<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
miércoles. 08.02.2023
posible_imposible

Dentro de la Psicología Positiva, los psicólogos Chistopher Peterson y Martín Seligman han identificado un grupo de 24 fortalezas, las cuales encontraron que se presentan de manera constante en una gran diversidad de culturas, que se pueden desarrollar de manera consciente y que se presentan en diferentes niveles en las personas.

  1. Las 24 fortalezas
  2. Los suicidios son prevenibles
  3. La psicoterapia positiva
  4. Fortalezas del ser humano
  5. Objetivos de la terapia
  6. Tipos de intervención
  7. Reflexión de Albert Camus

Las 24 fortalezas

  • GRUPO I (Sabiduría y conocimiento): 1. Curiosidad, interés por el mundo; 2. Amor por el conocimiento y el aprendizaje; 3. Juicio, pensamiento crítico, mentalidad abierta; 4. Ingenio, originalidad, creatividad, inteligencia práctica; y 5. Perspectiva
  • GRUPO II (Coraje): 6. Valentía; 7. Perseverancia y diligencia; 8. Integridad, honestidad, autenticidad; y 9. Vitalidad y pasión por las cosas.
  • GRUPO III (Humanidad): 10. Amor, apego, capacidad de amar y ser amado; 11. Simpatía, amabilidad, generosidad; y 12. Inteligencia emocional, personal y social.
  • GRUPO IV (Justicia): 13. Ciudadanía, civismo, lealtad, trabajo en equipo; 14. Sentido de la justicia, equidad; 15. Liderazgo; 16. Capacidad de perdonar, misericordia;
  • GRUPO V (Moderación): 17. Modestia, humildad; 18. Prudencia, discreción, cautela; y 19. Auto-control, auto-regulación.
  • GRUPO VI (Trascendencia): 20. Apreciación de la belleza y la excelencia, capacidad de asombro; 21. Gratitud; 22. Esperanza, optimismo, proyección hacia el futuro; 23. Sentido del humor; y 24. Espiritualidad, fe, sentido religioso.

Los suicidios son prevenibles

Cada suicidio es una tragedia. Se calcula que cada año se suicidan más de 800.000 personas. Los efectos sobre las familias, los amigos y las comunidades son terribles y de amplio alcance, aun mucho tiempo después de que un ser querido se haya quitado la vida.

La evidencia científica nos dice que los suicidios son prevenibles. Aun así, cada 40 segundos se suicida una persona en alguna parte del mundo y muchos más intentan suicidarse.

Entre jóvenes de 15 a 29 años el suicidio es la segunda causa de muerte a nivel mundial. Además, el suicidio repercute en las poblaciones más vulnerables del mundo y es muy frecuente en grupos marginados y discriminados de la sociedad.

La psicoterapia positiva

La psicoterapia positiva proviene de la Psicología Positiva desarrollada por Seligman a partir de 1998 hasta la actualidad.

Propone estrategias para la búsqueda de la verdadera felicidad, a la que Seligman define como la "identificación y el cultivo de las fortalezas más importantes de la persona y de su uso cotidiano en el trabajo, el amor, el ocio y la educación de los hijos". Así, el aplicar las fortalezas personales a lo largo de la vida, ayuda a desarrollar una protección contra el infortunio, la depresión y las emociones negativas.

Por lo tanto, el rumbo de la vida se orientará hacia ámbitos más positivos, potenciando la creatividad, la tolerancia, la apertura a nuevas ideas y experiencias.

Entrenar a las personas vulnerables a la depresión y a las ideas suicidas a un mejor manejo de sus fortalezas ha demostrado ser útil para reducir la ansiedad, la depresión y mejorar la resiliencia y es una forma de intervenir en la prevención del riesgo suicida.

Fortalezas del ser humano

La Psicología Positiva basada en las fortalezas del ser humano, permite realizar verdaderos procesos de prevención: la Psicología Positiva entendida como el estudio científico de las fortalezas y virtudes humanas, ofreciendo una perspectiva más abierta respecto al potencial humano, sus motivaciones y capacidades de lo que escogemos por nosotros mismos permite entender el fenómeno del suicidio desde una mirada preventiva en la que se destaquen los elementos positivos del sujeto que pueden fortalecer sus rasgos y aumentar su bienestar psicológico, social y personal reduciendo la posibilidad de llegar a considerar el suicidio como una opción.

A nivel clínico, uno de los objetivos de la Psicología Positiva es cambiar el marco de intervención hacia el desarrollo de estrategias terapéuticas que favorezcan la experiencia emocional positiva, lo cual está orientado hacia la prevención y tratamiento de los problemas derivados o exacerbados por la presencia de emociones negativas como la ansiedad, la depresión, la agresión, el suicidio y el estrés, entre otros. Dichas emociones tienen además la propiedad de estrechar el repertorio conductual del individuo, en cuanto afectan a los procesos de pensamiento y acción.

Objetivos de la terapia

1. Lograr una autoconciencia emocional y conocimiento de las fortalezas personales.

2. Aprender opciones de cuidado de sí mismo que promuevan los sentimientos de competencia y dominio. Mejorar la flexibilidad y la adaptación a los cambios.

3. Potenciación de la resiliencia y desarrollo de una personalidad resistente.

4. Conseguir un adecuado control de las emociones. Gestión positiva del distrés. Lograr un mejor manejo de las emociones negativas: estrés, ansiedad, ira, tristeza... presentes en el distrés.

5. Proporcionar una oportunidad para examinar y desarrollar una comprensión de las respuestas emocionales negativas y activar estrategias que permitan modificarlas.

6. Desarrollar la empatía como comprensión de las emociones de los demás. Mejorar las relaciones y la comunicación interpersonal.

7. Desarrollar habilidades para la prevención y resolución de problemas.

8. Proporcionar a través del grupo, un entorno seguro y de apoyo para poder exponer sus problemas y aprender nuevas habilidades de afrontamiento.

Tipos de intervención

Desde la Psicología Positiva se proponen diferentes tipos de intervención, algunas de ellas referidas a la valoración de sucesos pasados, las cuales cumplen un papel importante en el bienestar hedónico de las personas.

Además, se constituyen en un componente importante en la medida en que las personas con riesgo suicida a menudo refieren interpretaciones negativas acerca de diferentes aspectos de su vida incluyendo eventos adversos sufridos en el pasado.

Por su parte, las intervenciones basadas en el futuro pueden tener un impacto significativo en la persona, teniendo un efecto protector frente a la depresión y otros problemas emocionales incluyendo el riesgo suicida.

Reflexión de Albert Camus

Por último, compartir esta reflexión de Albert Camus:

"El único problema filosófico verdaderamente serio es el suicidio. Juzgar si la vida es o no digna de vivir es la respuesta fundamental a la suma de preguntas filosóficas".

Ayuda en la prevención del suicidio