domingo 20.10.2019
VIOLENCIA DE GÉNERO

Violencia de género: necesitamos educar más en igualdad

Junto a una legislación avanzada se necesita una sociedad avanzada, por ello CCOO apuesta por políticas educativas e igualitarias en los centros educativos para avanzar hacia una igualdad real y efectiva entre géneros.
Violencia de género: necesitamos educar más en igualdad

Son muchas mañanas de despertar sobrecogedor, con pena, rabia, muchos sentimientos de diferente índole al coger la prensa. Nos hemos encontrado en estos meses todos los tipos de violencia que se pueda ejercer sobre una mujer, sí, violencia de género, no intrafamiliar como quieren algunas instituciones denominarla. Pero en contra de estas políticas involucionistas, desde la ciudadanía seguimos trabajando por una sociedad igualitaria, no estamos dispuestas a ser engañadas, porque nuestra firme convicción de cambiar la realidad se basa en datos objetivos. En lo que va de año son ya 43 agresiones grupales denunciadas en nuestro país y 40 mujeres asesinadas. Estos asesinatos son el resultado de una cadena de actitudes, de negacionismo institucional de la realidad, de desigualdades sociales y laborales que sufren las mujeres día a día por parte de la cultura patriarcal. Las víctimas no tuvieron elección, no fueron responsables, no tenían una sonrisa en su rostro y la vida no fue más fuerte que el agresor. “Ella ha sufrido malos tratos, pero la vida es más fuerte”, rezaba el lema de la humillante campaña del gobierno de la Junta de Andalucía.

El origen del cambio social que deseamos lo debemos buscar en los centros educativos, la educación debe ser una herramienta esencial basándose en la prevención, protección y atención en las aulas, algo que desgraciadamente Andalucía ha retrocedido desde la llegada del nuevo gobierno con un discurso negacionista de la violencia machista.

La inmadurez emocional en estas edades tempranas hace que nuestras hijas e hijos sean más vulnerables a los continuos mensajes sutiles e irresponsables que reciben por diversas fuentes y que fomentan una cultura machista

Junto a una legislación avanzada se necesita una sociedad avanzada, por ello CCOO apuesta por políticas educativas e igualitarias en los centros educativos para avanzar hacia una igualdad real y efectiva entre géneros. Siendo el aula el lugar referente donde se producirá el cambio cultural necesario, y la infancia, adolescencia y juventud los momentos claves. La inmadurez emocional en estas edades tempranas hace que nuestras hijas e hijos sean más vulnerables a los continuos mensajes sutiles e irresponsables que reciben por diversas fuentes y que fomentan una cultura machista, llevándolos directamente hacia una psicología de maltrato, siendo esta el primer escalón en la violencia de género. En estos años de gran plasticidad es donde podemos educar a nuestro presente y futuro social en relaciones saludables, tanto sociales como emocionales, desarrollando en estos periodos habilidades para poder reconocer cualquier relación insana y avanzar hacia una sociedad segura que no discrimine a las mujeres frente a los hombres.

La televisión fomenta continuamente entre nuestros menores un amor romántico que normaliza y alaba los celos, la sumisión, el control como elementos positivos en una relación. Por ello, es urgente una educación inclusiva e igualitaria como estrategia clave para evitar estas “psicologías de maltrato”.  Nuestro deber es promover una educación integral  basada en las relaciones igualitarias, y para ello, es fundamental la respuesta positiva de la Junta de Andalucía, de la consejería de educación, para poder implantar todas las medidas dispuestas en el II Plan Estratégico de Igualdad de Género en Educación 2016-2021.

Para que se pueda implantar realmente las cuatro grandes finalidades de este  II Plan “establecer las condiciones para que los centros desarrollen planes coeducativos a través de una organización escolar y de un currículo sin sesgos de género; desarrollar acciones de sensibilización, formación e implicación de la comunidad educativa; promover iniciativas de prevención de la violencia, e integrar la perspectiva de género en el funcionamiento de la Administración educativa andaluza”,  es necesaria una dotación horaria idónea  a la persona responsable y que disponga del tiempo necesario para llevar a cabo este trabajo. Esa carga laboral se debe fijar con anterioridad al plan de centro como se está haciendo en otros programas, estableciéndose como obligatorio, y no dejándolo al libre arbitrio de una directiva. Los centros educativos deben tener horas lectivas adecuadas para poder gestionar satisfactoriamente los diferentes proyectos educativos que existen en ellos, y responder con carga lectiva suficiente al proyecto educativo de coeducación, para que no se queden los objetivos propuestos en papel mojado, y así también cumplir la ley.

Otro punto esencial es la formación especializada y continuada del profesorado, y una herramienta que lo haría posible es una potente respuesta por parte del Centro del Profesorado (CEP) en grupos de trabajo y con una dotación económica adecuada.  

En esta travesía es indispensable la relación y trabajo conjunto de los centros educativos con los diferentes agentes sociales vinculados a la igualdad, centros de salud, personal de seguridad, justicia, asociaciones de mujeres, LGTBI+ y con ello crear una red de trabajo y actividades conjuntas en los diferentes centros educativos. Estas actividades deben ser continuadas y para todas las etapas educativas, no debe ser algo esporádico que se realiza un par de veces al año en alguna etapa a modo de justificación.

No debemos olvidar que aquello de lo que no se habla no existe. Con ello exigimos la aceptación exclusiva de libros de texto no sexistas, con lenguaje inclusivo, tomando como referencia tantos a hombres como a mujeres, de modo que se evite la ocultación cultural que la mujer ha venido padeciendo en la educación a lo largo de nuestra historia.

En este inicio de curso CCOO pide a la consejería de educación una reunión para ser informados de objetivos, propuestas y currículum para este curso escolar, así como poner encima de la mesa las propuestas de este sindicato para lograr una educación integral: más inversión, eliminación del currículo oculto que disgrega entre enseñanzas técnicas y sociales, escuela mixta y creación de una Mesa de Igualdad en educación. Por ahora la Junta no está cumpliendo. Para que en un futuro nuestros hijos e hijas puedan convivir en una sociedad igualitaria, hay que apostar por una educación inclusiva y de calidad, las aulas son el presente y el futuro de una sociedad justa, democrática y libre de violencias sexistas.


María Trinidad Montes Martín | Secretaría de la Mujer, Igualdad y Políticas Sociales en la Federación de Enseñanza de Comisiones Obreras de Andalucía 

Violencia de género: necesitamos educar más en igualdad
Comentarios