martes 07.07.2020

Escenarios para un final de verano II: Sainete español

Lo nuestro, amigos, es de sainete. Y no lo digo con un sentido peyorativo ¡qué va! El sainete ha sido una aportación genuinamente española al arte dramático, al igual que el trilerismo y la incompetencia lo son a la política.

Lo nuestro, amigos, es de sainete. Y no lo digo con un sentido peyorativo ¡qué va! El sainete ha sido una aportación genuinamente española al arte dramático, al igual que el trilerismo y la incompetencia lo son a la política. Como aquel infantil y casposo que se representaba en los años cincuenta y sesenta titulado “Aquí nadie se entiende”, escrito por Samuel Ruiz Pelayo, seudónimo de Bruno del Amo, editor de obrillas que se autodenominaban “Teatro moral” que publicaba la Editorial Salesiana en unos cuadernillos que forman parte de la memoria de los que fuimos niños y adolescentes en el franquismo.

No recuerdo mucho de su argumento, aunque desde luego era de tema costumbrista y su comicidad derivaba del caos explicitado en su título, en medio del cual afloraba un individuo que parecía dormitar durante toda la obra que, en pleno clímax de despropósitos, se levantaba del sillón para gritar con evidente titubeo: “Vi…va la uuu…nión y el fée…nix español”. Más o menos tal que hace Rajoy. Un señor que espera que el tiempo le resuelva las papeletas, mientras la confusión se instala en la vida política, el paro escala a cifras nunca vistas y la actividad económica cae sin fin. Empeñado en suministrarnos el ricino merkeliano a palo seco, tal que si fuera bálsamo de Fierabrás con efectos retardados. Alguien que ya no convence ni a los suyos, que han desatado la batalla sucesoria, con el arrepentido Gallardón de primer aspirante.

Pero en este espectáculo burlesco hay más personajes, entre los que brilla con luz propia la excelsa Aguirre, elevada por sus admiradores del extremo duro a la verdadera alternativa al “blandismo-tancredismo” de Rajoy. Ella y solo ella ha tenido el cuajo de volver a llamar por su nombre a la madre de todas las bichas: el comunismo. Porque aquí sigue habiendo muchos comunistas. Ya no solamente los de IU, que es lo suyo, sino Gómez, que es un radical izquierdista que el otro día le dio la vuelta al debate que ella pretendía fuera sobre el estado de la oposición y la pilló con la guardia baja. Hasta puede que en las mismas filas peperas haya algún infiltrado – así lo insinuó en un momento de su discurso - que aún cree que el estado debe seguir existiendo. Y eso es comunismo sin paliativos. Incluso el tal Monago ese de Extremadura, que con tal de que los de IU de allí no atiendan a los cantos de sirena del PSOE para apoyar una moción de censura, es capaz de cantar la Internacional con el puño en alto.

También personajes fruto de los nuevos modelos impulsados por los “realities” televisivos como el “belenestebismo”, entre los que destaca la ministra Fátima Báñez. Gritona, insultante, alumna aventajada de la inefable Celia Villalobos y que eleva a las mas altas cotas la mala educación adquirida en caros colegios de pago.

En medio de esta caótica representación, no falta ni un gangster americano de manual que viene a llevarse la pasta con una versión americanizada del timo del nazareno que consiste básicamente en engañar a incautos con promesas de futuros beneficios y miles, que digo yo, millones de puestos de trabajo.

Y de más a más, el honorable Mas. Mira tú por donde, el cabreo, la desafección hacia la política del gobierno español, las provocaciones o lo que sea, que han sacado a los catalanes a la calle, le han puesto al alcance de la mano un milagro de transustanciación, pasando de destructor de derechos sociales, seguidor de las doctrinas neoliberales “avant la lettre” y cómplice - Durán mediante - de la derecha españolista en el parlamento, a guía heroico de la nación catalana. Nuevo Moisés que conducirá a su pueblo a la tierra prometida en donde manarán ríos de leche y miel para quien pueda pagárselos. Eso sí, por si acaso, Sandro Rosell ha tranquilizado a la peña: “aunque Cataluña se independice el Barxa seguirá jugando en la liga española”…

Lo que les digo, de sainete.

Escenarios para un final de verano II: Sainete español
Comentarios