martes. 28.05.2024
Beatriz Flamini
Beatriz Flamini. (Foto: Sal&Roca)

La naturaleza del tiempo es uno de los grandes interrogantes filosóficos de la historia de la humanidad. En el orden de nuestras vidas, nos sirve como organizador de nuestros ciclos vitales. Ya los egipcios dividieron el día en dos bloques de 12 fragmentos cada uno, el día y la noche. Pero no fue hasta la aparición de los relojes mecánicos que la medición del tiempo por horas se volvió universal. Y esto ocurrió hace unos 700 años.

Desde la psicología, el tiempo, es una percepción totalmente subjetiva que tiene variables como la edad (NuevatribunaLa vivencia del tiempo en tiempos difíciles. Teoría de Alfredo y Covid 19. 26 de septiembre de 2021), posición económica, tipos de actividades que se realizan y la estructura social. De acuerdo con Saúl Ramos Sánchez, investigador de física teórica del Instituto de Física, es muy difícil hablar sobre el concepto de tiempo: “Nosotros estamos acostumbrados a medirlo cuando observamos el cambio de las cosas, cuando un objeto cae vemos que está moviéndose hacia abajo y así es como nosotros medimos el tiempo”.

María José Mas Salguero, neuropediatra y autora del libro El cerebro en su laberinto, relata el caso de Michelle Siffre, considerado el padre de la cronobiología por sus investigaciones sobre la percepción del tiempo en aislamiento: "Durante el tiempo que pasó aislado, el ciclo natural de Siffre se fue ampliando: sus transmisiones a la superficie se retrasaban unos 30 minutos cada día, su reloj biológico daba una vuelta completa en 24 horas y media, lo que corresponde a la media observada en la especie humana".

La naturaleza del tiempo es uno de los grandes interrogantes filosóficos de la historia de la humanidad

Hay un experimento masivo en marcha online, en el que los participantes deberán responder cuestionarios y resolver diversas tareas de procesamiento del tiempo, como por ejemplo golpear con el dedo siguiendo un pulso o estimar un tiempo transcurrido con el objetivo de examinar empíricamente los efectos del distanciamiento físico y social en relación con el tiempo. Este estudio nace en la cabeza de la investigadora francesa Virginie van Wassenhove. Se le ocurrió utilizar esta condición tan rara de aislamientos social como un experimento natural. Esta situación donde estamos todos aislados es imposible reproducir en el laboratorio. Esta colaboración está dentro del tema que investiga, que es la percepción del tiempo, cómo el cerebro procesa tiempos en muchos rangos temporales diferentes. La pregunta que se intenta resolver es si el aislamiento social afecta a nuestra percepción del tiempo. 

El cerebro mide y produce tiempos de varias maneras diferentes. Los investigadores buscan medir el efecto del aislamiento sobre el procesamiento temporal en tres escalas diferentes. Una de las más conocidas es la relacionada con los ritmos circadianos y los ciclos diarios de luz/oscuridad, comúnmente llamada “reloj biológico”. El ciclo de luz y oscuridad no cambió, seguimos en la misma época del año, pero los despertadores están sonando menos. Algunas personas son más alondras, más mañaneros o búhos, más noctámbulos. Es un gran experimento natural donde estamos todos bastante más cerca de nuestro horario natural.

Otra escala es el procesamiento de tiempos de segundos a minutos que entra en juego cuando estimamos duraciones cotidianas. Hay pistas de que la estimación del tiempo que va de los segundos a minutos podría estar alterada, vamos a medirla en una variedad de tareas. Una tercera escala es la relacionada a los tiempos musicales, o cómo hacemos para mantener nuestro movimiento en sincronía con el pulso de la música. Esperaremos los resultados de este estudio.

Los investigadores buscan medir el efecto del aislamiento sobre el procesamiento temporal en tres escalas: los ritmos circadianos, de segundos a minutos y los tiempos musicales

Un año y medio sola en una cueva puede sonar como una pesadilla para muchas personas, pero la atleta española Beatriz Flamini salió con una sonrisa alegre y dijo que pensaba que tenía más tiempo para terminar su libro. Casi no tuvo contacto con el mundo exterior durante su impresionante hazaña de resistencia humana. Durante 500 días, documentó sus experiencias para ayudar a los científicos a comprender los efectos del aislamiento extremo.

Una de las primeras cosas que se hicieron evidentes el 12 de abril de 2023 cuando salió de la cueva fue lo fluido que es el tiempo, moldeado más por los rasgos de tu personalidad y las personas que te rodean que por el tictac del reloj.

Al hablar con los periodistas sobre sus experiencias, Flamini explicó que rápidamente perdió el sentido del tiempo. La pérdida de tiempo fue tan profunda que, cuando su equipo de apoyo vino a buscarla, se sorprendió de que se le hubiera acabado el tiempo, creyendo que solo había estado allí durante 160-170 días.

Nuestras acciones, emociones y cambios en nuestro entorno pueden tener efectos poderosos en la forma en que nuestra mente procesa el tiempo. Para la mayoría de las personas, la salida y la puesta del sol marcan el paso de los días, y las rutinas laborales y sociales marcan el paso de las horas. En la oscuridad de una cueva subterránea, sin la compañía de otros, muchas señales del paso del tiempo habrán desaparecido. Entonces, Flamini puede haberse vuelto más dependiente de los procesos psicológicos para monitorizar el tiempo.

Una forma en la que hacemos un seguimiento del paso del tiempo es la memoria. Si no sabemos cuánto tiempo hemos estado haciendo algo, usamos la cantidad de recuerdos formados durante el evento como un índice de la cantidad de tiempo que ha pasado. Cuantos más recuerdos formamos en un evento o era, más percibimos que ha durado. Los días ocupados y las semanas llenas de muchos eventos novedosos y emocionantes generalmente se recuerdan como más largos que los más monótonos en los que no sucede nada digno de mención.

Para Flamini, la ausencia de interacción social combinada con la falta de información sobre la familia y los asuntos de actualidad (la guerra en Ucrania, la reapertura de la sociedad después de los bloqueos del COVID 19), puede haber reducido significativamente la cantidad de recuerdos que formó durante su aislamiento. La propia Flamini señaló: “Todavía estoy atrapada en el 21 de noviembre de 2021. No sé nada sobre el mundo”.

Nuestras acciones, emociones y cambios en nuestro entorno pueden tener efectos poderosos en la forma en que nuestra mente procesa el tiempo 

La pérdida de tiempo también puede reflejar la menor importancia del tiempo en la vida de las cavernas. En el mundo exterior, el ajetreo de la vida moderna y la presión social para evitar perder el tiempo significan que muchos de nosotros vivimos en un estado perpetuo de estrés por el tiempo. Para nosotros, el reloj es un indicador de cuán productivos y exitosos somos como adultos .

En otros estudios se vio que los adultos y los niños que pasaron períodos prolongados aislados en búnkeres nucleares(con fines de investigación) en el apogeo de la guerra fría informaron constantemente de una pérdida del sentido del tiempo. También lo informan con frecuencia las personas que cumplen sentencias de prisión y el público en general lo experimentó ampliamente durante los cierres de COVID-19 .

Las cuevas, los búnkeres nucleares, las prisiones y las pandemias globales comparten dos características que parecen crear un sentido alterado del tiempo. Nos aíslan del resto del mundo e involucran espacios confinados. Flamini, sin embargo, vivía con una agenda vacía que se extendía hacia su futuro. Sin reuniones de trabajo para las que prepararse, sin citas a las que apresurarse y sin agenda social que gestionar.

Llevaba una existencia a su propio ritmo, en la que podía comer, dormir y leer cómo y cuándo quisiera. Se ocupó pintando, ejercitándose y documentando sus vivencias. Esto puede haber hecho que el paso del tiempo fuera irrelevante.

A medida que los ritmos biológicos del sueño, la sed y la digestión se hicieron cargo de las manecillas del reloj, es posible que Flamini simplemente prestara cada vez menos atención al paso del tiempo, lo que provocó que finalmente lo perdiera.

Al hablar con los periodistas sobre sus experiencias, Flamini explicó que rápidamente perdió el sentido del tiempo. La imagen es de dominio público.

La capacidad de Flamini para dejar pasar el tiempo puede haber sido mejorada por su fuerte deseo de lograr su meta de 500 días. Después de todo, decidió entrar en la cueva y podría irse si quisiera.

Para las personas que quedan recluidas en contra de su voluntad, el tiempo puede convertirse en una prisión en sí mismo. Los prisioneros de guerra y las personas que cumplen penas de prisión a menudo informan que monitorear el paso del tiempo puede convertirse en una obsesión. Parecería que solo somos capaces de realmente dejar ir el tiempo cuando tenemos el control de él.

Por último, compartir esta reflexión de Henry F. Amiel: “El tiempo no es sino el espacio entre nuestros recuerdos.

La percepción del tiempo después del aislamiento