jueves. 25.04.2024

El cortisol es una hormona esteroidea, o glucocorticoide, producida por la glándula suprarrenal. La secreción de cortisol está gobernada por el ritmo circadiano de la hormona adrenocorticotropa (ACTH); aumenta significativamente después de despertar, debido a la necesidad de generar fuentes de energía (glucosa) tras largas horas de sueño. El cortisol se libera como respuesta al estrés y a un nivel bajo de glucocorticoides en la sangre. Sus funciones principales son incrementar el nivel de azúcar en la sangre a través de la gluconeogénesis ayudar al metabolismo de grasas, proteínas, y carbohidratos. El estrés mantenido durante el embarazo y sobre todo en el primer trimestre puede dar origen a problemas o patologías en el feto. El distrés psicológico materno se acompaña de desregulación del eje hipotalámico-hipofisario con elevación del cortisol, el cual puede afectar al crecimiento fetal. Las mujeres con depresión, ansiedad o estrés prenatales tienen con mayor frecuencia aborto espontáneo y preeclampsia, y son más proclives a tener partos prematuros o a parir niños de bajo peso.

Un nuevo estudio analiza datos de más de 1.000 mujeres y niños daneses, encontrando que los niños expuestos a altos niveles de cortisol prenatal podían decir más palabras, mientras que las niñas entendían más palabras a una edad más temprana. Este trabajo contribuye a nuestra comprensión del papel del cortisol en el desarrollo del cerebro fetal y la maduración infantil.

Los investigadores planean investigar más a fondo si la exposición prenatal al cortisol también se asocia con puntuaciones de cociente intelectual (CI) más altas en los niños.

Los altos niveles de la hormona del estrés cortisol durante el tercer trimestre del embarazo pueden mejorar las habilidades del habla y el lenguaje

Datos clave:

  1. Los altos niveles de la hormona del estrés cortisol durante el tercer trimestre del embarazo pueden mejorar el desarrollo temprano del lenguaje en los niños.

  2. Los niños expuestos a altos niveles de cortisol prenatal podían articular más palabras entre las edades de 12-37 meses, mientras que las niñas eran mejores para entender más palabras a los 12-21 meses.

  3. Este es el primer estudio que explora la conexión entre los niveles de cortisol materno y el desarrollo del lenguaje en los niños a lo largo del tiempo, proporcionando nuevos conocimientos sobre el papel de la exposición prenatal al cortisol en la maduración fetal y el desarrollo infantil.

Los altos niveles de la hormona del estrés cortisol durante el tercer trimestre del embarazo pueden mejorar las habilidades del habla y el lenguaje en los primeros 3 años de vida de un niño, según una investigación presentada en el 25º Congreso Europeo de Endocrinología en Estambul. Los hallazgos ayudan a los investigadores a comprender mejor el papel que desempeña el cortisol en el desarrollo fetal e infantil.

El desarrollo del lenguaje durante la primera infancia puede indicar qué tan bien se desarrolló el sistema nervioso de un bebé en el útero. La exposición prenatal al cortisol, una hormona esteroide que ayuda al cuerpo a responder al estrés, dirige el crecimiento de un feto y también afecta su desarrollo cerebral. Sin embargo, los efectos que el cortisol tiene en el desarrollo temprano del lenguaje siguen siendo desconocidos. El desarrollo del lenguaje durante la primera infancia puede indicar qué tan bien se desarrolló el sistema nervioso de un bebé en el útero. 

El desarrollo del lenguaje durante la primera infancia puede indicar qué tan bien se desarrolló el sistema nervioso de un bebé en el útero

En este estudio preliminar, investigadores del Hospital Universitario de Odense, analizaron datos sobre los niveles de cortisol de 1.093 mujeres danesas durante su tercer trimestre de embarazo y sobre las habilidades del habla y el lenguaje de 1.093 niños daneses de 12 a 37 meses, de la cohorte infantil de Odense: "El desarrollo temprano del lenguaje en los niños se conoce como un predictor de la función cognitiva más adelante en la vida, como la atención, la memoria y el aprendizaje, por lo que queremos investigar si la exposición prenatal al cortisol también está asociada con las puntuaciones de CI de los niños de 7 años", refiere el Dr. Fenger Dreyer. Añadió: “Hemos tenido acceso a una gran cohorte de estudio, métodos de análisis de alta calidad y covariables relevantes, lo que hace que nuestro estudio sea una contribución importante a la comprensión fisiológica de la exposición prenatal al cortisol en la maduración fetal y el desarrollo infantil”.

Posteriormente, el equipo evaluará si los niños expuestos a altos niveles de cortisol en el útero tienen más probabilidades de tener puntajes de cociente intelectual (CI) más altos. Excepto por los datos sobre los niveles de cortisol materno y el desarrollo temprano del lenguaje, la Cohorte Infantil de Odense también tiene datos sobre pruebas de inteligencia realizadas por niños de siete años. 

Se sabe que el desarrollo temprano del lenguaje en los niños predice la función cognitiva más adelante en la vida, como la atención, la memoria y el aprendizaje, por lo que queremos investigar si la exposición prenatal al cortisol también está asociada con las puntuaciones de coeficiente intelectual de los niños de 7 años.

Por último, compartir esta reflexión, del filósofo danés Soren Kierkegaard: “¡Qué irónico es que precisamente por medio del lenguaje un hombre pueda degradarse por debajo de lo que no tiene lenguaje!”.

La hormona del estrés y las habilidades del lenguaje