martes. 05.03.2024
Playa de Lanzarote
Playa de Lanzarote
 

José María Gil de Arana Rial | En principio, estoy de acuerdo con el Presidente del Cabildo de Gran Canaria en considerar que el archipiélago canario puede tener un problema de superpoblación. Vayamos por partes:

La degradación de las administraciones publicas por la misma causa: no se consigue cubrir la demanda de servicios públicos, (entiéndase educación, sanidad, viviendas etc...etc.). La pregunta es; ¿A que esperamos para actuar? No es fácil, pero cuantas veces se ha hablado de lo mismo y no se ha actuado. Solo espero que estas líneas no sean un artículo más en un fondo de la papelera. Si todo un Presidente de Cabildo es consciente de ello, la política debe actuar, reunirse con diferentes colectivos, conocer de primera mano opiniones diversas y tratar de solucionarlo en consecuencia.

Aún estamos a tiempo, ya se empiezan a ver diferentes asociaciones y grupos disgustados de como se están haciendo las cosas y el enfado de los mismos (léase turismofobia y diversos problemas de convivencia con los que podríamos considerar “la gallina de los huevos de oro” de la economía, no sólo canaria, sino española, sin duda). No son pocos los barrios afectados por las consecuencias de ese turismo desaforado. Hay que regular este fenómeno o serán imparables las consecuencias de su degradación en la sociedad y en sus administraciones públicas, máxime cuando la ciudadanía no encuentra contraprestaciones a sus impuestos y tan solo obtienen problemas. Mal asunto. Si de turismo hablamos, muchos y muchas se preguntan cómo es posible que tengamos “overbooking” y Canarias se constituya en una de las regiones más pobres de España y de más hambruna infantil, ¿me lo pueden explicar? Donde se va el dinero, muchos lo sabemos, y porque es así, muchos no lo entienden, ni tampoco se ha hecho mucho por cambiarlo, pero es solo cuestión de tiempo y eso traerá muy malas consecuencias.

No son pocos los barrios afectados por las consecuencias de ese turismo desaforado. Hay que regular este fenómeno o serán imparables las consecuencias

Hace poco leí un artículo entrevista a un representante de la comunidad de V.v. (Viviendas Vacacionales), que decía; si faltan viviendas en alquiler nosotros no somos culpables ¿¿En serio? ¡Vamos a ver! Me parece interesante semejante afirmación. Antes de existir las V.v. existían viviendas en alquiler y los inquilinos y residentes vivían durante años en los barrios en que habían nacido, pero de un tiempo a esta parte, hay una desnaturalización de las raíces que les son propias a barrios que siempre han conservado su particular idiosincrasia hasta que se empezaron a explotar las viviendas vacacionales. Todo esto es debido a que no les importa el daño que se hace a terceros porque manda don dinero y ese es el verdadero problema: se perdió la unidad social. Exactamente igual que el principio de los Touroperadores. Al principio pagaban la garantía del apartamento al 100x100 (ocupado, o no ocupado), más tarde cuando empezaron a dominar el mercado, el 80% y ahora que lo tienen controlado casi les tienes que pagar tu a ellos. No quiero entrar en la obligación de los propietarios a entregar sus apartamentos a una explotadora, porque tendría para tres artículos más. Sobre esto, ya advertí hace años a un grupo de propietarios cual sería una solución para ambas partes, pero pensaron que esto no llegaría y llegó, pues es lo mismo que va a ocurrir con la superpoblación Hay que regularla.

Cómo es posible que tengamos “overbooking” de turismo y Canarias se constituya en una de las regiones más pobres de España y de más hambruna infantil

Gravísimo problema lo es también el deterioro de ciertos lugares protegidos de nuestro Archipiélago que está siendo diezmados, dañados y deteriorados por ignorantes personas que ignoran el valor histórico de las mismas, lugares donde se creen con el derecho, (servicio no es igual a esclavo), de solo por vivir cerca de África y pagar su viaje de vacaciones con el libre albedrío de hacer deshacer, y constituirse en “propietarios” de lo que es sencillamente un préstamo temporal para uso y disfrute de sol y playa. Frecuentemente, no saben respetar el entorno y no saben convivir con personas distintas a ellos y con otras culturas. Para el turismo, todo vale, y no es así. Cada vez se está degradando mas, solo para sacar dinero, y la idea del “todo incluido” comienza a sustituirse en el subconsciente colectivo por “todo vale”.

Turismo de calidad con lo que tenemos, es una utopía, ya que no tendríamos capacidad para poder compensar la masa que viene, -ojala fuera así-, pero hay que ser realista... El artículo de Antonio Morales, Presidente del Cabildo de Gran Canaria, es realista y digno a tener en cuenta, pero viendo la obsolescencia de los Centros Comerciales en la práctica totalidad de España y los ríos de tinta que se han escrito sobre lo que se quería hacer con ellos parece que nos quedamos en aguas de borrajas una vez mas y lo pagaremos todos y todas, pero más, las futuras generaciones, esas, en que no han pensado los propietarios de V.v. van a convertirse en otro depredador más donde prevalece mas Don dinero que la convivencia, porque, para ellos, las soluciones importan poco. Hasta pronto, amigos.

¿Tiene el archipiélago canario un problema de superpoblación?