#TEMP
viernes. 12.08.2022
1

Las políticas gubernamentales sufren un claro giro a la derecha, pero es que la cumbre de la OTAN en Madrid, despeja el camino a la gran coalición PSOE/PP/VOX que de hecho funciona ya en cuanto a defensa de la monarquía y por tanto cuanto al estado se refiere. El pacto de Rota. El pacto para poner Andalucía en la diana nuclear.

En estos momentos la principal preocupación de los EEUU es que la UE o Europa Unión se arme, imponer sanciones a Rusia que en realidad las sufren los pueblos europeos y no las y los rusos y Putin menos, logrando de esta manera su segundo objetivo que es ganar para sus intereses el mercado de la Unión. Con armas a su vez y en su mayor parte de fabricación USA por lo que la jugada estadounidense es perfecta. Gana en todo y los ucranianos y ucranianas ponen los muertos y la excusa.

Rusia prueba sus armas que luego venderá a más de medio mundo y los norteamericanos colocan las suyas en el mercado europeo. Los ucranianos y ucranianas solo sacan sufrimiento y luego ya llegarán las empresas occidentales a ganar dinero con la reconstrucción. También las empresas rusas. Mientras tanto las domadas, manipuladas y egoístas poblaciones europeas pagan su guerra a costa de las sanciones. Basta ya de dejarnos engañar. Pedro Sánchez y su gobierno están en la operación, en las cúpulas del PSOE por convicción pro-neoliberal y atlantista sin matices, los de Podemos por omisión o directamente por colaboración. El PP, Cs y VOX, ven con satisfacción como el sanchismo ejecuta sus políticas en materia de defensa, carrera armamentística, sumisión a los EEUU y victoria política y de discurso.

Pero es que en caso de dificultades del aparato PSOE sanchista, las derechas monárquicas acuden en su auxilio, por eso la gran coalición PP-VOX-PSOE funciona ya y lo hace sin fisuras.

En un estado con un 10% de inflación y con la población comenzando a  pagar gravantemente las consecuencias, Sánchez hace el trabajo sucio a las derechas y los ricos convenciendo a la población de que la culpa es de Putin y no del bueno de Biden o de la UE y su comisión.

Dentro de poco tiempo las subidas de precios serán insufribles y curiosamente quienes primero están reaccionando son los propios estadounidenses donde la popularidad de Biden está por los suelos, peor que la de Sánchez y comienzan a cuestionares la intervención en Ucrania. En España un gobierno autoproclamando progresista corre con el gasto de favorecer los intereses de los millonarios globalistas anglosajones.

Por si todo lo dicho, no fuera suficiente, Sánchez rompe con Argelia, nuestro principal suministrador de gas natural y ficha por la amistad con el único socio fiable de los EE.UU en todo el continente africano, Marruecos. Deja tirados a los saharauis y entiende la matanza de personas negras en Nador. La masacre de Fargana no es entendible sin la apuesta total por defender los intereses USA, la ruptura con el Frente Polisario y la renovada amistad con el reino del hermano de la dinastía reinante española. La excusa de Sánchez de un ataque “violento” a nuestras fronteras por algunas personas con palos y cientos sin más armas que el hambre y el deseo de sobrevivir, no solo no es excusa, es hacer un triste ridículo. En Nador no solo han enterrado a entre treinta y cuarenta inmigrantes sin nombre, sino la dignidad y la veracidad del Gobierno. Sánchez esto va a ser tu Casas Viejas, recuerda. El inicio de tu final.

Qué solución tenemos:

En primer lugar conformar y agrupar una oposición de izquierdas. Una oposición republicana, popular, de progreso, de clase, feminista y sindicalista, nunca sectaria, que haga frente a las políticas gubernamentales que nos llevan al desastre y a caer en brazos de la extrema derecha. PP y VOX representan lo mismo.

En segundo lugar exigir la paz, luchar por la paz. La guerra solo favorece a los ricos y los traficantes de armas y a intereses extranjeros, no a los nuestros. Una conferencia internacional por la paz y obligar a todos los gobiernos a que hagan diplomacia, no la guerra.

En tercer lugar unir lazos internacionales e internacionalistas con los pueblos. Solidaridad y comercio justo. Defender el planeta de la destrucción que viene.

En cuarto lugar exigir la salida de la OTAN y una política internacional independiente y que mire al mundo y no solo a una pequeña parte del mismo que no representa más allá del 15% de la población mundial, que es la OTAN.

En quinto lugar desde la oposición de izquierdas exigir que se deje de mentir y de engañar.

Pero sepa usted señor Sánchez que esto no es una opción ideológica, no, es la de personas que quieren vivir dignamente, comer dignamente, que sus familias tengan futuro y que no vivan el infierno que ustedes incluidos PP y VOX, nos preparan. Es la opción pretende ser la de todas y todos los que no llegan a fin de mes o que cuando se jubilen puedan tener pensiones y sanidad pública.

De Nador a Rota