#TEMP
martes 17/5/22

Los sindicatos de Telemadrid piden el despido de Dragó, que se 'retracta'

El escritor y presentador dice ahora que la historia que cuenta en su libro sobre las relaciones sexuales con dos niñas no es cierta, como si eso restara algo de carga apologética a su relato sobre abusos a menores. Dragó ha pasado a engrosar las filas de los 'ejemplos para la sociedad' que se atrincheran tras los muros de la televisión autonómica.
> Dragó se jacta de "follarse" a dos niñas
> LEIRE DÍEZ CASTRO: La abominación tiene nombre: Sánchez Dragó
NUEVATRIBUNA.ES - 27.10.2010

Una "historia literaturizada". Así describe Fernando Sánchez Dragó su encuentro sexual con dos niñas japonesas de trece años en la supuesta retractación que le ha hecho a Vanitatis "curiosamente" -como destaca la publicación- desde Japón. Vanitatis cuenta que se ha puesto en contacto con él tras la polémica suscitada por este relato publicado en su último libro "Dios los cría...": "En Tokio, un día, me topé con unas lolitas, pero no eran unas lolitas cualesquiera, sino de esas que se visten como zorritas, con los labios pintados, carmín, rimel, tacones, minifalda... Tendrían unos trece años. Subí con ellas y las muy putas se pusieron a turnarse. Mientras una se iba al váter, la otra se me trajinaba".

Ante la pregunta de si es real esta historia, Dragó contesta: "Literaturizada, digamos. A partir de una anécdota trivial. Se remonta a 1967. Ya ha llovido: casi medio siglo. Fue un coqueteo sin importancia. Los jóvenes japoneses eran así. Estaban ellas, con sus amigos, a la salida del metro. Fuimos todos juntos a tomarnos un café al lado de la estación. Nadie se trajinó a nadie. Lo de los trece años era una forma de hablar. Las japonesas tienen un aspecto muy aniñado". El resto de la conversación transcurre de esta manera:

V - ¿Por qué lo cuenta ahora?
D: - Lo he contado siempre.

V:- ¿Sabe que es un delito?
D: - No lo es, puesto que no sucedió nada.

V: - ¿No le importa que esto se conozca?
D: - No.

V: ¿Le dijeron algo al respecto desde la editorial Planeta?
D: - No.

V: - ¿Y desde su círculo más cercano?
D: -No.

V: ¿Y Albert Boadella (a quien se lo contaba en el libro)?
D: Nada especial. Supongo que se rió.

Sea verdad o no, la apología que el escritor hace en su obra de 'trajinarse' a dos menores merece una reflexión aparte. Como señala una de las numerosas entradas de blog que se han producido a raiz de la difusión del affaire de Dragó, "si en un momento en el que la sociedad está por fin auténticamente sensibilizada con el problema de los abusos sexuales a menores —el mismo Papa de la iglesia católica tiene que pensarse dos veces el suelo de qué país pisa— Sánchez Dragó decide hacer bromas para epatar a su audiencia literaria, es muy libre de hacerlo. Por supuesto, sin llevarse un solo céntimo de nuestros impuestos. Su cese de cualquier cargo que ocupe en Telemadrid debería haber sido fulminante. Esperanza Aguirre es maestra asociándose con elementos díscolos, primero Jesús Neira y ahora Fernando Sánchez Dragó. Dios los cría y Sánchez Dragó se los zumba".

De hecho, el Comité de Empresa de Telemadrid, donde Sánchez Dragó tiene un programa, ha pedido ya el despido inmediato del escritor porque "es absolutamente inadmisible que alguien que presume de haber mantenido relaciones sexuales con niñas de trece años aparezca en una empresa pública de comunicación como la nuestra". El comité recuerda que "no es la primera vez que la verborragia desenfrenada de este individuo desprestigia al Ente Público Radio Televisión Madrid. Baste recordar su afición a hacer propaganda gratuita de bebidas alcohólicas y de medicamentos no autorizados por las autoridades sanitarias cuando presentaba el informativo de la noche en Telemadrid. Pero este último caso, en el que se jacta de haber cometido un delito tan repugnante como la pederastia, supera ya todos los límites".

Lo malo de todo esto es que llueve sobre mojado. No es tampoco la primera vez que una 'apuesta personal' en la televisión autonómica de la presidenta de la Comunidad de Madrid, Esperanza Aguirre, se enfrenta a una acusación de abusos y que incluso acaba frente a los tribunales. Es el caso del antiguo director general, Manuel Soriano, que sigue ocupando un cargo importante en la cadena. La presidenta no ha mostrado hasta ahora ninguna sensibilidad hacia estos casos resistiéndose a despedir a los involucrados, por lo que no cabe esperar que actúe de forma distinta con Sánchez Dragó. De seguir así, Telemadrid acabará siendo el refugio de abusadores de menores, camorristas -Hermann Tertsch- alcohólicos, drogadictos...eso sí, todos ideológicamente identificados con la extrema derecha que encarna la propia 'lideresa'.

Como decía Xabi Larrañaga, el periodista que difundió las revelaciones de "Dios los cría..." en el Diario de Noticias "los papeles están cambiados. La izquierda se encierra en el convento y en sus complejos. Empezó liando porros y acaba cerrando el estanco. Y la derecha abandona la sacristía y se las da de destroyer libertaria. Lástima que por ver quién la tiene más grande le ocurre a veces como al broncas del pueblo, que de tanto hacer trompos un día atropella a un vecino. O sea, delinque."


Los sindicatos de Telemadrid piden el despido de Dragó, que se 'retracta'
Comentarios