#TEMP
lunes. 27.06.2022

Lo bueno de tener edad y experiencia es la de poder compartir y tratar de que no se comentan mismos errores, bueno es más un deseo, que un hecho. Lo cierto es que se siguen cometiendo errores similares, aunque se sepa de antemano que lo es, sobre todo en aquellos con algún interés por medio.

Hace mucho tiempo un parroquiano del Archipiélago Canario compuso una canción y la cantaba siempre que tenía su oportunidad, - “No hay cama pá tanta gente”– Tenía y tiene razón. Todo tiene un límite, pero aun sabiéndolo los políticos y empresarios de turno –no escuchan- y deberían hacerlo. El Archipiélago Canario tiene un límite y no se está contemplando, el 10 de febrero, se publicó un artículo con el siguiente encabezamiento, “El Partido Nacionalista Canario (partido encuadrado dentro de Coalición Canaria) denuncia el insostenible crecimiento poblacional de Canarias”. Tienen razón. Vamos a ver, somos Islas (8), y sin un cierto control poblacional vamos a sufrir de muchas carencias (de por sí, ya las hay): viviendas, guarderías, colegios, médicos, camas en hospitales etc... Pero sobre todo… trabajo. El índice de personas en paro y de pobreza en menores es harto preocupante, ¿cómo se explica eso? Hemos oído tantas veces acerca del éxito del boom turístico… ¿Para quién, para quienes? Harto preocupante, como lo es, asimismo, la venta de complejos a particulares en primera segunda y hasta tercera línea de costa. Si somos una industria turística, cada vez que se venden complejos a particulares son tornillos y arandelas que le quitan a la maquina turística porque esos ya no se pueden poner en explotación que es lo que tenemos únicamente en producción. ¿Es que no lo comprenden?  Francina Armengol, presidenta de la Comunidad de Baleares, ha paralizado la construcción de más camas durante cuatro años, la idea es planificar la situación para un futuro no muy lejano. A más ingresos, -menos gente-, mayor riqueza. No es difícil de entender, otra cosa es que lo entienda quien debe de hacerlo y no solo ver el símbolo del dólar, porque eso podría ser pan para hoy y mucha hambre para mañana.

Recuerdo en los años 80 cuando se negociaba el convenio colectivo de Hostelería, los tiras y aflojas entre los sindicatos y los empresarios, hubo algo que me llamo mucho la atención, más bien se me quedó grabado a fuego: “Los empresarios decían ustedes estrujen la teta de la vaca y se quedara sin leche y serán ustedes, (los trabajadores), los grandes perdedores”. Durante todos estos años he estado esperando que algo así sucediera para realmente dar veracidad a dicha amenaza y mira por donde la pandemia me la ha dado. Resulta que los empresarios piden, o más bien exigen a los políticos gobernantes, que los niños británicos se les excusen de vacunación completa, so pena de grandes pérdidas para la economía canaria, (¿economía canaria?), vuelven las amenazas, no se analiza, ni se preguntan lo que podría pasar a la ciudadanía caso de que entren con “Covid”, no, eso es secundario lo importante es la economía, pero la realidad es que la vaca ha dejado de dar leche y quien realmente se ha visto con la soga al cuello y pidiendo socorro y que vengan los niños para que las familias gasten, han sido los empresarios, los trabajadores están en sus casas cómodamente en ERTE, guste más, guste menos, pero está claro que, esto ocurre porque quien gobierna es un partido socialista, porque si no, y -la historia lo ha corroborado- con las subidas salariales y de las pensiones, si hubiese estado un Partido de derecha, otro gallo cantaría, así de claro, así colonialmente dicho. Digamos para no ser injusto, que, están condenados a entenderse trabajadores y empresarios y más que deberían de hacerlo colaborando en las mejoras de las mismas, ya que, es parte de una forma u otra de sus vidas, pero a quien realmente le afecta la pérdida económica es al empresario, el trabajador con poco sobrevive, peor lo lleva quien tiene por costumbre tener mucho y no poderlo sostener.

Canarias necesita una remodelación de sus complejos turísticos y centros comerciales con urgencias, necesitaríamos de más inspecciones, los errores y situaciones malas hechas lo pagaremos todos, los que lo hacen bien y los que los hacen mal. El turismo es un ingreso muy delicado, (tenemos muchos ejemplos para entenderlo) y, sobre todo, cada vez más competencias y mejores. Se lo hemos permitido nosotros, al no hacer las cosas bien. Debe de vigilarse más y mejor lo que se hace. No dejaré de repetir que los errores los pagaremos todos y todas y más nuestras generaciones futuras.

He estado leyendo estos días en prensa el caso del Hotel Oliva Beach, como persona interesada en todo lo relativo al turismo que soy. No entiendo cómo se ha permitido construir, (y ahora querer tirar), parte del hotel. Si se dio la licencia para construir, (cosa lógica), significa: Que la licencia de construcción no se consultó en este caso a Costas, (craso error), y si viene del Ministerio de Transición Ecológica (por lo que parece), por daño al litoral, error por parte de la constructora no haber pedido la consulta. En todo caso la empresa se ve abocada a cerrar y/o cambiar su estructura inicial, lo que realmente no entiendo, es ¿Por qué se manifiestan los trabajadores? Si es para darle apoyo a la empresa, me parece bien, pero si es para presionar para que la empresa no modifique su plan de inicio, me parece muy mal. No se le puede dar cobijo a quien incumple, porque si no esto sería un caos y además un caos, no para quien se manifiesta hoy, sino para quien llega mañana que pueden ser los hij@s de es@s trabajador@s. No deberían bajo ninguna circunstancia sufrir es@s trabajador@s las consecuencias de los errores que no son directamente de ell@s, ni con despidos, ni con nada. Es mi modo de entender.

En unas charlas sostenidas a consecuencia de la pandemia, le dejé caer a Marichal, presidente de la patronal hotelera por la Provincia de Santa Cruz de Tenerife, ¿Si había alternativas para otro tipo de producción que no fuera el Turismo?  Su contestación fue rápida y contundente “NO“, me dijo…. Pues, yo no lo tengo tan claro, porque si no se buscan otras alternativas me temo que vamos a tener un problema muy grave. ¡Es cierto! Vendrán muchos turistas, porque los ciudadanos les apetecen viajar después del encierro masivo, después irá decayendo, pero esto se ha adelantado con, (encima), la invasión a Ucrania. O nos movemos en otros ámbitos, o vamos a tener un problema gravísimo, Así que es mejor que vayamos pensando otras alternativas. -“Más vale pronto que nunca”-

Canarias: matizando que es gerundio