#TEMP
sábado. 02.07.2022

La sociedad civil se organiza para tener voz y voto ante los 'veintisiete'

Representantes de más de 500 ONG procedentes de 36 países exigen la aprobación de un reglamento que regule la Iniciativa Ciudadana Europea, "el más potente de los instrumentos puestos a disposición de la sociedad civil para su participación en la agenda política por el Tratado de Lisboa".
NUEVATRIBUNA.ES / AGENCIAS - 9.5.2010

Ésta es una de las principales conclusiones extraídas de las "Jornadas Cívicas Europeas 2010. Por una ciudadanía social europea", celebradas en Málaga este fin de semana y organizadas por trece ONG españolas. El presidente de la Fundación Cives, Victorino Mayoral, fue el encargado de presentarlas, coincidiendo con la celebración, este domingo, del Día de Europa.

A través de esta Iniciativa Ciudadana Europea se podrá elevar un proyecto legislativo a la Comisión siempre que cuente con el apoyo de un millón de firmas, y cuyo borrador de reglamento está en estos momentos a debate. Los actuales términos del reglamento, tal y como explicó Mayoral, "dejan demasiado margen a la discrecionalidad y a la ‘mano invisible’, tanto de las instituciones como de los gobiernos nacionales, para modificar, rechazar o tergiversar la iniciativa proveniente de la sociedad civil".

En este contexto, las conclusiones proponen algunos temas para que sean considerados como sujetos de Iniciativa Ciudadana Europea. Entre ellos destacan la creación de un Fondo Monetario Europeo, la lucha contra los paraísos fiscales, instrumentos de gobernanza financiera europea y mundial, la reducción del 30% de emisiones en 2020, destinar un porcentaje del IRPF a la financiación de la UE o la adhesión de la UE al Convenio de Derechos Humanos del Consejo de Europa.

Otra de las conclusiones de este encuentro, es la necesidad de que las instituciones europeas aprueben, lo antes posible, la Orden de Protección Europea contra la Violencia de Género. En este ámbito, se destaca la importancia de conseguir una representación equilibrada de ambos sexos en la toma de decisiones, una misma independencia económica para las mujeres y los hombres y la erradicación de la violencia de género.

En cuanto a la educación, las casi 700 personas reunidas en Málaga definieron la necesidad de utilizar el factor educativo como contribuyente para impulsar la construcción de una ciudadanía responsable y democrática basada en los Derechos Humanos. En este sentido, proponen que las instituciones europeas se comprometan con la educación para la ciudadanía en todos los sistemas educativos europeos y a lo largo de toda la vida de los ciudadanos. También destacan el papel decisivo de las ONG en esta materia.

Mayoral destacó además la importancia de desarrollar un diálogo intercultural entre países y fomentar la movilidad. En la misma línea, las conclusiones instan a los Estados y a la Unión a promover la igualdad de trato de todas las opciones de conciencia – religiosas y no religiosas – garantizando por ley la neutralidad de los Estados en todas sus funciones.

El documento también pide más implicación de los ayuntamientos para que establezcan un foro de debate permanente con las ONG y las instituciones europeas que redunde en una mejor prestación de los servicios básicos y fundamentales para conseguir una mayor cohesión social, en el marco de una auténtica ciudadanía europea. Para ello se propone constituir un "Convenio Marco de Ciudadanía" como foro de debate, propuesta y coordinación.

Las conclusiones también proponen que se incluyan "cláusulas sociales" en los concursos que las administraciones convoquen para la prestación de los servicios sociales de interés general, que sean susceptibles de ser prestados por las organizaciones del Tercer Sector. De esta forma, se tendría en cuenta "no solo la calidad, sino también la calidez humana, como factores añadidos del voluntariado que caracteriza al sector social", destacó Mayoral.

La sociedad civil se organiza para tener voz y voto ante los 'veintisiete'
Comentarios