#TEMP
lunes. 15.08.2022

¿Cuál es la lección?

Los cimientos del sistema andan removidos. El establishment preocupado y todo porqué un tipo surgido del sistema, empresario que mal paga a sus trabajadores, machista y fanfarrón ha ganado las elecciones con un discurso de extrema derecha, pero populista.

El problema sería donde estaba la izquierda. En los EE.UU está muy claro, con Sanders. Bernie Sanders un socialista democrático logró ilusionar e hilar discurso, por cierto, menos semejante al de Trump que el de Clinton. Sanders si armó un sueño diferente al del sistema y al de Trump/Clinton. Un socialista en los EE.UU hace solo una década hubiera sido imposible que llegará donde llegó, pero la globalización neoliberal, la desigualdad creciente, la riqueza insultante de los más ricos y la destrucción del medio ambiente, hicieron posible un discurso que además puso en el centro del debate el salario mínimo, es decir la reivindicación de clase en un Estado tremendamente clasista. Sanders es un socialista similar a Corbyn por ejemplo, que no a otros que no son socialistas, aclaremos.

Pero ¿Que hizo la izquierda moderada? Y la II Internacional. Pues en lugar de apoyar a su partido miembro en los EE.UU el DSA que apoyaba a Sanders y con él que Sanders mantiene vínculos, apoyaron a Clinton. De la misma forma que ahora vergonzantes y miedosos, todos incluido Pedro Sánchez, se inclinan por Clinton en detrimento del socialista estadounidense e ignoran al laborista de izquierda británico.

El partido socialista al que pertenezco, Alternativa Socialista, @CLI_AS, @U_SOCIALISTAS apoyó con toda humildad a Sanders, lanzando una campaña de recogida de firmas en su favor y a través de twitter en @socialistasxsanders, y lo hicimos primero por ser fieles a la tradición socialista internacionalista y en segundo lugar por poner nuestro grano de arena para que la primera potencia militar mundial no fuera gobernada por un patriota de extrema derecha, así como por contribuir a construir un mundo mejor y más justo con paz y libertad.

Ahora no es cuestión ya de lamentarse, sino de construir. Pues bien, reivindicar a Sanders es una forma de comenzar a reconstruir y para ello dejar bien claro que sin discurso con principios y de principios no hay nada que hacer. Luego, ser coherente con las ideas y aplicar políticas de reparto, bienestar e igualdad.

El sistema realmente no creo que esté tan preocupado con Trump, pues al fin y al cabo de es de los suyos. El problema es que los socioliberales europeos y españoles en particular no cuenten con quienes son socialistas y laboristas de izquierda. Estén temerosos y asustados de aplicar políticas reales de defensa y promoción de lo público, pero sobre todo sean tan inconscientes que permitan que el establishment los utilice y luego los destruya. Por eso hay que salvar y construir socialismo democrático para evitar que tipos como Trump controlen los EE.UU, Europa, el mundo. Para construir algo nuevo, desde las enseñanzas y tradiciones de quienes si pelearon por la igualdad y el estado social. La igualdad republicana y la democracia del reparto.

EE.UU lo que hará a través de Trump es alejar el peligro Sanders, pintar las paredes del sistema de otro color y seguramente algunos cambios en política exterior y de defensa. Pero ojo, en Rusia y Putin en especial están felices con la victoria de Trump. Solo lo indico.

¿Cuál es la lección?