#TEMP
sábado. 13.08.2022

Las redes sociales inundan nuestro día a día, en casi todos los aspectos de nuestra cotidianidad. En nuestra manera de invertir o incluso en nuestra toma de decisiones financieras, que también lo hace. Seguimos ideas de inversión de influencers sin saber sus objetivos ni estrategias, nos dejamos llevar por lo que está de moda, etc. Es decir, esta influencia no siempre es beneficiosa… ¿cómo podemos identificar esas actitudes? ¿hay manera de enfrentarlas y que no nos afecten? Te contamos en este artículo cuatro conductas perjudiciales del uso de las redes sociales al operar en mercados financieros. 

Comportamientos habituales y traicioneros a la hora de operar

Muchas veces al operar en los mercados financieros caemos en actitudes algo traicioneras. Nos dejamos llevar por comportamientos no muy recomendables, a veces erróneos, que nos pasan factura en los resultados de nuestra operativa.

Son muchos, pero los más comunes podrían ser caer en conductas impulsivasparálisis de análisisreconfigurar continuamente la estrategiano dominar el miedo a perder oportunidades las conductas erróneas que adaptamos a causa de la influencia de las redes sociales

Esta última conducta, no tan adecuada, surgió hace un par de décadas aproximadamente, a raíz de la implantación del uso de las redes sociales en la población y por ende, en los inversores.  

Una manera de ser más consistente de ellas es saber identificar esas conductas, por eso, te detallamos cuatro muy recurrentes entre los usuarios/as:

1.- Copiar directamente a un influencer o gestor

Los “fininfluencer”. Esos influencers del sector financiero, que acumulan seguidores en sus canales de YouTube, Twitter y demás redes sociales. Muchas veces, tendemos a pensar que éstos u otros gestores financieros tienen más conocimientos de mercados y operativa que nosotros mismos. 

Le otorgamos mucha veracidad a lo que dicen y en muchos casos no sabemos ni su trayectoria real en inversión. En los casos de los que tenemos la certeza de que sí que son profesionales, a veces, seguimos una conducta peligrosa al copiar su operativa sin más. Vemos que lleva dentro de su cartera tal valor o habla de “x” acción, y decidimos comprarlas.

¿Cuál es el problema aquí? Al replicar directamente (sin saber por qué) su operativa no estamos preparados para reaccionar ante cambios bruscos en el mercado, porque no conocemos su estrategia. Por ejemplo, si se da una bajada pronunciada de un valor y pasamos a vender sin esperar, no sabemos si quizás era la estrategia del influencer. No estamos al corriente de cómo reaccionaría en esa misma situación, ni la estrategia pensada por esa persona. Quizás ni la comparta en redes sociales…

2.- Invertir por lo que está de moda

El llamado efecto hype. Este concepto se refiere a las expectativas que creamos alrededor de una persona o producto. A la hora de aplicarlo al trading, su definición de acercaría más a las expectativas generadas o la visión que se crea de un valor en función de lo viral que ha tenido en las redes. Es decir, cuanto se ha hablado de ello, si tiene hashtag propio, cuántas veces se ha usado y movido por la red, etc. 

Si entramos en Twitter, por ejemplo, y vemos que muchos de nuestros contactos están hablando de “x” valor, empezamos a construir la idea de que ese valor puede ser interesante para invertir. Puede ser una señal, solo una señal. Lo arriesgado es cuando no nos cercioramos, si no que, compramos ese valor solo por eso mismo, porque está de moda y la gente habla de él en redes

3.- Falta de conocimiento y/o experiencia en mercados

Frecuentemente, las dos conductas anteriores se dan a consecuencia de la falta de conocimientos en mercados financieros. 

Se copia, normalmente, si no se tiene mucha base, cuando somos iniciados en el mundo del trading. Cuando hemos dedicado poco tiempo a aprender nos falta conocimiento y lógica de mercados. No sabemos cómo hacerlo y decidimos invertir en “x” valor sin tener ni estrategia definida ni mucha experiencia previa. 

Nadie diría que una persona es un buen profesional si se ha formado en solo dos días, ¿verdad? Es decir, si necesitásemos una intervención quirúrgica y estuviéramos en manos de un cirujano que solo ha dado 3 horas de prácticas, ¿nos fiaríamos de él? Seguramente no. 

Hay que ser consistentes a largo plazo y tener en cuenta que aprendemos más de nuestros propios errores y de nuestras propias vivencias.  A más práctica, más incrementaremos los procedimientos que nos funcionen en cada caso concreto y más eficaces nos volveremos para no replicar los errores en el futuro. 

4.- Falta de método propio o en fase muy temprana

Algo muy importante, a la hora de operar, es desarrollar un método propio a partir de la experiencia previa que nos ha ido enseñando a base de errores.

Cuando estamos en una fase de aprendizaje en el trading y aun no tenemos estrategia propia o método, tendemos a imitar lo que hacen los demás. Muchas veces buscamos esa “inspiración” en redes socialesMuchas veces, más allá de inspiración, ejecutamos la misma operativa que los demás y de nuevo caemos en los mismo. 

Somos más eficaces cuando aprendemos de nuestros errores (como citábamos anteriormente) y prestamos atención para no repetirlos. Para ello, necesitamos invertir nuestro tiempo en formarnos e ir creando nuestro propio método. 

Es muy recomendable empezar con una cuenta demo de trading. Lo bueno es que aquí el dinero no es real, pero tampoco se crean sensaciones reales. Es decir, no manejamos la incertidumbre de perder, porque no perdemos realmente. Sin embargo, para acercarnos a conocer una plataforma de trading y practicar nuestras estrategias es muy beneficioso. Te dejamos aquí un link si quieres abrir una gratuita https://www.ibroker.es/. Pero ten en cuenta que la verdadera experiencia viene de operar en una cuenta real, las emociones aquí son reales. 

No todo es negativo

No todo es malo en usar las redes sociales. Como hemos visto en este artículo, copiar sin conocimientos no es lo ideal. Otra cosa es buscar ideas de inversión, vigilar y obtener opiniones de valores y productos en los que invertir. Las redes sociales han potenciado y son muy buenas para darnos ideas de inversión, pueden surgir ideas muy positivas, pero necesitamos método propio y horas de experiencia.

Los comentarios realizados en este artículo, las posibles operaciones sugeridas o planteadas y el material suministrado tienen fines meramente formativos. En ningún caso, constituyen un asesoramiento profesional, una propuesta de inversión o una recomendación operativa. iBroker Global Markets Sociedad de Valores, S.A. no se responsabiliza de las consecuencias de la información difundida ni puede asegurar que la información sea exacta y/o completa.

4 conductas perjudiciales del uso de las redes sociales al operar