica, ambiental, de vivienda, alimentaria, de los derechos humanos, para darle confianza la gente y de eso va la res pública de nada más, quien se distraiga de ese camino seguramente no sirve para el fin de cambiar nuestras vidas”.

Yolanda Díaz lo ha simbolizado en una frase “salarios mínimos decentes y alquileres máximos asequibles” sobre dos necesidades básicas de la vida de la gente trabajadora y más vulnerable.

No hay duda que articulará un programa basado en “las cosas que necesita la gente” dejando al margen las hasta hace poco demasiado usadas por algunas proclamas esencialistas. Sumar es una organización que nace con voluntad de unir y colaborar con las fuerzas de izquierdas que permitan mantener un Gobierno de Progreso en la próxima legislatura, eso está claro desde las posiciones propias, es decir tender la mano al resto de la izquierda para concretar propuestas conjuntas que mejoren la realidad de la sociedad especialmente de sus sectores más necesitados.

Frente a los gritos y asperezas que no son sinónimos de fortaleza, se puede avanzar con sonrisa y voluntad de buscar soluciones unitarias que mejoren la realidad de nuestra sociedad.

En el próximo futuro lo más urgente será armar un proyecto conjunto que debe pasar por un amplio frente de partidos de izquierdas, incluyendo los propios adheridos de Sumar, junto a movimientos sociales y ciudadanos. Todo alrededor de una propuesta política de lo que el PCI denominó en su momento como “reformismo fuerte” con sus componentes de nuevo laborismo con fuertes vínculos con el sindicalismo confederal, ecologismo para afrontar la necesaria transformación ecológica, la defensa de un feminismo frente a los ataques de la derecha, y un federalismo a nivel del Estado que permita un paso adelante en la integración territorial de la diversidad nacional y regional existente y fundamentalmente en el plano de un mejor satisfacción de las necesidades sociales de la ciudadanía.

Dentro de este Frente Amplio que comportará en este momento Sumar deberá trabajarse para avanzar hacia una integración de las diversas organizaciones respetando sus diversos ámbitos de actuación. Y del acuerdo de todas ellas deberán salir las listas electorales a presentar en las futuras elecciones generales de final de año. A partir de los métodos que se determinen por parte de todos ellos y que salvaguarden su organicidad, democracia y la realidad que cada cual comporte dentro del Frente de partidos que conformarán Sumar.

Sumar y su candidata Yolanda Díaz representa una esperanza para mucha gente de izquierdas, militantes o simples ciudadanos

Es evidente que después de las elecciones deberá continuar profundizando en el trabajo conjunto de todas las organizaciones para conformar un espacio cada vez más estructurado, coherente y amplio de militancia organizada. En este sentido pueden estudiarse otros procesos parecidos donde desde una coalición de partidos se conformó finalmente una organización como fue el caso de Grecia donde Syriza fue al inicio una coalición de 13 partidos de izquierda de diferentes procedencias y que con el paso del tiempo se conformó en un único partido, el principal de la izquierda griega. Partido que por cierto ha saludado la creación de Sumar.

Hasta las elecciones Sumar deberá centrarse en sí misma y obviar las insinuaciones y ataques de todo tipo que puede recibir por parte de otros actores políticos y mediáticos sean o no de la derecha.

Sumar y su candidata Yolanda Díaz representa una esperanza para mucha gente de izquierdas, militantes o simples ciudadanos. Yolanda Díaz y su organización generan simpatía e ilusión y ésta no se reduce exclusivamente al campo de la izquierda del PSOE. Sin duda mucho voto indeciso o hasta ahora abstencionista puede decidirse si se continúa con la trayectoria emprendida hasta ahora. Y eso al margen de lo que pueda pasar en el futuro incierto en que se encuentra Podemos.

Es la hora de Yolanda Díaz y Sumar