domingo. 03.03.2024

La misofonía, por consenso, se reconoce como un trastorno caracterizado por una respuesta emocional desproporcionada a los sonidos cotidianos. La respuesta misofónica puede variar desde una irritación leve hasta ira y angustia, y puede acabar en un deterioro del funcionamiento social y ocupacional. Las manifestaciones comunes de la misofonía incluyen sentimientos de ira, disgusto y ansiedad; tensión muscular; la evitación de estímulos desencadenantes, el retraimiento de las situaciones sociales y, en algunos casos, la agresión verbal y física. También se han descrito respuestas emocionales secundarias, por ejemplo, vergüenza, culpa o ansiedad anticipatoria.

Este problema suele iniciarse al final de la infancia o al principio de la adolescencia y tiende a agravarse con el paso de los años.

La misofonía se reconoce como un trastorno caracterizado por una respuesta emocional desproporcionada a los sonidos cotidianos

¿Cómo se manifiesta la misofonía o sensibilidad al ruido?

Existe una amplia variedad de sonidos susceptibles de ser altamente desagradables para las personas misofónicas:

· En la mayoría de los casos estos individuos manifiestan incomodidad ante sonidos emitidos por otras personas como, por ejemplo, al masticar, sorber, carraspear, besar, silbar o bostezar, entre otros.

· En otras ocasiones sucede ante estímulos repetitivos y también ante sonidos ambientales como relojes, alarmas, aires acondicionados o, por ejemplo, el sonido que se produce al pasar páginas en un periódico o al presionar las teclas de un ordenador.

· Otras circunstancias en las que la persona misofónica puede sentirse irritada es ante los sonidos que emiten algunos electrodomésticos como hornos, neveras, televisores, radios, lavadoras o ventiladores. Estos estímulos producen en las personas misofónicas un estado de irritabilidad y agitación, desencadenando, en muchas ocasiones, también reacciones de ira o mal humor. Pueden alterar significativamente el bienestar y la calidad de vida de las personas y suelen, a su vez, llevarlas a evitar determinadas situaciones y a desarrollar problemas en las relaciones sociales. La elevada incomodidad para la persona con esta afectación puede desencadenar discusiones y agresividad hacia los demás e inducirlas, en el caso extremo, a un aislamiento social.

· Otras reacciones habituales son hacer uso de tapones, audífonos o auriculares, cambiar los horarios y los hábitos diarios con el objetivo de no tener que exponerse a esos molestos sonidos desencadenantes.

Hay poca investigación sobre la prevalencia de la misofonía, con estimaciones reportadas que varían entre el 5% y el 20% en muestras específicas. Un estudio de 483 estudiantes universitarios estadounidenses informó que casi el 20% de la muestra experimentó síntomas clínicamente significativos de misofonía. En un estudio de 415 estudiantes universitarios chinos, el 20% de los participantes eran "a menudo" o "siempre" sensibles a los sonidos de las personas que comían, los sonidos nasales y los golpecitos repetitivos, y el 6% informaron de una misofonía clínicamente significativa. Un estudio sobre la prevalencia de la misofonía en Turquía informó de una prevalencia del 12,8%, mientras que el 78% de los participantes informaron haber experimentado aversión a al menos un sonido. Naylor Caimino encontró que casi la mitad de los estudiantes de medicina de pregrado de su muestra informaron síntomas clínicamente significativos de misofonía, con la mayoría (37%) informando síntomas leves de misofonía y un pequeño número de estudiantes (0,3%) reportando misofonía severa. La mayor tasa de prevalencia en esta población puede explicarse por la mayor propensión de los estudiantes de medicina a experimentar afecciones que se ha encontrado que coexisten con la misofonía.

La elevada incomodidad para la persona con esta afectación puede desencadenar discusiones y agresividad hacia los demás e inducirlas a un aislamiento social

Hasta la fecha, ningún estudio ha investigado la misofonía en una muestra representativa de la población general. En primer lugar, se evaluó la estructura factorial y las propiedades psicométricas de los S-Five en esta población. A continuación, se utilizó el S-Five para presentar estimaciones de la intensidad de las emociones causadas por los sonidos que desencadenan reacciones misofónicas en las actividades cotidianas, y las normas relacionadas con los cinco componentes clave de la experiencia misofónica. Un tercer objetivo del estudio fue estimar la prevalencia de personas para quienes los síntomas de misofonía causan una carga significativa en su vida

Alrededor del 18% de la población general del Reino Unido puede tener misofonía, es decir, una tolerancia disminuida a ciertos sonidos, según un estudio publicado el 22 de marzo de 2023 en la revista PLOS ONE por Silia Vitoratou del King's College de Londres, Reino Unido, y sus colegas.

Aquí, los autores encuestaron a una muestra representativa de la población general del Reino Unido. De las 768 personas encuestadas, el 51% se identificó como mujer, el 48% como hombre y cuatro se identificaron como no binarias/de otro tipo. La edad media fue de 46,4 años. El 13,6% de la muestra conocía el término misofonía antes de la encuesta, y el 2,3% se autoidentificó como misofónica.

La encuesta de los autores preguntó sobre los "sonidos desencadenantes" comunes y pidió a los encuestados que describieran su respuesta emocional y su intensidad utilizando una escala de 10 puntos. Los autores también preguntaron a las personas sobre cómo estos sonidos afectan su vida, la forma en que se ven a sí mismos, sus relaciones personales y profesionales.

Alrededor del 18% de la población general del Reino Unido puede tener misofonía, es decir, una tolerancia disminuida a ciertos sonidos

Realizaron entrevistas con 26 personas autoidentificadas con misofonía y 29 personas del grupo de la encuesta general para establecer una puntuación de corte para los síntomas significativos de misofonía. El nuevo cuestionario permite a los investigadores y médicos medir estos aspectos de la misofonía y ver cómo cambian las cosas con el tiempo.

Los autores encontraron que el 18% de su muestra parecía tener síntomas significativos de misofonía, que pueden incluir sentirse atrapado o indefenso alrededor de estos sonidos, así como culparse a sí mismo por las fuertes reacciones y perderse cosas debido al impacto de los sonidos.

Además, la reacción negativa más común a estos sonidos en la población general fue la irritación, mientras que los individuos con misofonía informaron que se sentían atrapados o indefensos cuando no podían alejarse de estos sonidos.

Si bien no hubo diferencias significativas en la prevalencia de la misofonía según el género, los autores encontraron que los individuos por encima del umbral de misofonía eran un promedio de 3,3 años más jóvenes que los que estaban por debajo del umbral, una diferencia pequeña pero significativa.

Aunque estos resultados son específicos del Reino Unido, por lo que pueden no ser generalizables a través de países y culturas, los autores sugieren que su herramienta de encuesta puede ser útil para los médicos que trabajan en el campo de la misofonía.

Por último, compartir esta reflexión de Oliver Wendel Holmes: “El ruido de un beso no es tan retumbante como el de un cañón, pero su eco dura mucho más”.

 

Misofonía o experimentar respuestas negativas significativas a los sonidos