jueves 17.10.2019

Con Rivera, de entrada no

Debe ser duro ser militante o simpatizante del PSOE. Casi como ser cofrade de los de verdad, de los que lloran cuando llueve y no pueden sacar a su virgen o a su cristo. Debe ser duro tragarse los mítines; tener que seguir defendiendo a González; recordar a cada paso los viejos hits -la modernización de los ochenta, la ley del matrimonio homosexual de Zapatero- cuando a uno lo acusan de pertenecer a un partido que se ha convertido en una maquinaria para ganar elecciones y colocar a amigos y familiares -¿verdad, señora Posse?-. Tiene que ser duro. Y desde luego, no cualquiera vale.

Por ejemplo, yo no me imagino desliando otra vez la banderola del puño y la rosa para hacer bulto ante las cámaras detrás de Pedro Sánchez. Ni, después del triunfo atronador anunciado por Tezanos, arrastrando esa banderola hasta Ferraz para volver a gritar «Con Rivera, no», como si Sánchez todavía escuchara a las bases. Y desde luego, no me imagino defendiendo en serio -quiero decir, sin partirme la caja de risa-, ante cualquier paisano abrasado por la estupidez y la ambición de nuestro políticos, que el PSOE ha hecho todo lo posible para evitar unas nuevas elecciones.

Como siempre con el PSOE, llegaremos a unas elecciones con aquello de «Con Rivera, de entrada no». Pero al final será que sí. Y Albert ocupará esa Vicepresidencia que no se dejó denigrar a Pablo Iglesias con sus camisas feas, sus pelos largos y sus ideales pasados de moda

Ser militante del PSOE exige tanta fe como, por lo menos, ser socio del Atleti o guía espiritual de Felipe Juan Froilán de todos los Santos.

Aunque claro, más duro es ser militante de Ciudadanos y, tras haberse tragado casi medio año de insultos a Pedro Sánchez -y su banda- que han provocado no pocas dimisiones y tensiones internas, ver cómo tu partido le pone en el último minuto la alfombra roja y, clavel en mano, le declara al todavía Presidente su amor a pesar de todo y por el bien de España.

La renuncia de Sánchez a intentar ese pacto con Ciudadanos debe haber sido para Albert Rivera como que te piten un penalti en el último minuto y con el marcador a cero y que después el VAR diga que no hubo nada y que se siga jugando. Cuando por fin se había puesto el traje que más gusta a sus fans -el de Adolfo Suárez- llega Sánchez y no se lanza a sus brazos, obligándole a jugarse su futuro político en la prórroga.

Claro que esto es como la tensión sexual no resuelta entre los protagonistas de cualquier serie policiaca. El Mentalista, por ejemplo. O Bones. O Castle. Todos sabemos que al final acabarán juntos y en cierto modo ya solo seguimos la serie para ver cuándo y cómo sucederá ese primer beso del que los guionistas no se van a atrever a privarnos.

O sea, que como siempre con el PSOE, llegaremos a unas elecciones con aquello de «Con Rivera, de entrada no». Pero al final -tras heroicas negociaciones y muchas y encendidas admoniciones de Cebrián desde El País- será que sí. Y Albert ocupará esa Vicepresidencia que no se dejó denigrar a Pablo Iglesias con sus camisas feas, sus pelos largos y sus ideales pasados de moda. Lo que se llama un final feliz.

A no ser, claro, que Ciudadanos se hunda tanto que no le dé para sumar a solas con el PSOE. Entonces la trama se complicaría. Y algunos nos íbamos a reír mucho. Pero mucho, mucho. 

Con Rivera, de entrada no