viernes 10.07.2020

¡Señor, cuanta energía malgastada!

¡Señor!, cuanta energía gastada, mejor malgastada, cuando esfuerzo inútil, por parte de la derecha extrema -Casado, Aznar, Alvarez de Toledo, Ayuso y muchos mas- y de la extrema derecha -Abascal, Espinosa de los Monteros-, con el único objetivo de dañar, de poner palos en las ruedas, de buscar la confrontación, la división entre españoles, de sacar provecho electoral -esperemos que no, que su irresponsabilidad les pase factura- y ni el mínimo esfuerzo para ayudar, para buscar los puntos de encuentro que debe haber muchos, ni una propuesta, para hacer que este gravísimo problema de salud que esta viviendo el mundo, y nuestro país sea lo menos doloroso y traumático posible.

1

Pero pese a ese gran esfuerzo de energía usado por PP, y VOX, en desgastar al gobierno, ha sido posible que la pandemia empiece a estar controlada, que no quiere decir finiquitada, gracias a la serenidad, la firmeza y la disciplina de la inmensa mayoría de los ciudadanos españoles y eso, me da la impresión, mejor afirmo, que no les gusta nada, y mucho menos que al mismo tiempo se hayan ido adoptado un conjunto de medidas económicas, sociales y de salud de un calado muy profundo con el objetivo de no dejar a nadie en la cuneta, impulsando el dialogo entre todas las fuerzas políticas,económicas y sociales, para hacer que la crisis afecte lo menos posible a las empresas y al empleo. Los ERTES, en el que las empresas no han pagado la seguridad social de los trabajadores afectados -mas de 3.500.000 de trabajadores- y estos han pasado a cobrar el subsidio de desempleo sin que el paro les cuente y que incluso los que no tuvieran cotizaciones suficientes también lo percibieran; que los autónomos cobraran un subsidio, dejaran de pagar la Seguridad Social .y otras medidas de apoyo para los mismos, pese a que algunos digan que les parece poco; que las empleadas de hogar, puedan cobrar el desempleo; que se den ayudas y moratorias para el pago de alquileres, hipotecas, luz, etc. y por ultimo el que el martes próximo se haga realidad, el llamado salario social, que va a beneficiar a mas de 850.000 hogares, son todas ellas medidas que debemos aplaudir y ademas con fuerza y alegría.

Con esas actuaciones, ¿se da solución al problema? Esta claro que no. Para mi son la anti-España mas rancia, vieja y casposa que pudiera existir. Sólo hay que verlos y oírlos

Sabemos que de esta situación se sale con el apoyo y la ayuda Europea y que, como todo apunta, se va por el buen camino. Se han abierto camino las propuestas de nuestro Presidente del Gobierno. Esta vez Europa está ahí, pero Casado y sus gentes hacen todo lo posible para evitarlo y eso es gravísimo.

Sabemos que estas derechas han votado en contra de la mayoría de ellas, no han dicho nada sobre la necesidad de ayuda europea y han puesto y están poniendo todas las zancadillas posibles, han gritado, han sacado sus cacerolas primero a los balcones con el intento de acallar los aplausos solidarios de la inmensa mayoría de los españoles y luego a la calle, saltándose todas las medidas de seguridad sanitarias recomendadas y para culminar han sacado sus coches a nuestras ciudades no para pedir nada útil y positivo para los españoles, solo para gritar viva España, como si España fueran solo ellos, ondear la bandera constitucional y sembrar odio y división, aparte de poner en peligro la salud de los españoles, y echar por tierra todo lo conseguido.

3

Con esas actuaciones, ¿se da solución al problema? Esta claro que no. Para mi son la anti-España mas rancia, vieja y casposa que pudiera existir. Sólo hay que verlos y oírlos.

Esta desgracia sanitaria que nos esta tocando vivir, necesita no gritos, ni cacerolas, ni coches pitando, ni energúmenos amenazando o ir en los coches como si de una fiesta o celebración se tratara, por el contrario necesita la ayuda, colaboración, esfuerzo y solidaridad de todos.

Pese a ellos, vamos a controlar la pandemia, vamos a ir poco a poco y con prudencia, volviendo a la normalidad, vamos a recuperar nuestra industria, nuestro comercio y nuestro turismo, nuestra vida en definitiva, y vamos a hacer posible que el conjunto de los servicios públicos, empezando por la sanidad, se fortalezcan y sigan al servicio del conjunto de la ciudadanía.

Y eso les duele.

¡Señor, cuanta energía malgastada!