<---Taboola---> <---Taboola---> #TEMP
viernes. 03.02.2023

Dentro de la virtud sabiduría y conocimiento, nos encontramos con la fortaleza de la curiosidadLa curiosidad esuna fortaleza cognitiva que implica la adquisición y el uso del conocimiento, alimentando la virtud Sabiduría y Conocimiento. Las personas curiosas son aquellas que demuestran interés por el mundo, la búsqueda de novedades, y la apertura a experiencias.

La curiosidad consiste en tres importantes elementos:

1- La búsqueda de la novedad.

2- Un intrínseco deseo de aumentar el conocimiento. La gente curiosa tiende a encontrar satisfacción en la experiencia misma de conocer algo nuevo y aprender.

3- Una acción, a menudo una nueva acción, que envuelve lo cognitivo, lo emotivo y lo conductual.

La curiosidad está asociada a un número cada vez mayor de beneficios positivos:

– Mayor bienestar emocional, vitalidad y percepción del sentido de la vida.

– Mejora de nuestra conciencia y comprensión de las emociones.

– Aumento de la sensación de flujo (junto a la creatividad, la persistencia y un bajo egocentrismo)

– Mayor apreciación estética.

– Mayor tolerancia e incluso preferencia por desafíos inciertos y estresante. La curiosidad también provoca un menor número de emociones negativas.

La curiosidad es un elemento importante de la creatividad, nos proporciona emociones positivas, mejora nuestro bienestar diario y es un pilar de búsqueda del sentido de la vida

– La curiosidad provoca una menor dependencia a los autoritarismos, de los estereotipos y del pensamiento dogmático.

– Además la curiosidad es un elemento importante de la creatividad, nos proporciona emociones positivas, mejora nuestro bienestar diario y es un pilar de búsqueda del sentido de la vida.

– Las personas más curiosas tienden a lograr mejores resultados en los estudios, trabajo y deporte. Cuando las personas sienten curiosidad: dedican más atención a la actividad, procesan la información más profundamente, recuerdan la información mejor y es más probable que persistan en las tareas hasta que las metas se cumplan.

– También se ajustan mejor a la escuela y a los cambios relacionados con el trabajo y por lo general están más satisfechos y tienen mejores relaciones con otras personas.

– Hay algunos estudios que han demostrado que incluso los adultos mayores que son más curiosos viven más tiempo(incluso después de tomar la edad, el sexo y la salud física en consideración).

Berlyne se refirió a la curiosidad como causal del comportamiento exploratorio en ausencia de las necesidades biológicas básicas (las cuales podrían ser consideradas como correspondientes a la motivación extrínseca). De hecho, el mismo Berlyne ya había mencionado previamente que la curiosidad podía catalogarse como un estado motivacional interno. Otros autores han incluido la curiosidad en sus conceptualizaciones de la motivación intrínseca, la curiosidad, la competencia, los desafíos y el autocontrol eran los principales componentes de este tipo de motivación.

Teoría del Flow

M. Cskikszentmihalyi, Jefe del Departamento de Psicología de la Universidad de Chicago, es el promulgador de “la teoría del Flow (flujo)”. El Flow o Experiencia Óptima es un estado en el que la persona se encuentra completamente absorta en una actividad para su propio placer y disfrute, durante la cual el tiempo vuela y las acciones, pensamientos y movimientos se suceden unas a otras sin pausa. Se trata de ese momento en el que no eres consciente del paso del tiempo porque estás tan inmerso en una tarea y la disfrutas tanto que no eres capaz de pensar en nada más.

El modelo de flujo se considera normalmente como la teoría líder de la felicidad basada en la actividad, que a menudo se remonta a los puntos de vista de Aristóteles

El nombre de la teoría del flow (teoría del flujo) se debe a que, durante las entrevistas y terapias de este psicólogo, sus pacientes describían estas experiencias utilizando la metáfora de una corriente de agua que les llevaba hacia adelante. El modelo de flujo se considera normalmente como la teoría líder de la felicidad basada en la actividad, que a menudo se remonta a los puntos de vista de Aristóteles.

Las características comunes que tienen las experiencias para que sean óptimas y dejarse fluir, aunque no todos los componentes son necesarios para conseguir una experiencia de flujo, son:

· La tarea o meta es posible de alcanzar, esto es, es necesario el establecimiento de objetivos concretos.

· Hemos de poder concentrarnos de forma plena en ello.

· La tarea ha de tener unas metas claras.

· Las metas claras permiten una retroalimentación directa e inmediata, éxitos y fallos en el curso de la actividad son obvios, así el comportamiento puede ser ajustado como se necesite.

· Actuamos sin esfuerzo, totalmente concentrados y distanciados de preocupaciones.

· Se crea un sentimiento de control sobre la situación o la actividad que elimina el miedo al fracaso.

Toda la energía física y psíquica está involucrada en la realización de la tarea. En conclusión, el ego se desvanece para dar paso a la concentración

· Desaparece la preocupación por la personalidad y hay una pérdida de autoconciencia. Cuando el estado de flow se activa, la autoconciencia desaparece. La conciencia propia se desvanece porque la atención está focalizada en la actividad que propulsa la experiencia de flow. Toda la energía física y psíquica está involucrada en la realización de la tarea. En conclusión, el ego se desvanece para dar paso a la concentración.

· El sentido de la duración del tiempo se altera. En el estado de flow las horas pueden parecer minutos, mientras que en otras ocasiones unos segundos pueden transformarse en infinito. El reloj deja de ser un medio válido para medir la calidad temporal de la experiencia de flow.

· El flujo sobreviene cuando se produce un equilibrio entre los desafíos de la tarea o actividad que estamos afrontando y las habilidades de las que disponemos para dicho afrontamiento, esto es la actividad no nos resulta ni demasiado fácil, ni demasiado complicada.

Este autor nos dice que podemos despertar nuestra curiosidad si hacemos un esfuerzo para dirigir nuestra atención a una determinada cosa a nuestro alrededor. Supongamos que no sabemos cómo relacionarnos con esa persona que nos agrada, basta con mirarla detenidamente para poder captar sus gestos, sus movimientos. Si nosotros comenzamos a imitar un poco lo que está haciendo, eso automáticamente llamara la atención del otro, lo que puede conducir a una charla, a una oportunidad de conocer a alguien que realmente nos interesa. 

Por último, compartir esta reflexión de José Saramago: “La vejez empieza cuando acaba la curiosidad”.

La curiosidad, una fortaleza más