#TEMP
lunes 23/5/22

"Que yo sepa en el Caso Gürtel no hay inmigrantes implicados"

AGNESE MARRA
Los estereotipos con la inmigración abundan en el Gobierno de Aguirre. Por un lado asocian inmigración y delincuencia, por otro, dicen preocuparse más que nadie por sus derechos, y después añaden: "Aquí no cabemos todos". Este doble discurso define a sus políticas migratorias: falta de integración y cero subvenciones para los que trabajan por los inmigrantes.
NUEVATRIBUNA.ES - 05.02.2010

Improvisación, privatización y doble mensaje son las tres características que marcan el rumbo de las políticas de migración del gobierno de Esperanza Aguirre. La portavoz de Inmigración del PSOE en la Asamblea de Madrid, María Antonia García, lo define escuetamente: “Dicen una cosa y hacen la contraria”. El doble discurso de Aguirre y de su consejero de Inmigración, Javier Fernández-Lasquetty, es la política que utilizan para “contentar a todos sin obtener resultados”, señala García.

La palabra ‘integración’ es de uso obligado cada vez que se habla de los inmigrantes. Sin embargo cuando se pronuncia desde la Comunidad de Madrid, el término pasa a ser mera retórica. La portavoz del PSOE pone como ejemplo el ‘proyecto estrella’ que vende Aguirre: “Las casas nacionales son según la presidenta una de las mejores muestras de integración, sin embargo en la casa polaca sólo van polacos, en la marroquí, sólo marroquíes y así se puede seguir con varios ejemplos. No nos pueden decir que eso es integración, porque allí no se ven españoles”.

Desde la oposición plantean otros proyectos más interculturales: “Cuando Aguirre escucha la palabra ‘intercultural’ se le ponen los pelos de punta”, matiza María Antonia. “La Comunidad de Madrid debería apostar por espacios públicos que integren tanto a inmigrantes como a españoles, si después quiere dar subvenciones para casas nacionales no está mal, pero como entidad pública debe ofrecer servicios públicos para todos y no lugares estigmatizados a los que los españoles no acuden, así no hay integración alguna”, explica la portavoz de inmigración del PSOE.

Los estereotipos siguen siendo la guía de Lasquetty y de la lideresa. “Ellos unen inmigración con folklore. El marroquí y el cus-cus, el indio y el turbante y así con todo”, explica María Antonia García. De lo que se olvida la Comunidad de Madrid es de que hay una mayoría inmigrante que está consolidada en España y piensa en quedarse a vivir en el país: “Si se plantean políticas basadas en estereotipos nunca habrá una integración, los inmigrantes no son personas diferentes o especiales, hay que tratarlos con normalidad y no con políticas folklóricas”, insisten desde la oposición de la Asamblea de Madrid.

SUBVENCIONES PARA SUS AMIGOS

Si las políticas de integración no son precisamente las mejores, las subvenciones que reciben las asociaciones de inmigrantes tampoco se caracterizan por su equidad. Casualmente hace más de cinco años que un grupo de tres asociaciones reciben bastante más dinero que el resto. Los motivos parecen no tener que ver con su trabajo, ya que no se dedican específicamente a promover la integración, requisito fundamental para ser subvencionado, sin embargo sí mantienen una ideología muy afín a la de la presidenta de la Comunidad.

En el presupuesto de 2009 la Comunidad entregó 70.000 euros a la Asociación de Iberoamericanos por la Libertad. Esta organización es conocida por su política anticastrista y tiene vinculaciones con el partido de la misma índole, Unión Liberal Cubana. En este caso los fondos irían destinados a foros de estudio que analizan la realidad latinoamericana.

Otra de las asociaciones que se lleva un buen pico es Altius, una fundación vinculada con la Universidad privada Francisco de Vitoria que dirigen los Legionarios de Cristo.

La otra favorita de la lideresa es la Fundación Iberoamérica Europa-CIPIE, cuyo responsable fue el ex jefe de prensa de Aznar, Pablo Izquierdo, y de la que también fue presidenta doña Ana Botella. Esta asociación además de ser investigada por la UE por presunta malversación de fondos, también ha sido denunciada por la Fiscalía de Bolivia por uso de sus fondos para “desestabilizar al Gobierno de Evo Morales”. El polémico historial de la asociación no ha impedido que en los últimos seis años, esta organización recibiera de parte de la Comunidad de Madrid un total de siete millones de euros.

La portavoz de Inmigración del PSOE en la Asamblea de Madrid se pregunta por qué en épocas de crisis se da dinero a foros y no a asociaciones que pueden llevar a cabo proyecto concretos: “Nos parece extraño que inviertan tanto en debates intelectuales y no tengan dinero para ONG como Atime que trabaja por la integración de la mujer marroquí. Los foros son buenos, pero en estos momentos hay saber priorizar”. El ejemplo de Atime es sólo uno más. María Antonia García señala decenas de asociaciones que se llevan quedando sin subvención desde hace años y “cumplen perfectamente” los requisitos que se piden.

Lo mismo sucede con la subvención a determinadas universidades: “Me parece que deberían tener prioridades las asociaciones vinculadas con las universidades públicas, a las cuales ya les han recortado presupuesto, antes que a las privadas que suelen tener más fondos”, señala María Antonia en alusión asociación Alsius, vinculada con la Universidad Francisco de Vitoria.

“EL BUENISMO DE LASQUETTY”

Los favoritismos económicos y las políticas de ‘turbante’ se unen al discurso “buenista” que utiliza tanto la presidenta de la Comunidad como su consejero de Inmigración: “Se hartan de decir lo buenos que son los inmigrantes, que ellos les ofrecen libertad y cobijo y oratorias del estilo que luego no tienen nada que ver con sus acciones”.

Mientras Lasquetty da un discurso enarbolando los derechos de los inmigrantes, su presidenta decide apoyar las políticas de Torrejón de Ardoz para que los ‘sin papeles’ no puedan empadronarse: “Lo que hizo el alcalde de Torrejón es lo que piensa todo el PP, por eso Aguirre le respaldó”, dice María Antonia García, y matiza: “Saben conjugar muy bien el discurso pro inmigración con el ‘aquí no cabemos todos’. Y después son los primeros en asociar a la inmigración con la delincuencia, que yo sepa en el Caso Gürtel no había inmigrantes”.




"Que yo sepa en el Caso Gürtel no hay inmigrantes implicados"
Comentarios