#TEMP
domingo. 03.07.2022

La España de los ‘populares’, ejemplo de pluralismo informativo

En esta nuestra querida España, acabo de contemplar un hecho que ha merecido mi  atención. El pasado día 17 de diciembre, hubo 55 manifestaciones convocadas por la Cumbre Social contra las últimas decisiones políticas del Ejecutivo. No obstante, la principal reivindicación fue sobre la no revalorización de las pensiones.

En esta nuestra querida España, acabo de contemplar un hecho que ha merecido mi  atención. El pasado día 17 de diciembre, hubo 55 manifestaciones convocadas por la Cumbre Social contra las últimas decisiones políticas del Ejecutivo. No obstante, la principal reivindicación fue sobre la no revalorización de las pensiones. Ahora no quiero referirme al daño que están produciendo las políticas del Gobierno de Rajoy a la gran mayoría de la sociedad española. Mas, los dirigentes populares no se sienten responsables  de ellas, las han tenido que poner en práctica por la “herencia recibida”, a pesar de que Rajoy en el discurso de investidura dijo “No pretendo con este recordatorio atenuar en lo más mínimo el peso de la responsabilidad que nos toca asumir. En la política, no existe la herencia a beneficio de inventario. Sabíamos –y sabemos- lo que nos espera y sabíamos. Y sabemos- que se nos juzgará por lo que consigamos, y no por lo que intentemos, o por cómo nos hayamos encontrado las cosas.”   Un incumplimiento más tampoco debería sorprendernos, ya que los populares han mentido tanto y tantas veces, que para ellos el ejercicio de la mentira se la trae floja.

Quise informarme del desarrollo de las manifestaciones en los telediarios de las nueve de la noche. En Tele5 fue la noticia de portada. Rápidamente cambié a TVE, la de todos los españoles que pagamos todos con nuestros impuestos, para ver qué tratamiento hacía de la misma. Primero tuve que tragarme la noticia presentada como un gran avance para la economía española de la compra por el Banco de Santander de Banesto. Daba la impresión de un spot publicitario. A continuación en un despliegue mediático impresionante, duró varios minutos, salió nuestro ínclito presidente del Gobierno, durante la inauguración de la 18 Interparlamentaria Popular celebrada en Toledo, para obsequiarnos con algunas perlas como estas  "Nadie podrá decir que nos hemos quedado cruzados de brazos" y "No vamos a cargar con las culpas de nadie"  y recordó que el Partido Socialista "congeló las pensiones, dejó un déficit de bancarrota y nuestros servicios sociales al borde del colapso", por ello ha subrayado que "no vamos a consentir que quien socavó nuestro Estado de Bienestar pretenda darnos clases de política social". Siguió una breve intervención del líder del PSOE de Castilla-La Mancha, Emiliano García-Page, para decir que el presidente Mariano Rajoy "tiene razón" en que no se les puede acusar de "estar de manos cruzados", pues han usado "los brazos, y bien que lo han hecho, para dar un corte de mangas a la mayoría de este país y emplearse con la piqueta". Después el sonriente e insustituible, por el que tengo especial predilección, Cristóbal Montoro  para anunciarnos que el próximo verano todas las administraciones públicas pagarán a proveedores a 30 días. Luego el presidente de la CEOE, Juan Rosell,  para defender la política de recortes desplegada en 2012 por el Gobierno de Mariano Rajoy argumentando que era preciso poner en marcha un "plan de choque" contra el déficit y que estos planes "se hacen como se pueden". Y Draghi en una comparecencia ante la Comisión de Asuntos Económicos de la Eurocámara para admitir que “las cosas están progresando en España y en todos los demás países sometidos a estrés, "los ajustes están en marcha de forma visible. Por ejemplo, las exportaciones de bienes y servicios han aumentado un 27% en volumen en España desde 2009”. Finalmente, tras 20 largos minutos, llegué a pensar que ya había sido emitida la noticia, pude conocer el desarrollo de las manifestaciones contra la no revalorización de las pensiones, que afectan a más de 8 millones de españoles. Tal tratamiento informativo, como pueden comprobar, es todo un ejemplo de manipulación a favor del partido gubernamental, además de falta de pluralismo. Que un periódico privado, como el Heraldo de Aragón de Zaragoza, lleve la noticia a la página 36 sin una mínima mención en la portada, donde apareció en una gran fotografía, le debió parecer más importante, la Junta General de Accionistas del Real Zaragoza, puede hacer lo que parezca oportuno, aunque me parece una falta de respeto el tratamiento dado a un problema grave que afecta a 8 millones de españoles. Hay otros, como El Periódico de Aragón de Zaragoza, que consideró la noticia de la manifestación relevante, dedicando una foto a gran tamaño en portada, además de la página segunda y tercera. Repito, si son medios de comunicación privados, pueden dar el tratamiento informativo que les parezca oportuno, de acuerdo con sus intereses. Si para un medio de comunicación privado es más importante la Junta General de Accionistas de un equipo de futbol que la manifestación de los pensionistas, sus lectores harán la valoración oportuna, en la que yo ni entro ni salgo. Lo que ya no es de recibo que en un medio de comunicación público, sostenido con los impuestos de todos, incumpla nuestro texto constitucional de una manera tan flagrante, haciendo caso omiso del artículo 20. 3. que dice textualmente: “La Ley regulará la organización y el control parlamentario de los medios de comunicación social dependientes del Estado o de cualquier ente público y garantizará el acceso a dichos medios de los grupos sociales y políticos significativos, respetando el pluralismo de la sociedad y de las diversas lenguas de España.” Y  el mismo artículo 20.1. que reconoce el derecho a todos los españoles “A comunicar o recibir libremente información veraz por cualquier medio de difusión”. Tal lamentable circunstancia tampoco debería sorprendernos, ya que nuestros gobernantes incumplen sistemáticamente nuestro texto constitucional, al negarnos el derecho a la negociación colectiva, al trabajo, a una vivienda digna… Toda la Constitución es una pantomima.  Me viene a la memoria en estos momentos que un 21 de diciembre de 2011 a las 11 de la mañana, nuestro presidente de Gobierno, D. Mariano Rajoy,  juró su cargo ante Su Majestad el Rey en el Palacio de la Zarzuela ante la Biblia, un crucifijo y un ejemplar de la Constitución abierta por el artículo 99 relativo al nombramiento del presidente del Gobierno con las siguientes palabras: «Juro fielmente cumplir con mis obligaciones como presidente del Gobierno con lealtad al Rey y a la Constitución y guardar y hacer guardar la Constitución como norma fundamental del Estado”. Lo mismo hicieron el resto de miembros del gobierno. Surrealista. 

La España de los ‘populares’, ejemplo de pluralismo informativo